¿Las habas dan gases? ¿Cómo puedo prevenirlos?

Publicado el Categorías ¿Cuál es el mejor supermercado de Galicia?, Frutas y Verduras CoruñaEtiquetas , ,
Los mejores desayunos saludables para niños de 2019
Los gases intestinales o meteorismo son una dolencia que padecen 2 de cada 10 personas a lo largo del mundo. Si bien por lo general esto no es algo grave para el cuerpo humano, estas molestias causadas por la acumulación de gases son tremendamente inoportunas y en gran medida, son causadas por las legumbres, como las habas.

Cuando hablamos de legumbres nos referimos a la semilla o el fruto de las plantas de la familia de las leguminosas. En ese grupo se incluyen las famosas habas, las judías, alubias, habichuelas, los garbanzos, las lentejas, los guisantes y hasta los cacahuetes, entre otros.

Así que si, si os estábais preguntando si las habas dan gases, la respuesta es un sí rotundo. Los seres humanos debemos lidiar con los gases si nos apetece disfrutar del sabor de esta legumbre.

Contienen refinosa, un azúcar que no se digiere hasta que llega a las bacterias intestinales, cosa que hincha el abdomen. Si a ello añadimos que tienen una gran cantidad de fibra, principal responsable de la inflamación, entenderemos que muchas personas presenten una especial sensibilidad a estos alimentos.


Cómo prevenir los gases que provocan las habas


Pero no todo son malas noticias, existen formas para paliar y contrarrestar los efectos que las habas pueden hacer en tu tracto intestinal. Hoy vamos a darte una serie de pautas y consejos con los que podrás reducir de manera drástica los efectos de las habas en tu cuerpo.

La primera pauta que te podemos dar es que cuando se trate de preparar una comida que lleve habas, es importante que cocines los alimentos de forma sencilla. Opta por acompañamientos asados o cocidos y no mezcles con harinas y fritos, esto puede potenciar los gases en tu cuerpo.

Recuerda que si antes de cocinar dejas a remojo las habas conseguirás paliar bastantes de los efectos de la refinosa que se encuentra en la piel de las habas. Y como truco, recuerda que a la hora de cocerlas puedes echar en el agua junto con las habas una hojita de laurel.

También, a la hora de la ingesta, ayuda el hecho de masticar bien la comida, machacándola bien e ingiriendo sin prisas. Comer despacio ayuda a que no entren gases externos en nuestro cuerpo, que luego pueden llegar a hincharnos más.

Qué comer y qué no cuando tienes gases


También es recomendable que a la hora de comer, no se beba a través de un porrón, un botijo, una bota o por una simple pajita. Beber de estas formas también puede hacer que traguemos mucho aire, haciendo que nuestra digestión sea mucho más pesada.

Además, si después de seguir todos estos consejos optas por preparar y tomarte una infusión verás como el nivel de gases en tu cuerpo tras la ingesta de las habas es mucho menor. Disfrutar de una infusión de menta, anís, salvia, hinojo, comino, canela, manzanilla o cardamomo ayuda a tu estómago a procesar mejor los alimentos y a tener una digestión menos pesada.

Esperamos que estos consejos os hayan servido y que la próxima vez que queráis preparar un plato con habas sigáis nuestras recomendaciones.