Especial #GadisSalud: los grelos

Si hay una verdura característica de la huerta gallega de invierno, esa es el grelo. Arraigados en algunas de las tradiciones más populares como el entroido y con referencias en cantigas y refranes, en esta época del año, los grelos no faltan en ningún hogar ni en nuestras tiendas 😉. Es una hortaliza que se adapta bien al clima frío y húmedo, constituye un ingrediente muy apreciado en la gastronomía local y se ha convertido en un elemento diferenciador de la cocina gallega. ¿Sabías que muchos municipios cuentan con fiestas dedicadas al grelo? ¡No es para menos! Seguro que ya ha venido a tu mente alguno de esos platos con los que crecemos en nuestra Comunidad: caldo, pote, cocido, lacón con grelos… ¿Se te ha hecho la boca agua? Hoy, en nuestro especial #GadisSalud, vamos a hablarte de algunas de las propiedades más destacadas de los grelos y compartiremos contigo una receta deliciosa para disfrutar de esta verdura en su mejor momento.

Origen y variedades del grelo

Los grelos pertenecen a la familia del nabo y son las hojas y tallos tiernos que aparecen en la planta durante el invierno, antes de su floración, justo después de haber recolectado las nabizas. Su origen parece remontarse al año 3000 a.C., fecha de la que datan los indicios de cultivo más antiguos de las brassicas. El grelo apareció como un elemento clave en la rotación de cultivos, algo que atestiguan numerosas referencias a lo largo del tiempo a partir del s. XIII. Su predominio en los cultivos gallegos se extendió notablemente y, en 1983, estaban presentes 55.600 hectáreas de Galicia.
En 2009, los grelos fueron incluidos dentro de los alimentos con indicación geográfica protegida (IGP), el sello que garantiza su origen y su calidad bajo la denominación Grelos de Galicia. El área de producción de los grelos que cuentan con este sello abarca todas las comarcas de la Comunidad Autónoma de Galicia. En ellas se cultivan dos variedades diferenciadas y registradas:
Grelos de Santiago. Son ligeramente dulces y suaves.
Globo Blanco de Lugo. Tienen un sabor más amargo.
Los grelos con el sello de IGP pueden encontrarse frescos, congelados o en conserva. Aunque, como sabes, en Gadis apostamos siempre por el consumo de producto fresco y de temporada, las otras dos opciones pueden salvarte si tienes un antojo “a deshora”.

Las propiedades del grelo

Reconocerás el grelo gallego por sus características inconfundibles: un color verde intenso, un sabor ligeramente ácido, una textura fibrosa y una dureza apenas perceptible. Es un alimento que aporta muchos beneficios para la salud por su valor nutricional y su bajo contenido calórico. Tienen abundante agua y destacan por su aporte de fibra, vitaminas (A, B9, C y E), minerales (manganeso, potasio, magnesio y hierro) y otras sustancias que contribuyen a la absorción y digestión de otros alimentos. Aquí tienes algunas de sus propiedades más importantes:
– Fortalecen los huesos porque son ricos en calcio.
– Son un buen aliado para combatir la anemia por su aporte de hierro, vitamina B9 y C.
– Tiene propiedades antioxidantes gracias a su contenido en vitamina C.
– Su contenido en ácido fólico los convierte en un alimento muy recomendable durante el embarazo.
– Tienen potencial anticancerígeno gracias a su contenido en glucosinolatos.
– Contribuyen a reforzar el sistema inmunitario, nervioso y cardiovascular gracias al ácido fólico.
– Ayudan a prevenir el estreñimiento y la obesidad por su aporte de fibra, que regula el tránsito intestinal y promueve una buena salud digestiva.
– Sus niveles de potasio ayudan a controlar la presión arterial, evitando posibles problemas cardiovasculares.
– Mejoran el estado de la piel y de las mucosas y su consumo contribuye a eliminar los mocos.

Receta con grelos

Para conservar los grelos en tu casa unos cuantos días, guárdalos en una bolsa perforada en el cajón de las verduras del frigorífico. Un truco para lograr que los grelos queden en su punto es empezar a cocer 10 minutos antes los tallos que las hojas. También es recomendable lavar las hojas enteras y trocearlas antes del cocinado. ¿Qué te parece salirte de las recetas típicas de grelos con un clásico de la cocina española? ¡Esta es nuestra propuesta!

Receta de tortilla de grelos

Ingredientes (4 personas):
– 1 kg de grelos
– 6 huevos
– 4 o 5 patatas
– Sal
– Aceite de oliva

Preparación:
– La preparación es la misma que la de una tortilla clásica de patata. Solo que añadiremos verdura al preparado y, si estás de celebración o quieres darte un capricho, puedes incluir chorizo en la ecuación 😉.
– Lava y hierve los grelos. Deja que escurran bien antes de utilizarlos en la preparación.
– Pon a fuego una sartén con aceite abundante. Cuando esté caliente, añade las patatas cortadas en rodajas. No te olvides de salar antes de dejar que se cocinen a fuego lento.
– Mientras se cocinan las patatas, saltea un poco los grelos en una sartén antiadherente para asegurarte de retirar todo el agua.
– Bate los huevos, añade las patatas y los grelos. Mezcla bien y rectifica la sal antes de cuajar la tortilla.
En caso de querer incluir el chorizo en la receta, debes añadirlo a la sartén de las patatas un poco antes de que estén listas.

¿En tu casa no faltan los grelos para celebrar el carnaval? ¿Te animas a añadir esta receta a tu repertorio? En Gadis te esperamos con grelos frescos de nuestros proveedores locales que harán las delicias de tus comensales.