Agua, salud y sostenibilidad

El acceso al agua y el uso racional de los recursos son aspectos cruciales cuando hablamos de sostenibilidad. Así se recoge en el ODS6 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, que pretende garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible, así como un saneamiento adecuado para todos. El agua es esencial para la vida y, pese a que es uno de los elementos naturales con mayor presencia en nuestro planeta, se trata de un recurso limitado e insustituible. La reserva de agua dulce, es decir, la destinada para el consumo humano, representa solo un 3% del total del agua del planeta y solo un 1% fluye por los ríos, está recogida en lagos y embalses o proviene del subsuelo. Además, la reserva que albergan los polos en forma de hielo (2%) está amenazada por el calentamiento global. Por eso, desde Gadis, hoy queremos hablarte de la importancia del agua para la salud y de la necesidad de asumir nuestra responsabilidad individual a la hora de realizar un consumo responsable de este recurso natural.

La importancia del agua en la salud y el desarrollo sostenible

El agua está directamente relacionada con el desarrollo de distintas formas de vida y es esencial para su existencia. El acceso a ella es determinante para mantenernos saludables, pero también para las tres dimensiones que comprende el desarrollo sostenible (social, económica y ambiental) y, por tanto, de ella dependen:

  • la salud individual,
  • el bienestar social y
  • la conservación del medio ambiente.

Aunque se han logrado avances sustanciales a la hora de ampliar el acceso a agua potable de la población mundial, todavía existen millones de personas -la mayoría en áreas rurales- que carecen de estos servicios básicos. Una de cada tres personas en el mundo no tiene acceso a agua potable salubre, dos de cada cinco no disponen de una instalación básica destinada a lavarse las manos con agua y jabón, y más de 673 millones aún defecan al aire libre. Cada año mueren millones de personas (gran parte, niños y niñas) por enfermedades relacionadas con la falta de abastecimiento de agua o con un saneamiento y una higiene inadecuados. Es muy importante que todas las personas puedan hidratarse a lo largo de su vida. Si pensamos en situaciones más próximas, es de vital importancia para colectivos vulnerables como nuestros mayores poder mantenerse hidratados. Sobre todo en contextos determinados como los días de verano de mucho calor. Aquí os dejamos una serie de consejos para mejorar la hidratación en verano.

Pero la calidad del agua y su saneamiento no solo afectan a la salud. Son también elementos vitales para la agricultura, la industria y la producción de energía, y, sin la garantía de un acceso a los recursos necesarios de agua potable, no se puede lograr un desarrollo sostenible ni se puede alcanzar la igualdad. El agua desempeña un papel crucial tanto en la seguridad alimentaria como en las opciones de sustento y las oportunidades de educación, sobre todo en las regiones más pobres del planeta. De hecho, el agua y el saneamiento son determinantes sociales de la salud que influyen en las desigualdades.

En la actualidad, la importancia del agua es mayor si cabe al situarse como epicentro en la adaptación al cambio climático. El calentamiento global está dificultando el abastecimiento en muchos lugares del mundo. De acuerdo con los datos de las Naciones Unidas, alrededor de 1,2 billones de personas no tienen acceso a agua potable y se ven obligadas a recorrer largas distancias para cubrir sus necesidades más básicas. Por eso, los desafíos relacionados con el agua y la salud no se limitan al acceso a la infraestructura básica. Es necesario contemplar otros factores como la interdependencia de los usos del agua, la gestión de las cuencas hidrográficas y el papel que desempeñan los ecosistemas como proveedores y reguladores del ciclo de este recurso.

 

La Agenda 2030 para el agua

En la actualidad, la escasez de agua afecta a más del 40% de la población mundial y se prevé que este porcentaje siga en aumento, ya que más de 1 700 millones de personas viven en cuencas fluviales en las que el consumo de agua supera la recarga. A la vista de estos datos, las Naciones Unidas están urgiendo a los países a poner en marcha medidas que contribuyan a alcanzar los objetivos planteados para el 2030:
– Lograr el acceso universal y equitativo al agua potable a un precio asequible para todos.
– Lograr el acceso a servicios de saneamiento e higiene adecuados y equitativos para todos y poner fin a la defecación al aire libre.
– Mejorar la calidad del agua a nivel mundial.
– Aumentar el uso eficiente de los recursos hídricos en todos los sectores y asegurar la sostenibilidad de la extracción y el abastecimiento de agua dulce.
– Implementar la gestión integrada de los recursos hídricos a todos los niveles.
– Seguir protegiendo y restableciendo los ecosistemas relacionados con el agua, incluidos los bosques, las montañas, los humedales, los ríos, los acuíferos y los lagos.
– Ampliar la cooperación internacional y el apoyo prestado a los países en desarrollo para la creación de capacidad en actividades y programas relativos al agua y el saneamiento.
– Apoyar y fortalecer la participación de las comunidades locales en la mejora de la gestión del agua y el saneamiento.

Apuesta por el consumo responsable

Es responsabilidad de todos utilizar el agua de forma adecuada y cuidarla para tratar de que su acceso sea una realidad en cualquier región del planeta, evitando que se agote. En Gadis, como parte de nuestro compromiso con un uso responsable del agua, contamos con un programa de aprovechamiento y tratamiento de aguas residuales. Desde aquí, queremos compartir contigo algunas ideas que, de manera individual, hemos puesto en práctica en nuestros hogares:

  • Espera a llenar la lavadora y el lavavajillas antes de ponerlos en funcionamiento.
  • Si te toca renovar electrodoméstico, presta atención al consumo de agua antes de tomar la decisión.
  • Repara los goteos de grifos y cisternas en cuanto los detectes.
  • Guarda una jarra de agua en la nevera para evitar dejar correr el agua del grifo cuando la quieras fresca.
  • Utiliza un recipiente para lavar frutas y verduras. Luego podrás aprovechar esa agua para regar tus plantas, por ejemplo.
  • Sabemos que la ducha es un momento que apetece disfrutar, pero procura no gastar más agua de la estrictamente necesaria 😉.

Tienes más ideas en esta publicación del 2019 que realizamos con motivo del Día Mundial del Agua.
Además, recientemente hemos lanzado una campaña en tienda en donde ponemos a disposición de nuestra clientela botellas reutilizables de acero. Con ellas podrás minimizar el consumo de agua embotellada cuando te desplazas, vas de paseo con la familia, camino del despacho, jornadas en la oficina…

¿Qué te parece todo estas iniciativas de Gadis? Seguro que muchas ya las conoces. ¿Alguna idea en concreto que te gustaría ver en tus Gadis?

Deja un comentario