Reducir el desperdicio alimentario en casa. Recetas #Reciclatucomida.

¿Sabías que en España se desperdician alrededor de 7,7 millones de toneladas de alimentos cada año? De ellas, 1.325 millones de kilogramos corresponden a la comida que se desecha en el ámbito del hogar. El 40% de los alimentos que se desperdician en nuestro país pertenece al consumo doméstico y se estima que los consumidores españoles tiran el 18% de la comida que compran. Estos datos reflejan la urgencia de reducir el desperdicio alimentario de cara a cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Tenemos que lograr romper el círculo y eliminar este hábito que parece haberse convertido en una mala costumbre. Este despilfarro somete a los recursos naturales a una mayor presión y perjudica el equilibrio del planeta. En Gadis, creemos firmemente que, con pequeños gestos, podemos lograr grandes avances, y, por eso, hoy queremos animarte a marcar la diferencia, proponiéndote algunas ideas y recetas para reducir el desperdicio alimentario en casa.

El desperdicio alimentario no se limita exclusivamente a los productos que se desechan, sino también al trabajo, a los recursos y a la inversión necesarios para que lleguen a tu hogar. Por eso, es crucial buscar la manera de reducir la cantidad de alimentos que tiras sin haber consumido. ¿Aceptas el reto?

Claves para reducir el desperdicio alimentario en casa

Hay varios aspectos que puedes tener en cuenta para lograr reducir el desperdicio alimentario y que podrían enmarcarse en tres fases (antes, durante y después del cocinado):
1. Planificación. Diseñar un menú semanal, organizar la manera de hacer tu compra, establecer un buen sistema de almacenaje y del uso de los productos que adquieres pueden ayudarte a evitar que la comida acabe en la basura.
2. Cocinado. Es conveniente que calcules bien las cantidades que necesitas y que seas consciente de los múltiples usos que puedes dar a determinados alimentos para aprovecharlos al máximo. Por ejemplo, puedes utilizar las hojas y los tallos de los vegetales para preparar vinagretas, salteados o caldos. También puedes apostar por el batch cooking e incluso congelar las raciones que no vas a consumir. ¿La fruta está demasiado madura? Prueba a hacer mermelada, compota o incluso un batido. Podrás darte un dulce capricho apostando por la sostenibilidad.
3. Reutilización. En muchas ocasiones, acaban en la basura restos de alimentos que podrían aprovecharse. Piensa siempre en prolongar la vida de la comida que has preparado, bien optando por congelarla, bien buscando otra manera de incluirla en tu menú al día siguiente. Para ello, te dejamos algunas ideas de recetas #Reciclatucomida 😉.

Recetas #Reciclatucomida

¿Qué te parece planificar tu menú semanal en modo #Reciclatucomida? Solo tendrás que pensar en platos que al día siguiente puedas convertir en algo distinto, evitando el desperdicio alimentario sin tener la sensación de estar comiendo lo mismo.

Menú día 1. Parrillada de verduras y lentejas.

Un menú básico y sin complicaciones para el primer día puede darte mucho juego para improvisar los siguientes platos. Te proponemos que pienses en el plato Alimentes y optes por algo saludable y equilibrado.
Elige una buena cantidad de las verduras y hortalizas de temporada que más te gusten (espárrago, pimiento, tomate, cebolla tierna, berenjena, calabacín, etc.) y cocínalas al horno o a la plancha. Un poco de sal y de aceite de oliva y tendrás un entrante delicioso.
Para completar el menú con la ración de proteína correspondiente, ¿qué te parecen unas lentejas? Seguro que tienes alguna receta familiar de la que echar mano. Puedes aprovechar algunas de las verduras que has usado para la parrillada. Ya sabes que estaría bien reducir la carne, pero si no puedes resistirte, trata de controlar la cantidad que añades a la receta 😉.

Menú día 2. Crema de verduras y hamburguesa de lentejas.

Con las verduras que te hayan sobrado de la parrillada, puedes preparar una deliciosa crema. Solo tendrás que hervirlas un poco para triturar después con un poco de agua. También puedes aliñarla con hierbas aromáticas para potenciar el sabor. De segundo, te proponemos unas deliciosas hamburguesas de lentejas. Aquí tienes la receta:

Ingredientes
2 tazas de lentejas o la cantidad que te haya sobrado
1 taza de arroz integral cocido
1/2 taza de perejil picado
3 cucharaditas de pimentón dulce, pimienta negra y orégano
Copos de avena
Aceite de oliva virgen

Preparación
– Chafa las lentejas con el tenedor y mézclalas en un bol con el resto de los ingredientes. Puedes añadir agua si la mezcla no ha quedado ligada.
– Coge porciones de masa y da forma a las hamburguesas. Cuando termines, déjalas reposar 30 minutos en la nevera.
– Transcurrido ese tiempo, pon una sartén al fuego con un poco de aceite y cocina las hamburguesas. Puedes acompañarlas de una ensalada o de un poco del arroz integral que has preparado para la mezcla.

Menú día 3. Migas extremeñas renovadas.

Con los vegetales que has comprado para la parrillada, puedes preparar unas migas extremeñas renovadas. Echa mano del pan que haya ido quedando de los días anteriores y sigue estos pasos:

Ingredientes
Pan de los días anteriores
1 pimiento rojo o vegetales que te hayan sobrado del menú 1
1 pimiento verde o los vegetales que te hayan sobrado del menú 1
1 cabeza de ajos
Sal
100 ml de aceite de oliva
1 cucharada grande de pimentón dulce
50 ml de agua caliente

Preparación
– Corta el pan en trocitos pequeños, ponlos en un cuenco y humedécelos ligeramente con un poco de agua. Tapa el recipiente y reserva.
– Limpia y corta en tiras el pimiento rojo y el pimiento verde.
– En una sartén grande con aceite de oliva, añade los dientes de ajo enteros y las tiras de pimiento o vegetales. Sazona ligeramente y cocina a fuego suave para que los vegetales se ablanden. Una vez que estén tiernos, retira del fuego.
– Añade el pimentón al aceite de la sartén y cocínalo durante unos segundos para que no se queme. Ve añadiendo los trozos de pan y cocina a fuego medio, sin dejar de remover para que se vayan formando las migas. Durante la cocción, puedes añadir un poco de agua si lo necesitas.
– Cuando los trozos de pan se hayan separado en migas pequeñas, incorpora los vegetales y los dientes de ajo y remueve. Añade un poco de sal y ¡listo!