Juguetes de cartón DIY

Este verano ha sido particular y seguro ha servido para desconectar. Después de los planes estivales, siempre es necesaria una pausa para poder encarar el curso con energía. Por eso, hoy te proponemos una actividad para realizar con los más pequeños de la casa y que, sin duda, sacará también el niño o la niña que llevas dentro. Una buena forma de pasar tiempo en familia de manera relajada antes de recuperar plenamente la rutina. ¿Qué te parece “fabricar” juguetes de cartón con tus hijos e hijas reutilizando material que tienes en casa? No solo te permitirá dar una nueva vida a esas cajas con las que no sabes muy bien qué hacer, sino que despertará vuestra creatividad e imaginación apostando por prácticas sostenibles. Tus hijos e hijas se divertirán fabricando sus propios juguetes de cartón y le darán más valor, ¿no crees? 😉

¿Qué tipo de cartón puedo usar?

Quizá seas una persona práctica y no suelas almacenar las cajas en las que te llegan los pedidos de tus compras online. ¡No te preocupes! Eso no será un obstáculo para que crees juguetes de cartón. Puedes recurrir a otro tipo de cartones que tengas en casa: cajas de zapatos, cajas de galletas o de cereales, rollos de papel higiénico o de papel de cocina, tambores de detergente, etc. Son materiales fácilmente manejables con infinidad de posibilidades para crear juguetes de cartón aptos para todas las edades. ¡Desatad vuestra imaginación y dad rienda suelta a vuestras habilidades constructoras! Verás que vuestras creaciones tendrán un valor más especial para ellos y ellas que cualquier juguete comprado.

Fabrica tus propios juguetes de cartón DIY

Aquí te damos algunas ideas de juguetes de cartón DIY para que te sirvan de inspiración:

1. Un refugio

Seguro que un refugio es una de las primeras ideas que surgen en cuanto propongas esta actividad, pero probablemente cada uno tenga su propia idea al respecto: desde una sencilla casa o una cabaña hasta un castillo. Tendréis que poneros de acuerdo antes de empezar. Lo cierto es que se pueden hacer cosas muy resultonas con pocos recursos: una silueta de un castillo a la entrada de alguna habitación, una especie de tienda de campaña plegando el cartón o una sencilla casa aprovechando la forma natural de la caja y buscando alternativas para el tejado.
¿Quieres darle un toque especial? Decora las paredes con vuestras obras de arte, coloca unas luces LED o crea una decoración con los restos del cartón que hayan sobrado del proyecto. Si os sentís muy inspirados o inspiradas, podéis crear mobiliario para el refugio: una cocina, una cama, una mesa y unas sillas… El resultado

                                                                                                                Imagen extraida de cabaneidees.com

dará lugar a distintos tipos de juego: un monstruo ataca el castillo y hay que defender la fortaleza, una acampada nocturna en la tienda de campaña mientras veis una película o un nuevo hogar para nuestra mascota. ¡La imaginación no tiene límites!

2. Una cámara de fotos de juguete

¿Tus hijos e hijas sienten interés por el mundo de la fotografía? ¿Por qué no organizar un safari fotográfico casero en el que ellos se fabriquen su propia cámara y “revelen” sus fotografías? Necesitaréis una cajita pequeña o construir una del tamaño de la cámara. Pueden pintarla u optar por forrarla con un folio o algún papel que les guste para decorarla. Con el cartón del rollo de papel higiénico o con un vaso de cartón, pueden hacer el objetivo. La pantalla trasera se puede hacer con algún tipo de papel o alguna pegatina, y los botones pueden pintarlos con un rotulador negro o hacer piezas de cartón para simularlos. También pueden personalizar su cámara y crear accesorios como el flash o la cinta de la cual colgarla. ¿Qué te parece? ¿Te animas a probar con ellos? Luego podrán hacer fotografías y representarlas con sus dibujos. ¡Pondrás a prueba su creatividad!


                                                                                                                   Foto de carmelats.com

3. Un juego de memoria

El cartón tiene muchas posibilidades y os permitirá crear vuestro propio juego de mesa. Una idea sencilla para crear en familia es un juego de memoria. Solo tendréis que decidir la temática. Cortad piezas de cartón del mismo tamaño y cread duplicados de cada objeto representado para que todos estén emparejados. Recordad que la parte trasera de las fichas tiene que ser idéntica para no dejar pistas 😉.

4. Vehículos

Otra idea muy socorrida con el cartón es la construcción de cualquier tipo de vehículo: un coche, un tren, una avioneta, un barco, un cohete… ¿O tal vez sois de espíritu más aventurero y lo vuestro es viajar en el tiempo? Una caja de cartón puede adaptarse a cualquier deseo. Pon en marcha a los “ingenieros e ingenieras”, colocad cada pieza en su lugar y ¡listos para viajar… en el espacio o en el tiempo!


                                                                                                                   Foto de imageneseducativas.com

5. Un teatro de marionetas

¿Tenéis por casa unas cuantas marionetas, pero os falta un teatro donde escenificar las obras que os inventáis? Con una caja de cartón, podéis preparar uno de manera muy sencilla. Una estructura con el hueco para que puedan ver la obra los espectadores y otros por los que colar vuestras manos con las marionetas. Si tenéis alguna tela, podréis preparar un telón e incluso colocar una iluminación en el escenario con pequeñas luces LED. ¡Que empiece la función!

6. Laberintos con platos de cartón

¿Qué te parece crear laberintos temáticos en los que desplazar alguna figura gracias a la ayuda de un imán? Dibujad un laberinto en un plato de cartón. Podéis elegir la temática que más os guste: un ratón que busca su queso, un viaje submarino, un camino a casa… Dependiendo de cada una, tendréis que personalizar la pieza que se desplaza: el ratón, una buceadora, un niño, etc. Para mover la pieza después de haberla dibujado en un trozo de cartón, podéis usar un par de imanes, uno lo colocaréis en la parte trasera de la figura y otro en un extremo de un palo de una brocheta para usarlo como guía por la parte trasera del plato. Si no tienes imanes, puedes prescindir de ellos y mover la pieza a mano. Podéis variar los niveles de dificultad del laberinto en función de la edad de cada niño o niña.


                                                                                                                   Foto de juntines.com

¿Te animas a reciclar el cartón que tienes en casa y poner en práctica alguna de estas ideas? ¡Nos encantará que nos muestres el resultado!

Deja un comentario