¿Qué pescados pueden comer los niños?

El pescado es uno de los alimentos imprescindibles en cualquier dieta sana. De hecho, provee al organismo de un valor nutricional muy importante y es toda una fuente de proteína saludable. Sin embargo, a muchos padres les cuesta un poco introducir este alimento entre los más pequeños. La solución está en conocer cuáles son los pescados que pueden comer los niños.

La Asociación Española de Pediatría establece que, a partir de los 6 meses de vida, en la dieta del niño ya podemos introducir el pescado. Un alimento que debe estar presente en la dieta infantil al menos 3 o 4 veces por semana. No en vano, se trata de un elemento fundamental dentro de la nutrición de los niños. Su aporte de ácidos omega 3, minerales, vitaminas y proteínas es muy importante para el desarrollo de los más pequeños.

Estos son los mejores pescados para niños

Como acabamos de ver, el pescado constituye una fuente fundamental de nutrientes muy beneficiosos. Dentro de los diferentes tipos y especies de pescado, hay dos grandes grupos a distinguir: el pescado blanco y el pescado azul. Ambos grupos poseen una gran cantidad de proteínas. El aporte de las mismas es fundamental para el crecimiento y el desarrollo de los niños.

Es muy importante, eso sí, que se eviten en todo momento en la dieta infantil todos aquellos pescados que posean un aporte alto de mercurio. Entre ellos, habría que destacar al pez espada, al atún rojo, al lucio y a los derivados del tiburón. De entre estos últimos, hay que señalar el cazón, la tintorera, el marrajo o la pintarroja.

El pescado azul

El pescado azul ofrece a los niños un gran aporte de ácidos grasos omega 3 y 6 (aquí una lista de los que más tienen). Ambos elementos son fundamentales para el desarrollo de los más pequeños. Sin ir más lejos, el omega 3 es un ácido muy importante en los meses posteriores al nacimiento del bebé.

El pescado azul, muy bueno para los niños

De entre los pescados azules que deben tomar los niños estarían el salmón, la caballa, el arenque, el atún, la sardina o la trucha marinera. No obstante, es recomendable que se introduzcan estos pescados en la dieta del niño a partir de los 18 meses de vida. Pero, desde ese momento, deben tomarse con frecuencia durante la semana, ya que es la etapa de sus vidas en la que necesitan un mayor aporte de proteínas.

El pescado blanco

El pescado blanco, por su parte, también tiene una gran fuente de proteínas. Sin embargo, a diferencia del pescado azul, su contenido en grasas es menor. Se puede decir, pues, que se trata de un tipo de pescado magro y rico en proteínas y en vitaminas del grupo B.

El bacalao, la merluza, el lenguado, la pescadilla o el mero son ejemplos de algunos de los mejores pescados para niños de este tipo que pueden comer. De hecho, el lenguado y la pescadilla son los pescados más adecuados para incluir a partir de los 6 meses de vida del niño.

Estos son, en definitiva, los diferentes pescados que pueden comer los niños. Para una dieta equilibrada, lo mejor será siempre alternar los pescados blancos con los azules. De entre los primeros, podríamos dar a los más pequeños algo de dorada, lenguado o merluza; mientras que, si hablamos de pescado azul, habría que darles algo de salmón, sardinas y bonito puede ser lo más aconsejable.