Bowls saludables

La llegada del otoño suele ir acompañada de ciertos síntomas de cansancio. La vuelta a la rutina y la readaptación a un ritmo más acelerado que el que hemos llevado durante las vacaciones pueden ser la causa. ¿Sabías que la alimentación es una de las claves para combatir esas sensaciones? Comer bien, siguiendo una dieta variada y equilibrada, es un hábito saludable al que no debemos renunciar. En Gadis mantenemos un compromiso firme para ayudarte a preparar platos nutritivos que abarquen toda la pirámide alimenticia y, por eso, vamos a hablarte de una tendencia culinaria que llegó hace un par de años para quedarse. Seguramente, ya te has percatado de los cuencos tan apetecibles que han invadido los medios sociales en los últimos meses. Se trata de una corriente que se ha puesto muy de moda y que se ha instaurado también en varios locales: los bowls saludables.

 

¿Qué son los bowls saludables?

Los bowls saludables son platos que, con una preparación sencilla, combinan varios ingredientes integrando de manera equilibrada distintos grupos alimenticios. ¿Cuál es la novedad de esta propuesta? ¡La sencillez de la preparación y su presentación! Se sirven en cuencos, tazones o platos hondos y se cuida mucho su estética colorida, que logra hacerlos más atractivos. Admiten una gran variedad de combinaciones de alimentos sin renunciar a la sencillez y concediendo mucha importancia al sabor. Se han convertido en la fórmula perfecta para incorporar fácilmente ciertos elementos como legumbres, verduras, semillas o frutos secos en un solo plato, potenciando sus propiedades y nutrientes.

¡Todo cabe en un tazón! Solo hay que saber combinarlo y acomodarlo. Estos boles reciben varios nombres en función de su contenido: Buddha bowl, açai bowl, poke bowl o smoothie bowl. El Budhha bowl es un plato repleto de proteínas, hidratos y grasas saludables, preferentemente vegetariano. Su nombre puede deberse a la filosofía de moderación que regía la alimentación de Buda y que le llevaba a colocar toda una comida en un único bol, aunque hay quien opina que el origen es más “mundano”: la cantidad sobresaliente de alimentos sugiere la forma de una barriga semejante a la de Buda. El açai bowl lleva el fruto brasileño del mismo nombre, conocido por su alto contenido en antioxidantes y ácidos grasos como omega 3, 6 y 9. El poke bowl se basa en un plato hawaiano. Poke significa ‘cortar’ en hawaiano y se refiere a los trozos cuadrados de pescado crudo marinado, que se colocan sobre arroz y se acompañan de verduras y alguna salsa. En su versión en cuenco, el arroz puede sustituirse por quinoa o fideos y el pescado suele ser atún o salmón. El smoothie bowl, por su parte, es un zumo de frutas y verduras natural, al que se añaden lácteos, cereales, frutos secos y semillas.

Sea cual sea el tipo de bol, el concepto surgió con la intención de lograr una dieta más completa y equilibrada ofreciendo múltiples opciones sin necesidad de emplear mucho tiempo en la elaboración.

¿Qué has de tener en cuenta para preparar un bowl saludable?

¿Estás pensando en preparar un bowl saludable y no sabes por dónde empezar? ¡Es muy sencillo! Se pueden utilizar ingredientes crudos o cocinados al dente (olvida los fritos). Lo importante es que sean frescos y saludables. En su versión salada, suelen llevar algún tipo de salsa o aderezo también elaborados con ingredientes nutritivos.

 

¡Ven a Gadis a hacer la compra y deja volar tu imaginación! Estos boles te brindan la posibilidad de combinar distintos sabores en un mismo plato. Aquí te damos algunas claves para que la mezcla sea equilibrada y el resultado, todo un éxito:

  • El bol debe llevar al menos un par de verduras y mejor de colores diferentes. Es recomendable que por lo menos una de esas verduras esté cruda para que conserve intactos sus nutrientes.
  • La base del plato suele hacerse con vegetales de hoja verde (lechuga, canónigo, rúcula…) aunque también puedes optar por una base cremosa tipo gazpacho o crema de verdura.
  • Los vegetales de mayor consistencia como, por ejemplo, pepino, zanahoria, tomate, brécol o coliflor aportarán una textura que contrasta con la de las hojas o la crema.
  • No olvides las proteínas de calidad, ya que lograrán prolongar la sensación de saciedad. Si quieres un bol vegetariano, puedes apostar por legumbres u otro tipo de preparados como el tofu. De lo contrario, puedes añadir lácteos, carne (mejor magra), huevo, pescado o marisco.
  • Usa carbohidratos de absorción lenta como cereal integral (arroz integral, quinoa, mijo…), patata, boniato o calabaza.
  • Para aportar un toque dulce, recurre a alguna fruta como la manzana, los frutos rojos, el mango, el kiwi o la papaya, por ejemplo.
  • El crujiente puedes conseguirlo con semillas o frutos secos.
  • Opta por aderezos y salsas saludables. Puedes preparar una vinagreta, una salsa de yogur con alguna hierba aromática o acompañar el plato con aceite de oliva, humus o guacamole.
  • En el caso de que vayas a preparar un smoothie, has de tener en cuenta que debe de ser lo suficientemente espeso para que los alimentos no se hundan en el bol cuando los añadas. ¿Cómo lograrlo? Puedes congelar la fruta antes de preparar el zumo o añadir aguacate, dátiles o copos de avena para aportar consistencia. Los cubitos de hielo también funcionan.

En cuanto a las cantidades, elige un bol mediano o un plato sopero. Rellénalo, fundamentalmente, con verdura (mejor poca cantidad de varios tipos para incluir más nutrientes) y añade un puñado de proteína y un puñado de carbohidratos. ¡Listo para tomar!

En el próximo post te daremos cinco recetas para preparar bowls saludables y deliciosos. Mientras tanto, ¿te animáis a hacer algún bowl?

Deja un comentario