Especial #GadisSalud: el kiwi

Entre las frutas que nos brinda el otoño, está el kiwi, cuyo nombre sugiere una procedencia oceánica cuando, en realidad, China es su país de origen. Pese a una apariencia exótica y tropical, crece muy bien en climas fríos y húmedos como el gallego, así que ¡estamos de suerte! Tenemos la posibilidad de contar con un producto de cercanía que no solo es un tentempié delicioso para media mañana, sino que, además, tiene un alto contenido en vitaminas y minerales. Hoy dedicamos nuestro especial #GadisSalud a hablarte de las propiedades y los beneficios del kiwi y compartiremos una receta para que puedas introducirlo en tus menús de manera sorprendente. Sigue leyendo si quieres saber más sobre esta fruta inconfundible.

Origen y variedades del kiwi

El kiwi es una baya procedente de China, que se introdujo en Europa a principios del siglo XX y que se extendió al mercado mundial en los años 70. La fruta nace de una planta trepadora de la familia de las actinidiáceas y su nombre proviene de Nueva Zelanda, en donde un comerciante le encontró mucha similitud con el ave del mismo nombre, propia de ese país. En la actualidad, Italia es el mayor productor y exportador de kiwi, seguido por Nueva Zelanda, Chile, Grecia, Japón y Estados Unidos. Por su parte, España es uno de los mayores consumidores de kiwi de Europa, con casi 2,7 kg por persona y año. En nuestro país, se cultiva desde hace varias décadas, siendo Galicia (65%) la comunidad con el cultivo más importante.

Con un sabor característico y potente, las variedades de kiwi se dividen en tres grandes grupos:
Kiwi verde. Con pequeños toques de acidez, es la variedad con el contenido más alto de vitamina C. En algunos países se le conoce como kiwi zespri y es la especie más cultivada en el mundo. Entre las variedades más conocidas, se encuentran:
– Hayward. La variedad más cultivada del mundo. Presenta un tamaño más grande de lo habitual. La pulpa es verde y jugosa, y puede conservarse hasta 6 meses, siempre y cuando se garanticen unas condiciones óptimas.
– Hayward Clon 8. De origen griego, esta variedad madura antes, es más pesada y resiste mejor el frío y la escarcha.
– Monty. De tamaño pequeño, tiene menos acidez que las otras variedades.
– Top Star. Es una modificación de la variedad Hayward sin pelos en la superficie y de tamaño mediano.
Kiwi amarillo. Es la segunda especie más cultivada del mundo, de pulpa amarilla y con un sabor mucho más dulce que el verde.
– Hort 16 A Zespri Gold. Es la variedad de esta especie más cultivada. De tamaño medio, tiene la pulpa amarilla y con alto contenido en azúcar, vitamina C, E y hierro. Con sabor a frutas tropicales, es similar a Hayward.
– Jintao (Jing Gold). Con la pulpa amarilla y de sabor dulce, parece menos sensible que otras variedades amarillas. Se puede conservar hasta seis meses.
– A 19 (Enza Gold). Es más ácida que las otras variedades.
– JB Gold (Kiwi Kiss). Es uno de los kiwis amarillos de mayor tamaño.
– Sungold. Es una nueva selección de Zespri. Con una carne amarillo brillante y un sabor muy tropical, está desprovisto de vellosidad.
– Soreli. Al igual que Jintao, tolera mejor el frío que el resto de variedades amarillas. El fruto es de buen tamaño, con pulpa amarilla y piel marrón clara sin vellosidad.
Baby kiwi. Los frutos de esta especie se conocen como “baby kiwi”, “mini kiwi” o “kiwi berry”. A nivel nacional, también como “kiwiños”, bautizados así en Galicia. No podía ser de otra manera 😉. Son muy resistentes al frío invernal.

Las propiedades del kiwi

El principal aporte del kiwi es la vitamina C, pero, además, contiene cantidades importantes de vitamina K, potasio, ácido fólico y fibra. Para aprovechar al máximo todas sus propiedades, es recomendable tomar la pieza entera y evitar, así, que se pierdan algunos beneficios como los que proporciona la fibra. Entre estos, cabe destacar los siguientes:
– Ayuda al tránsito intestinal gracias a su aporte de fibra.
– Mantiene fuerte el sistema inmune por su contenido en vitamina C.
– Tiene alto poder antioxidante que contribuye a los procesos de cicatrización y a atenuar los procesos de envejecimiento.
– Mantiene los huesos sanos y fuertes.
– Mejora los procesos de coagulación debido a la vitamina K.
Tiene propiedades antiinflamatorias.
– Es una fuente de ácido fólico, que mejora la calidad del sueño y contribuye al desarrollo del feto en el embarazo.

Receta con kiwi

Hamburguesa de judías pintas con salsa de kiwi

Ingredientes (4 personas):
– 2 tazas de judías pintas cocidas
– ½ cebolla mediana
– 2 dientes de ajo
– ½ pimiento verde
– 2 cucharadas de semillas de lino molidas
– 3 cucharadas de harina de garbanzos
– 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
– perejil
– sal
– pimienta
Para la salsa:
– 2 kiwis verdes
– 1/2 cebolla roja
– zumo de 1 lima
– 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
– perejil
– sal
– pimienta

Preparación:
– Pica la cebolla, el ajo y el pimiento rojo lo más fino posible.
– Calienta el aceite en una sartén y saltea a fuego lento el ajo, la cebolla y el pimiento durante 10 minutos. Mientras, aplasta las judías cocidas con ayuda de un tenedor.
– Mezcla los vegetales salteados, la harina de garbanzo, el perejil, las especias, las semillas, la sal y la pimienta. Remueve bien. Deja enfriar en el frigorífico durante una hora.
– Precalienta el horno a 180º. Humedece tus manos y separa la mezcla en 4 montones iguales para darles forma de hamburguesa. Coloca las hamburguesas en una bandeja de horno y hornea durante 20 minutos.
– Pela y corta en dados los kiwis. Pela y corta en rodajas finas la cebolla. Coloca todo en un bol, añade el zumo de lima, el perejil, el aceite, la sal y la pimienta. Mezcla todo bien y tendrás la salsa preparada para las hamburguesas. Puedes meterlas entre rebanadas de pan integral con semillas o servirlas en un plato.

¿Te animas a probar esta receta? En las fruterías de Gadis, encontrarás un montón de variedades de kiwi para prepararla.