La información nutricional de la etiqueta

El etiquetado nutricional nos aporta una valiosa información acerca de los alimentos que consumimos. Aprender a leerla, y acostumbrarnos a hacerlo, nos ayudará a tomar mejores decisiones de compra. Más saludables y responsables 😉

¿Qué información nos aporta el etiquetado nutricional?

La etiqueta nutricional es como el DNI de la comida envasada. En ella podemos encontrar:

  • Valor energético, expresado en Kilojulios (kJ) y Kilocalorías (kcal).
  • Las cantidades de grasas, grasas saturadas, hidratos de carbono, azúcares, proteínas y sal.
  • Opcionalmente, puede indicar la cantidad de las siguientes sustancias: grasas monoinsaturadas, grasas poliinsaturadas, polialcoholes, almidón, fibra alimentaria, vitaminas y minerales (presentes en cantidades significativas).
  • Algunos incorporan la Cantidad Diaria Recomendada (CDR) de cada nutriente.

Además, esta información puede aparecer:

  • Por porción o unidad de consumo y el número de porciones o unidades contenidas.
  • Como porcentaje de las ingestas de referencia por 100 g o por 100 ml.
  • Como porcentaje de las ingestas de referencia por porción o unidad de consumo.

Así mismo, estos productos también cuentan con la lista de ingredientes presentados por orden de cantidad. En ese listado indican la presencia de alérgenos de manera destacada (tipo de fuente, color de fondo o estilo).

Foto: etiqueta nutricional (AECOSAN)

¿Cómo interpretar la información nutricional?

Vale. Ahora ya sabemos qué información podemos consultar, pero… ¿qué significa?
Es difícil establecer las cantidades o porcentajes recomendados de nutrientes hablando en general. Un 10% de presencia de un nutriente puede ser mucho o poco. Depende en gran medida de las otras ingestas que hayamos realizado, la dieta que llevemos o las alergias y/o intolerancias que tengamos.
Sin embargo, existen algunas nociones que pueden ayudarnos si las tenemos claras:

Para hacernos una idea, podemos decir que si un alimento contiene un 5% o menos de la CDR de un nutriente es bajo en ese nutriente. Si por el contrario contiene un 20% o más, es alto. Será bueno o malo en función de la ingesta total de nutrientes a lo largo del día. También en función de nuestra dieta o limitaciones (por ejemplo, personas con diabetes).
Sabemos que los alimentos ricos en grasas, azúcares y sal deben ser tomados con mesura. Las grasas vegetales y ricas en omega 3 son muy calóricas, pero también muy beneficiosas para la salud. Sin embargo, las grasas saturadas y, sobre todo, las grasas trans además de ser muy calóricas, son poco saludables. De manera que mantener el consumo de este tipo de grasas al mínimo es una gran idea.

Recursos para niños y niñas sobre la etiqueta nutricional

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, ha desarrollado una serie de recursos para menores y familias. Una gran parte de estos materiales están traducidos al español.
Os recomendamos ver este vídeo en el aula o en casa para comenzar un diálogo con nuestros y nuestras alumnas y/o hijos e hijas. Esta actividad está recomendada para niñas y niños entre 9 y 11 años.

Después podemos continuar con esta sopa de letras sobre nutrientes. Tras este ejercicio podéis hablar sobre cuáles de esos nutrientes deben estar más presentes y cuáles menos. Tened en cuenta que en EE.UU denominan VD (valor diario) y en España se denomina CDR (cantidad diaria recomendada).
Y ya por último, tenéis este póster pinchando aquí con unos consejos para la casa, escuela y restaurantes 😊
Para ampliar información sobre alimentación saludable y etiquetado nutricional puedes consultar los siguientes enlaces:

 

Deja un comentario