6 juegos en movimiento para niños y niñas en casa

Conforme se van sumando semanas a la cuarentena, en las casas en las que hay niños y niñas, se hace más evidente la necesidad de plantear actividades que les permitan sacar toda su energía. Son muchos los beneficios que les aporta cualquier actividad física, tanto para su desarrollo físico como cognitivo, y, en una situación tan excepcional como la que vivimos, es más necesaria que nunca. Por una parte, es posible que los pequeños estén consumiendo más calorías de las que pueden gastar dadas las restricciones actuales. Por otra parte, pueden ser una buena manera de reducir las tensiones que inevitablemente genera una convivencia tan intensa y la limitación de espacio a la que están sometidos. Además, puede convertirse en el momento para estar juntos y disfrutar en familia. Desde Gadis, queremos darte algunas ideas de juegos en movimiento para niños y niñas en casa, de forma que puedan realizar ese ejercicio físico tan importante para la salud y que, si quieres, tú también les acompañes.

6 juegos en movimiento para niños y niñas en casa

Las ideas que te proponemos están pensadas para un amplio rango de edad, en las que puedes realizar alguna adaptación si deseas trabajar algún aspecto en concreto de la motricidad del niño o la niña. No vas a necesitar nada extraordinario. Podrás hacerlo con los recursos que tienes en casa. A falta de espacios abiertos, pueden ser un buen recurso para que tus hijos e hijas muevan todo el cuerpo. Sabemos que hay infinidad de posibilidades en la red, en la televisión, en los videojuegos y en las distintas plataformas y aplicaciones, pero también es importante prescindir de las pantallas para fomentar las relaciones interpersonales. El ejercicio ayudará a que se sientan bien, a que su cerebro funcione mejor y seguramente a que se duerman antes. La interacción entre los distintos miembros de la familia os ayudará a conectar y contribuirá a limar los pequeños roces que hayan surgido durante el día.

1. Patinaje con platos de cartón

Empezamos con una propuesta sencilla y muy divertida. Necesitarás un espacio amplio, en el que has de retirar la alfombra, si la hubiese. Es importante que la superficie sea lo más lisa posible. Cada uno tendrá que coger dos platos de cartón (puedes sustituirlo por trozos de cartón) y colocar uno en cada pie. Puedes atarlos a los pies haciendo dos agujeros en la superficie del plato y pasando una cuerda o una goma. Otra opción es usar cinta adhesiva. El juego consiste en deslizarse a modo de patinaje por la superficie. Podéis hacer carreras, circuitos y todo lo que se os ocurra para adaptarlo a las necesidades de los participantes.

2. Circuito por la casa

Buscad distintos materiales y objetos para plantear un circuito por la casa. Podéis usar todas las estancias y adaptar las distintas fases del circuito a cada espacio. La única condición es que tiene que obligar a realizar distintos tipos de movimientos, desde saltar obstáculos a pasar por debajo de sillas o arrastrarse por algún recoveco. Podéis repetirlo las veces que queráis y cronometrar los tiempos. Además, podéis ir añadiendo dificultades con accesorios como cuerdas o pelotas, por ejemplo.
¿Lo mejor? El mismo circuito, con pequeñas adaptaciones, sirve para los distintos miembros de la familia. ¿Te animas a organizar unos Juegos Olímpicos en casa?

3. Cuerdas en el pasillo

¿Quién no ha visto alguna película o alguna serie en la que un personaje tiene que atravesar rayos infrarrojos recurriendo a múltiples torsiones para que no salte una alarma? ¡Pues este es un buen momento para ponerlo en práctica en tu casa! Atraviesa cuerdas o cintas, o cualquier elemento que tengas en casa, de una pared a otra. Puedes pegarlas con cinta adhesiva. Decide la dificultad en función de quienes vayan a participar en el juego. Esta propuesta engancha tanto que seguro que al final se convertirá en la forma habitual para atravesar de un lado a otro de tu pasillo.

4. Laberinto

Dibuja un laberinto con cinta de carrocero en el suelo de alguna habitación para que tus hijos encuentren la salida. El nivel de dificultad no solo depende del planteamiento, ya que puedes ir añadiendo elementos o pruebas. ¿Qué te parece si tienen que recorrer el laberinto con una pelota o a la pata coja? ¿O tal vez gateando? Las adaptaciones pueden realizarse en función de quien se vaya a enfrentar al reto.

5. Gymkana casera

Es una buena manera de retar a tus hijos e hijas con una pista de obstáculos en la que tienen que completar una misión. Crea casillas en el suelo con la ayuda de cinta carrocero y ve colocando obstáculos con distintas piezas del mobiliario y objetos. Quizá tengan que pasar por debajo de una silla o subir a un puf, por ejemplo. ¡Saca el máximo provecho a lo que tengas! Si el niño o la niña son muy pequeños, quizá sea suficiente con los obstáculos. Para niños y niñas un poco más mayores, se pueden añadir pruebas: pídeles que se muevan con una bandeja en la mano o cargados con objetos y prueba su equilibrio, o hazle alguna pregunta para avanzar. La dificultad puede ir incrementándose con cada turno: añadiendo más obstáculos, pidiendo que cierren los ojos, cargando con más objetos… Esta actividad les permite ejercitar su cuerpo, pero también su capacidad de atención, su concentración y su coordinación ojo-mano.

6. Gimnasio a domicilio

Transforma tu salón o cualquier otra estancia en un gimnasio para tus hijos. ¡¿Qué mejor manera de que hagan ejercicio?! Puedes aprovechar cualquier elemento que tengas en casa (pelota, cuerda, elástico, esterilla…), pero tampoco es necesario estar muy equipados. Por ejemplo, coloca una serie de papeles en el suelo para que tengan que llegar de un punto a otro sin tocarlos o prepara una colchoneta o esterilla para hacer volteretas, abdominales o cualquier otro ejercicio que se te ocurra. Puedes hacer que cada uno se convierta en monitor un día y prepare la tabla de gimnasia para el resto de la familia. Probablemente, se desate la creatividad de todos.

Estas son algunas propuestas para que amenices la cuarentena al tiempo que logras ejercitar cuerpo y mente. ¿Ya habías incluido la actividad física dentro de las rutinas en casa? ¿Has descubierto alguna propuesta interesante? ¡Nos encantará que nos la cuentes!

Deja un comentario