Paseos saludables en la naturaleza

Este verano queremos proponerte una actividad con la que no solo podrás descubrir nuevos lugares, sino que también te ayudará a cuidarte. Los paseos por la naturaleza suelen generar una sensación de bienestar, tanto a nivel físico como mental, y se convertirán en una vía de escape perfecta para huir del ajetreo y el estrés de la vida cotidiana. ¿Por qué no aprovechar estas semanas para adentrarte en los maravillosos paisajes del entorno que te rodean?

Los beneficios de caminar aumentan cuando se hace en contacto con la naturaleza. La tranquilidad de los entornos naturales te permite prestar mayor atención a tu cuerpo, además de respirar un aire mucho menos contaminado que el de la ciudad. Dar un paseo no requiere de mucha planificación. Si lo piensas, seguramente encontrarás alguna ruta cercana a tu lugar de residencia y ni siquiera necesitarás un desplazamiento largo para llegar hasta ella. Puedes ir a dar un paseo por uno de los parques de tu ciudad. Con o sin compañía, podrás pasar unas horas al aire libre en las que los estímulos del ambiente actuarán como un bálsamo para tu cuerpo y tu mente. ¡Podrás recargar las pilas para toda la semana! ¿No te parece un plan muy apetecible?

Beneficios de pasear por la naturaleza

En los últimos años, han surgido varias corrientes que pretenden recuperar el contacto ancestral con la naturaleza, ya que aporta muchos beneficios tanto a nivel físico como mental. Diversos estudios científicos han observado que la salud mental de las personas que no están en contacto con la naturaleza tiende a ser más frágil que la de aquellas que viven en entornos naturales. Estas investigaciones sugieren que elementos como los aromas florales, los sonidos de la naturaleza o el contacto con animales condicionan aspectos fisiológicos del funcionamiento cerebral. Por ejemplo, se ha demostrado que la pérdida de contacto con la naturaleza en la infancia reduce la capacidad de combatir el estrés y retrasa el rejuvenecimiento cognitivo. Asimismo, esta privación parece tener efectos de amplio alcance sobre el sistema inmunológico. Por otra parte, el contacto con la naturaleza es un elemento imprescindible para comprender y fomentar la preocupación por la sostenibilidad del planeta. No se puede querer lo que no se conoce, ¿no crees?

Por tanto, son muchos los beneficios que puede proporcionarte un paseo en contacto con la naturaleza:

  • Refuerza el sistema inmunológico.
  • Reduce el estrés.
  • Apacigua las emociones negativas.
  • Aumenta la energía.
  • Fomenta la relajación.
  • Mejora la calidad del sueño.
  • Reduce la fatiga y el cansancio.
  • Mejora la tensión arterial.
  • Mejora la memoria a corto plazo.
  • Mejora la empatía con los entornos naturales.
  • Fomenta los hábitos saludables y las prácticas sostenibles.

Paseos saludables por la naturaleza en Galicia y en Castilla y León

Los parajes gallegos y castellano leoneses ofrecen muchas posibilidades para un paseo saludable por la naturaleza. Aquí te dejamos algunas sugerencias para que te lances a descubrir algunos de los maravillosos entornos naturales de estas comunidades. Aire puro y una belleza natural que te dejará sin aliento (y no solo por el ejercicio 😉).

Ruta do Con Negro. O Grove, Pontevedra. Nivel bajo. Una ruta llana de poco más de 3 km en la que irás atravesando playas pontevedresas por sendas y caminos sin perder de vista el mar. Al final del recorrido te encontrarás con el Lavadoiro de Castiñeira, un pequeño lavadero construido por los vecinos de la zona a mediados del siglo XX.
Ruta del Cañón del Sil – Monasterio de Santa Cristina. Ribeira Sacra, Ourense. Nivel alto. Una ruta circular por la «Ribeira Sacra» en la que disfrutarás de las viñas, los castaños centenarios y los antiguos robledales que rodean el Cañón del Sil y sus preciosos miradores. Con unas vistas espectaculares, también podrás disfrutar del monasterio de Santa Cristina (una de las joyas del románico), que se encuentra escondido entre la frondosa vegetación. La ruta tiene 18 km, pero puedes dividirla en dos tramos circulares si es demasiada distancia para hacerla.
Ruta de la Fervenza de Raxoi y los molinos de Parafita. Valga, Pontevedra. Nivel bajo. Una ruta de aspecto “mágico” en la que te encontrarás con puentes y molinos cubiertos de maleza. El sonido relajante de las aguas del río Valga colándose entre las rocas ameniza el recorrido hasta que culmina en una cascada llena de agua. No muy lejos del río, podrás visitar los Petroglifos da Serpe. La ruta tiene 4 km y medio.
Ruta del Valle del Silencio. Bierzo, Ponferrada. Nivel medio-alto. Esta ruta circular de 18 kilómetros combina lo mejor de la naturaleza y de la arquitectura tradicional, al pasar por pueblos hermosamente rehabilitados como Peñalba de Santiago o Montes de Valdueza. El Valle del Silencio es un lugar perfecto para conectar con la naturaleza y disfrutar de un hermoso día en la montaña.
Senda de los lagares rupestres en San Esteban de la Sierra. San Esteban de la Sierra, Salamanca. Nivel medio. Un sendero circular de 13 km en la provincia de Salamanca que recorre varios parajes y miradores de gran interés visual y educativo. Encontrarás varios lagares, cavidades horadadas en la roca para el pisado y prensado de la uva que se realizaba hace muchos años. Hay también quien les atribuye otras funciones como el tinte o el curtido de pieles, e incluso la realización de rituales.
Senda el “Roblón de Estalaya”. Estalaya, Palencia. Nivel bajo. Una de las rutas de senderismo más conocidas de la montaña palentina. Al inicio de esta senda de 4 km y medio hay un aparcamiento donde puedes dejar el coche y caminar por la senda hasta llegar al “roblón”, un legendario roble albar (Quercus petraea) del Monte de Estalaya al que se le conoce como “El Abuelo”, por su antigüedad y grandes dimensiones.

¿Conoces alguno de estos parajes? ¿Estás aprovechando el verano para estar en contacto con la naturaleza? Una excursión al aire libre puede ser una buena opción para disfrutar de los días de estío con tu familia, ¿no te parece?

Deja un comentario