¿Qué es la pesca sostenible?

La agencia de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) lleva años trabajando en el fomento de un modelo de pesca sostenible que proteja la biodiversidad marina y el futuro de quienes dependen de este recurso. El sector de la pesca y la acuicultura se ha expandido de manera significativa en las últimas décadas, con incrementos importantes en la producción, la comercialización y el consumo. En 2018, se alcanzó la cifra récord de 179 millones de toneladas, de las cuales 156 acabaron en nuestros platos. Por eso, es importante tomar conciencia y saber que los mares y océanos no pueden soportar el ritmo actual. Se aproximan unas fechas en las que el pescado y el marisco suelen convertirse en los protagonistas de los menús navideños y, desde Gadis, queremos hablarte de los criterios que garantizan la sostenibilidad de la pesca para que lo tengas en cuenta, no solo en estas fechas, sino también a lo largo del año. ¡Sigue leyendo!

El informe SOFIA

El informe SOFIA es la herramienta que utiliza la FAO para informar sobre el estado mundial de la pesca y la acuicultura. Su última edición (2020) está enfocada en la sostenibilidad por varios motivos. Por una parte, el año pasado el Código de Conducta para la Pesca Responsable cumplía 25 años y, además, se agotaba el plazo establecido para varios indicadores del ODS14.Vida submarina, de los que la agencia es “custodio”. Por otra parte, la FAO organizó el Simposio internacional sobre la Sostenibilidad de la Pesca a finales de 2019 y, unos meses más tarde, finalizó sus directrices sobre el crecimiento sostenible de la acuicultura y la sostenibilidad social a lo largo de las cadenas de valor. Todo esto dio lugar a un informe sobre el estado actual de la pesca y la acuicultura mundial en el que se otorgaba un énfasis especial a la necesidad de un modelo sostenible.
Los datos recogidos en este informe calculan que la producción mundial de la pesca de captura ha aumentado un 14% desde 1990, mientras que la acuicultura se ha incrementado un 527% y el consumo de pescado, en un 122%. Como ves, la mayor parte del crecimiento se ha producido en la acuicultura, mientras que la pesca de captura se ha mantenido relativamente estable. Por eso, la agencia insiste en el desarrollo de la acuicultura sostenible y la ordenación pesquera eficaz. De hecho, se han observado evidencias de que cuando existe una gestión adecuada de las pesquerías, las poblaciones empiezan a recuperarse, aunque sigue siendo necesario trabajar para revertir la tendencia mundial de aquellas que están sobreexplotadas.
Todos debemos poner nuestro granito de arena para proteger océanos, mares, aguas continentales y recursos marinos a través de la adopción de un estilo de vida sostenible para el futuro. Y, aunque el informe pone de manifiesto datos optimistas al respecto (el 78,6% de todos los desembarques provienen de poblaciones biológicamente sostenibles), todavía queda mucho por hacer y es importante que apuestes por productos de pesca sostenible.

¿Qué es la pesca sostenible?

La pesca sostenible solo puede garantizarse si se evita la sobrepesca de forma que las poblaciones se puedan reproducir adecuadamente. Por tanto, es imprescindible respetar la estructura, la productividad, la función y la diversidad de los ecosistemas marinos y sus hábitats. Esto quiere decir que hay que minimizar los impactos sobre otras especies, prestando especial atención a las especies protegidas, amenazadas o en peligro. Además, es necesaria una buena gestión que logre la adaptación de la pesquería a los cambios que se produzcan en el medio marino y que cumpla las leyes locales, nacionales e internacionales.
La sostenibilidad de una pesquería puede medirse en función de tres factores:
Estado de las poblaciones de peces. La pesca debe realizarse a un nivel que permita su continuidad de manera indefinida.
Impacto ambiental. El proceso de captura debe respetar otras especies y hábitats dentro del ecosistema.
Ha de garantizarse una gestión pesquera eficaz. Tiene que adaptarse a los cambios ambientales y a las necesidades de los ecosistemas en los que se realiza.

Los beneficios de la pesca sostenible

La pesca sostenible no solo genera beneficios medioambientales, sino también sociales y económicos:
Protege la fauna marina, respetando los ecosistemas marinos y adecuándose al ritmo reproductivo de los peces para mantener el equilibrio y garantizar la supervivencia.
Rechaza la captura indiscriminada de especies amenazadas o sin valor comercial.
Reduce el desperdicio, aprovechando todos los recursos (los ejemplares muertos se utilizan para harinas).
– Contribuye a la seguridad alimentaria.
– Genera empleo y potencia la economía en pequeñas comunidades.
Reduce la contaminación. Genera menos residuos, minimiza el consumo de energía y reduce el uso de productos químicos.
– Fomenta la gestión adecuada de las pesquerías.

¿Cómo identificar la pesca sostenible?

Existen sellos internacionales como el estándar de MSC (Marine Stewardship Council) que determinan si una pesquería es sostenible y si se está gestionando de forma adecuada. Este tipo de herramientas son fundamentales para contribuir a la recuperación de mares y océanos. Además, para poder evaluar el camino hacia el sello MSC, se ha creado la herramienta FIP (Fishery Improvement Project), que permite planificar y avanzar hacia la sostenibilidad.
En nuestros supermercados, también queremos ponértelo fácil y hemos creado la etiqueta propia de “Producto Ecológico. Sabor en estado puro”. Solo tienes que buscar un círculo con la palabra ecológico y hojas verdes en los lineales. En la pescadería, puedes identificar los productos de acuicultura ecológica a través de la etiqueta de pesca BIO, RICO, SOSTENIBLE.
Esta Navidad ya no hay excusa para cuidar de nuestros mares y océanos, ¿no crees?