Desayuno con el plato ALIMENTES

¿Llevas tiempo pensando que te gustaría mejorar tus desayunos para hacerlos más saludables? ¿O tal vez simplemente te gustaría que fueran más variados para evitar la monotonía? El desayuno es una fuente importante de energía que te ayuda a empezar el día con ganas y a afrontar las distintas actividades que tienes por delante. Por eso, es conveniente que sea equilibrado y saludable, y que no lo hagas con prisas. Así, no caerás en la tentación de tentempiés menos aconsejables a lo largo de la mañana. No es prudente saltarse el desayuno porque un estómago vacío no es un buen compañero de jornada y, además, es recomendable que repartas tu ingesta diaria en cinco comidas. Desde Gadis, te sugerimos recurrir al plato ALIMENTES. El menú saludable para planificar cinco desayunos deliciosos y sanos con los que desayunar de lunes a viernes.

Desayunos con el plato ALIMENTES

El plato ALIMENTES te propone, a través de un esquema muy sencillo, el diseño “óptimo” de cualquier comida. Si atiendes a sus recomendaciones, el desayuno debería representar el 20% del total de tu ingesta diaria y debería incluir las siguientes proporciones de los distintos grupos de alimentos: ½ plato de vegetales y frutas, ¼ plato de proteínas saludables (fundamentalmente, aves, pescado o legumbres) y ¼ plato de granos integrales (pan, pasta y arroz integrales, quinoa o patata). Es verdad que quizá no siempre puedas respetar estas proporciones en el desayuno. ¡No te preocupes! Podrás “compensarlo” a lo largo del día organizando el resto de comidas en función de lo que has ingerido en el desayuno.

Cinco desayunos con el plato ALIMENTES

La principal máxima de esta propuesta es huir de los productos ultraprocesados, que si bien pueden parecer “ventajosos” para ahorrar tiempo, son muy calóricos, poco nutritivos y pueden crear picos de glucosa que despiertan tu apetito en poco tiempo. También nos proponemos eliminar la etiqueta “comida de desayuno” y te presentaremos algunas opciones con sabores que quizá te sorprendan. ¿Te animas a probar y salir de esa zona de “confort”? Por último, te recordamos dos de nuestros consejos top a la hora de diseñar menús saludables: la planificación y el consumo de productos de temporada. Sabemos que es habitual que vayas corriendo y sin tiempo para nada, pero ¿te has planteado preparar el desayuno la noche anterior? ¡Ahí lo dejamos! 😉

Lunes. Tostada de tomate, espinacas y aceite de oliva y yogur con nísperos.

Te proponemos empezar la semana con un clásico del desayuno español: la tostada. Eso sí, tienes que comprar pan integral o, si tienes ganas, puedes aprovechar la tarde del domingo para meterte en la cocina y preparar alguno más especial como este de centeno o este de avena. Puedes acompañarlo con unas rodajas de tomate, unas hojas de espinaca y un chorrito de aceite de oliva. Si te gustan las especias y las plantas aromáticas, puedes aportar un plus de sabor con orégano o albahaca, por ejemplo. Si el cuerpo te demanda proteína, puedes añadir pollo desmenuzado o pechuga de pavo.

Para completar el desayuno del primer día, ¿qué te parece un yogur con nísperos? Puedes aderezar con una cucharadita de miel.

Martes. Porridge de avena con grosellas y arándanos.

Una propuesta saciante y “personalizable” porque puedes comerlo con la fruta y los frutos secos que más te gusten. Solo te pedimos que sean de temporada. Las gachas se pueden preparar con leche o con alguna bebida vegetal, que has de hervir antes de añadir la avena (4 cucharadas por 250 ml de líquido). Remueves hasta que quede con textura de papilla y lo dejas enfriar un minuto mientras preparas el acompañamiento. Ahora en primavera, te proponemos grosellas y arándanos, a los que puedes añadir unos pistachos y unas avellanas y aromatizar con canela o vainilla.

Miércoles. Tostada con remolacha, aguacate, nectarina y queso de cabra.

Sobre una rebanada de pan integral, coloca unas rodajas de remolacha, de aguacate y de nectarina. Desmenuza un trozo de queso de rulo de cabra por encima y aliña con un poco de aceite de oliva. En realidad, esta opción podría ser también una ensalada colocando todo en un bol y salpimentando. Podrías dar un toque cítrico con un poco de lima o limón. ¡Tú decides!

Jueves. Açaí bowl de frutos rojos y almendras.

El jueves empieza a asomar el cansancio de la semana y te vendrá muy bien el chute energético de este bowl saludable. La preparación es sencilla. Solo tendrás que triturar el açaí en polvo y la fruta previamente congelada con la leche. Una vez listo, puedes adornar con cereales, semillas o frutos secos a tu gusto. En este caso, te proponemos que utilices frambuesas, arándanos, plátanos y almendras.

Si te apetece complementar con algo salado, siempre puedes reducir las proporciones del bowl y prepararte una tostada de pepino y tomate con un poco de aceite de oliva, por ejemplo.

Viernes. Tortilla de champiñones y fresones balsámicos con cremoso de queso.

El viernes queremos celebrar la llegada del fin de semana con un menú especial. Una tortilla de champiñones, que puedes acompañar con un poco de pan integral. Y, para dejarte un sabor dulce, te proponemos unos fresones balsámicos. ¡Sí! Como lo oyes, aliñados con vinagre de Módena.

Mezcla en un un cuenco vinagre balsámico (15 ml), vinagre de Jerez (5 ml), sal, pimienta negra, miel (una cucharadita) y zumo de naranja (medio vaso). Sumerge los fresones en la mezcla y déjalos reposar en la nevera una media hora (puedes aprovechar para arreglarte). Bate una tarrina de queso fresco desnatado hasta que esté cremoso y añade los fresones. Tendrás cantidad suficiente para al menos dos personas.

¿Qué te han parecido estos desayunos basados en el Plato ALIMENTES? ¿Vas a probarlos? Si lo haces, ¡cuéntanos!