¿Cuál es el mejor aceite para freír?

Publicado el Categorías ¿Cuál es el mejor supermercado de Galicia?Etiquetas ,
Beneficios del aceite de oliva extra virgen
Pavo, patatas, verduras en tempura, pollo crujiente… todas esas comidas y muchas otras están muy ricas, ¿verdad? Pero ¿cuál es el mejor aceite para freír esos ingredientes? ¿Cómo se elige el más adecuado?

Los estantes de tus supermercados Gadis de confianza están llenos de amplias variedades de aceite. Así que es normal que preguntes si los diferentes aceites afectan al sabor de los alimentos cocinados con ellos o si reaccionan de forma diferente a las temperaturas tan altas necesarias para freír.

Lo primero sobre lo que hay que hablar es el conocido como punto de humo. Es decir, la temperatura a la cual el aceite comienza a descomponerse y, sí, comienza a humear. Esto puede dar un sabor desagradable y estropear el sabor de los alimentos.

embarazadas recetas

¿Cuáles son los mejores aceites para freír?


Los aceites refinados pueden tener un punto de humo más alto y, por lo tanto, son los mejores para freír en sartén a mayor temperatura. Este grupo incluye los aceites de cacahuete, soja, vegetal, de maíz y de girasol.

El pescado rebozado, los camarones, las verduras en tempura y otros alimentos fritos empanados requieren una temperatura de 150-180 grados para mantener una capa crujiente sin absorber el aceite y volverse grasiento.

Para estos alimentos, querrás seleccionar uno de estos aceites con un alto punto de humo para mantener la calidad y el sabor. El aceite de girasol siempre es una buena opción debido a su sabor neutro y precio asequible, especialmente si estás preparando grandes cantidades de alimentos.

¿Qué otros aceites son buenos para freír?


Los aceites prensados como el aceite de oliva virgen extra, el de aguacate y los de nueces se obtienen exprimiendo el aceite de estos deliciosos alimentos y, por lo tanto, son excelentes para platos donde se desea un sabor robusto.

Varía según el aceite específico, pero los aceites prensados pueden tener un punto de humo más bajo, lo que los hace más aptos para salteados rápidos y sabrosos. Pero debes vigilar tu sartén para que el aceite no se queme.

Estos aceites también pueden ser más caros, por lo que es posible que desees guardarlos para aplicaciones donde realmente notarás la diferencia de sabor, como en aderezos para ensaladas, para tostadas, para rociar comidas ya hechas, etc.

Por otro lado, la mantequilla también tiene un punto bajo de humo (y un sabor inimitable) que la hace ideal para hornear. Si realmente quieres un sabor a mantequilla en tu salteado, mézclalo con un aceite con un punto de humo más alto o derrite un poco en tu plato una vez que haya terminado de cocinarse.