Ganadería ecológica

Aunque, en ocasiones, conceptos como Agenda 2030 u Objetivos de Desarrollo Sostenible pueden resultar ajenos a la realidad de la vida cotidiana, cada vez es más palpable la necesidad de reducir el impacto ambiental de todas nuestras acciones. En Gadis, tenemos un compromiso firme para tratar de optimizar el uso de los recursos naturales, preservar la biodiversidad e impulsar el desarrollo sostenible porque, solo así, estaremos protegiendo la salud del planeta. Uno de los ámbitos en los que podemos trabajar -también de manera individual- para mitigar nuestra huella en el entorno es el de la alimentación.

Se ha demostrado que nuestros hábitos alimentarios contribuyen al calentamiento global y no solo por el desperdicio alimentario (que causa el 10% de los gases de efecto invernadero), sino también por los sistemas de obtención y de producción de los alimentos que consumimos. Es importante garantizar el acceso a una alimentación diversificada, así como el consumo moderado y equilibrado de proteínas de origen animal que sean de calidad y, a poder ser, sostenibles. En nuestros supermercados, apostamos por ofrecerte los mejores productos frescos y contamos con una correcta planificación de stocks para evitar el desperdicio. También podrás encontrar alimentos de origen ecológico, cuya procedencia asegura que son totalmente respetuosos con el medio ambiente y cumplen con la normativa establecida al respecto.

Si hace unas semanas te hablábamos de la acuicultura ecológica como una de las propuestas saludables de nuestra pescadería, hoy abordamos la ganadería ecológica como una posible opción de consumo responsable.

¿Qué es la ganadería ecológica?

El objetivo principal de la ganadería ecológica es la obtención de alimentos saludables de máxima calidad mediante la optimización racional de los recursos, respetando el medio ambiente, el bienestar animal y evitando el uso de sustancias químicas. Los animales se crían en espacios abiertos en los que pueden realizar todas sus funciones de forma natural. Cuenta, además, con una normativa propia que garantiza sus tres pilares básicos:

  • Calidad y seguridad alimentaria. Prescinde del uso de sustancias químicas en la gestión de la explotación y en el manejo de los animales para que no aparezcan como residuos en los alimentos. Los animales se alimentan únicamente con productos orgánicos, algo que se refleja en las propiedades organolépticas de su carne.
  • Bienestar animal. Promueve las condiciones adecuadas para el desarrollo natural de los animales, que han de estar en libertad, contar con espacio suficiente y no sufrir ningún tipo de daño o maltrato a lo largo de su vida.
  • Sostenibilidad. Busca garantizar la preservación del medio natural, así como asegurar la biodiversidad y el mantenimiento de los ecosistemas. Promueve la utilización de animales de razas autóctonas que realizan un mejor aprovechamiento de los recursos naturales. Fomenta el equilibrio de la carga ganadera con la oferta de recursos alimenticios existentes en la explotación, ya que el alimento que reciben los animales procede del propio terreno. Para que un ganado sea considerado ecológico, tanto los animales como la superficie agrícola a la que están asociados (prados y pastizales de los que se alimentan) tienen que estar inscritos en un organismo de control autorizado. Dicho organismo certifica que la propia unidad de producción dispone de recursos propios para alimentar a los animales, contribuyendo, así, al equilibrio de los sistemas agrícolas y utilizando recursos naturales renovables.

Por tanto, la ganadería ecológica es un modelo de desarrollo sostenible en el medio rural basado en técnicas que respetan el medio ambiente, el bienestar animal y la salud de personas, animales y plantas. Entre sus objetivos, se encuentran la reducción de las posibles pérdidas o emisiones atmosféricas, la conservación de la fertilidad de la tierra mediante la utilización óptima de los recursos naturales (pastos), la disminución de los costes de producción y la eliminación del uso de sustancias químicas y de organismos modificados genéticamente. Este tipo de ganadería proporciona carne ecológica (pollo, ternera, cerdo, cordero, etc.), leche ecológica, y sus derivados como yogures o quesos, y huevos ecológicos.

La ganadería ecológica en España

España es el primer productor ecológico de la Unión Europea (UE) por superficie agrícola y ocupa la cuarta posición a nivel mundial, con una extensión que representa el 9,3% del total de la superficie agraria útil del país. De acuerdo con el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, la superficie dedicada en España a la producción agrícola y ganadera ecológica alcanzó los 2,35 millones de hectáreas en 2019, lo que supone un incremento de un 4,8% con respecto al año anterior. La mitad de esa extensión se destina a pastos permanentes, y, por territorios, más el 52,7% de la superficie ecológica inscrita a nivel nacional se encuentra en Andalucía. Una de las características de la estructura industrial del sector ecológico en España es su concentración, ya que se ubica mayoritariamente en siete comunidades autónomas, que representan el 77% de toda la actividad de industrialización ecológica.

La producción ecológica en la ganadería española ha crecido significativamente en los últimos años. La tipología de explotaciones con mayor relevancia es vacuno (leche y carne), ovino (leche y carne) y caprino (leche y carne). En lo que respecta a las personas consumidoras, la demanda de estos productos ha crecido notablemente en la última década. El prototipo de consumidor ecológico de nuestro país es una persona preocupada por la sostenibilidad, los procesos productivos y el uso racional de los recursos naturales, evidenciando un alto compromiso social con la problemática medioambiental. Muestra, además, un gran interés por conocer el origen de los productos, sus características nutricionales y el impacto ambiental de todo el proceso. Ya se habla de los “millennials” como principales consumidores bio de nuestro país.

En Gadis contamos con carne de pollo, ternera y cerdo con certificación ecológica. Solamente tienes que dirigirte a la sección de envasados de nuestras carnicerías. ¿Cómo puedes identificarla? Por el tipo de etiquetado que posee. En Europa el logotipo que identifica a los productos ecológicos o bio es la hoja con estrellas verde. Además, en cada comunidad autónoma hay, al menos, un organismo regulador oficial: en Galicia la entidad encargada de certificar en ecológico es el Craega y en Castilla y León el CAECyL.

            

España ha entrado ya en el Top 10 mundial en términos de volumen de mercado interior y crecimiento interanual de productos de ganadería ecológica, algo en lo que ha contribuido el importante aumento del número de consumidores. ¿Formas parte de ese grupo? ¿Te has fijado en los sellos ecológicos al hacer la compra en nuestras carnicerías? Ya sabes que si tienes alguna duda, nuestro personal las resolverá con mucho gusto.

Deja un comentario