Cinco snacks saludables y frescos

A veces, parece que la palabra snack pueda estar reñida con lo saludable y en Gadis queremos demostrarte que eso no tiene por qué ser así. Es verdad que un snack es un aperitivo ligero, rápido y apetitoso que suele estar ya preparado, y tal vez estés pensando en la amplia oferta de productos ultraprocesados. Sin embargo, hay muchas otras opciones y se nos ocurren varias propuestas que cumplen con todos los requisitos de una dieta variada y nutritiva. Hoy compartimos contigo algunas ideas para que, este verano, puedas llevar algún refrigerio sano y fresco en tus jornadas de playa, piscina o montaña, o simplemente para tener algo delicioso en casa cuando necesites un tentempié. ¿Aceptas el reto?

Cinco snacks saludables y frescos para este verano

Una buena manera de evitar caer en la tentación de los snacks “menos saludables” es la planificación. Las jornadas estivales suelen ser largas y las actividades propias de esta época del año aumentan el apetito. Por eso, es importante que te organices y tengas siempre a punto unas cuantas opciones nutritivas y saludables para poder recargar tus pilas a base de productos frescos y de temporada. Puedes preparar distintas propuestas de las que echar mano y poder mantener, así, una correcta rutina de alimentación a cualquier hora. Si bien es cierto que las ideas que te proponemos son un poco más elaboradas, no es necesario que todas lo sean. Una pieza de fruta o unas aceitunas aliñadas también son una buena alternativa cuando el hambre aprieta 😉.

1. Polo de melocotón y yogurt natural

¿A quién no le apetece un helado en verano? Aquí te proponemos una receta a la que no hay que añadir ningún edulcorante más que el de la propia fruta. Necesitarás moldes para dar forma a los polos y palos para poder sujetarlos a la hora de comerlos. Te recomendamos que busques opciones reutilizables y apuestes por la sostenibilidad.

Ingredientes:

  • 2 melocotones grandes
  • 250 g yogur natural sin azúcar añadido
  • Arándanos (opcional)

Preparación:

  • Pela y corta los melocotones por la mitad, retira el hueso antes de trocearlos. Colócalos en el vaso de la picadora.
  • Agrega el yogurt natural y tritura todo hasta obtener una textura cremosa. Puedes añadir los arándanos a la crema para aportar una textura y un sabor diferente.
  • Rellena los moldes para polos y coloca los palitos. Introduce los polos en el congelador. Debes dejarlos al menos cuatro horas para que estén bien congelados.

2. Pudding de chía, cacao y frutos rojos

Esta es una receta perfecta para preparar con niños porque pueden hacerla prácticamente solos. Es importante añadir suficiente líquido para que las semillas de chía queden en remojo. Eso hará que liberen una sustancia que se llama mucílago, que será la que le aporte la textura de pudding.

Ingredientes:

  • 4 cucharadas de semillas de chía
  • 1 vaso de bebida de almendras
  • Frutos secos al gusto (avellanas, nueces, almendras)
  • Frutos rojos (arándanos, frambuesas)
  • Cacao crudo en polvo
  • Sirope de agave

Preparación:

  • En un recipiente amplio y alto, vierte la bebida de almendras y añade las semillas de chía. Mezcla todo bien.
  • Añade el cacao y el sirope de agave y vuelve a remover.
  • Has de dejar las semillas en remojo al menos 4 horas. Puedes prepararla a última hora de la tarde y dejarlas toda la noche en la nevera. Al día siguiente tendrá una textura tipo gelatina.
  • Coloca en un bol la cantidad que desees y añade frutos rojos a tu gusto. Desmenuza los frutos secos que te apetezcan y espolovoréalos por encima.

3. Bocaditos helados de frutos rojos y yogurt

Ingredientes:

  • 1 taza de frambuesas
  • 1 taza de arándanos
  • 1 taza de moras
  • 1 taza de yogurt griego sin azúcar añadido

Preparación:

  • Sumerge los frutos rojos de manera individual en el yogurt con la ayuda de una cuchara.
  • Coloca la fruta con yogurt en un recipiente para hacer hielos.
  • Pincha un palillo en la fruta para que luego sea más fácil sacarla del recipiente.
  • Repite el procedimiento con cada fruta.
  • Introduce los recipientes en el congelador durante al menos una hora o hasta que estén totalmente congeladas las frutas y el yogurt.
  • Puedes ir sacando poco a poco las hieleras para ir consumiendo el snack poco a poco. Puedes mezclar las frutas en la hielera o preparar una para cada fruta.

4. Apio/Endibia/Manzana con queso fresco batido

Ingredientes:

  • 12 tallos de apio/ 1 bandeja de endibias/ 2 manzanas (puedes elegir lo que tengas en casa o lo que más te apetezca)
  • 225 g de queso crema
  • 50 g aceitunas verdes sin hueso
  • 50 g pimientos rojos asados
  • 50 g cebolla
  • 1 cucharada de perejil
  • Tabasco (opcional)

Preparación:

  • Corta las hojas del apio y el final del tallo, separa las hojas de endibia o corta las manzanas en rodajas.
  • En un bol, bate el queso crema ligeramente y añade las aceitunas, el pimiento y la cebolla bien picados.
  • Agrega el perejil y, si te gusta el picante, una cucharadita de tabasco. Mezcla bien.
  • Puedes introducir la mezcla en una manga pastelera para ponerlos sobre los vegetales o la fruta o colocarlo en un bol para “mojar” a tu gusto.

5. Cherry, queso fresco y albahaca

Ingredientes:

  • 250 g de tomates cherry
  • 250 g de queso fresco
  • Hojas frescas de albahaca
  • Aceite de oliva virgen extra

Preparación:

  • Lava los tomates y córtalos a la mitad.
  • Lava las hojas de albahaca y sécalas bien con papel de cocina.
  • Con unos palos de brocheta reutilizables, monta los pinchos introduciendo primero una mitad de tomate, luego un trozo o una hoja entera de albahaca y un trozo de queso fresco (también puede ser mozarella o feta). Termina con otra hojita de albahaca y otra mitad de tomate.
  • Antes de servir, añade un chorrito de aceite de oliva virgen extra para potenciar el sabor. También puedes preparar una vinagreta.

¿Este verano vas a apostar por los aperitivos saludables? ¿Tienes alguna receta refrescante que quieras compartir? Si pruebas alguna de nuestras propuestas, ¡no dejes de contárnoslo! 😉

Deja un comentario