Cenas de verano con el plato ALIMENTES

¡Cómo nos gustan las cenas de verano! Son una buena fuente de energía después de esos días largos de estío y se pueden disfrutar sin prisas y, si es posible, en una terraza o jardín, ¿no te parece? Para ti, ¿qué características debería reunir la cena de verano perfecta? Nuestra apuesta es sencilla: platos ligeros, refrescantes, saludables, fáciles, rápidos de preparar y en buena compañía. Porque estos meses no queremos pasar mucho tiempo en la cocina. Lo importante en estas fechas es disfrutar al máximo del tiempo libre con nuestra gente 😉. Sin embargo, esto no quiere decir que tus cenas tengan que ser repetitivas o aburridas. ¡Hay infinidad de posibilidades para lograr menús variados y equilibrados! Ya sabes que, este año, en Gadis hemos lanzado una nueva herramienta de la que puedes echar mano para planificar cenas sanas y deliciosas con las que sorprender a cualquier comensal: el plato ALIMENTES. El menú saludable. Hoy vamos a proponerte algunas ideas para que no tengas mucho que pensar a la hora de la cena y aproveches tus veladas al máximo. ¡Sigue leyendo!

Cenas con el plato ALIMENTES

Si pensamos en cenas de verano, lo primero que suele venir a la mente son propuestas ligeras y refrescantes. No queremos acostarnos con pesadez de estómago y las temperaturas estivales demandan propuestas más frescas. El plato ALIMENTES te permite diseñar un menú equilibrado en el que incluir las cantidades adecuadas de cada grupo de alimentos. La cena debería representar el 25% del total de tu ingesta diaria e incluir las siguientes proporciones de los distintos grupos de alimentos: ½ plato de vegetales y frutas, ¼ plato de proteínas saludables (fundamentalmente, aves, pescado o legumbres) y ¼ plato de granos integrales (pan, pasta y arroz integrales, quinoa o patata). Pero, como te decimos siempre, estas proporciones son orientativas. Puedes ir “compensando” a lo largo del día.

Tres cenas con el plato ALIMENTES

Ensalada César de brócoli

Para las noches de verano, te proponemos darle una vuelta de tuerca a la típica ensalada César y añadirle brócoli. Un alimento de temporada con muchas propiedades saludables y que es ligero a la par que saciante. Lo ideal es que lo utilices crudo, pero si algún paladar no está acostumbrado, puedes hervirlo un par de minutos, siempre manteniendo su punto crujiente. Es clave para el plato.

Ingredientes (2 personas)
– 1 brócoli
– 1 diente de ajo
– Anchoas
– Zumo de limón y su ralladura
– Vinagre de manzana
– Mostaza de Dijon
– 1 yogur natural
– 1 lechuga
– Queso parmesano
– Pimienta
– Aceite de oliva virgen extra

Preparación
– Corta el brócoli, de forma que los trozos tengan más o menos el mismo tamaño. Lava y escurre con suavidad.
– Si no quieres usar el brócoli crudo, escáldalo un par de minutos en agua hirviendo y enfría rápidamente.
– Pica un par de anchoas muy finas y el diente de ajo. Colócalos en un bol y añade un poco de mostaza, vinagre, zumo de limón y yogur. Bate con un tenedor o varillas. Agrega un chorrito de aceite sin dejar de batir hasta emulsionar y tener una salsa homogénea. Añade 2 cucharadas de queso parmesano rallado y mezcla bien. Prueba para ajustar el sabor.
– Coloca el brócoli en una ensaladera. Lava la lechuga y córtala en juliana antes de añadirla. Incorpora la salsa y mezcla bien antes de agregar la ralladura de limón, pimienta negra recién molida y más queso a tu gusto. ¡Y lista para tomar! Si aún no has ingerido la cantidad diaria recomendada de granos integrales, puedes acompañar con una tostada de pan integral.

Crema fría de zanahoria y mango

Una alternativa sencilla a los socorridos gazpacho y salmorejo que aportará mucho sabor a tus noches de verano.

Ingredientes (2 personas)
– ½ apio
– ½ mango
– 500 g zanahorias
– Agua
– Sal
– Jengibre fresco
Preparación
– Limpia el apio y retira las hebras. Pícalo en trocitos, reservando unos cuantos para decorar los cuencos en los que servirás la crema.
– Pela las zanahorias y saca la carne de la mitad del mango.
– Coloca, en un cazo, el apio y las zanahorias cortadas en trozos. Cubre con agua, añade sal y cuece durante unos 20 minutos hasta que las zanahorias estén tiernas y sean fáciles de triturar.
– Pon en un vaso de batidora, las zanahorias cocidas, el mango, el apio y un poco de jengibre. Tritura hasta obtener textura de puré. Si está demasiado espesa, puedes usar parte del agua de la cocción para diluir.
– Deja enfriar y guarda en la nevera al menos un par de horas para servir a la temperatura adecuada. En cada cuenco, añade unos trocitos de apio que aportarán frescor y una textura crujiente. Si quieres aportar proteínas, puedes añadir unos taquitos de jamón como guarnición.

Salpicón de pulpo

Para preparar esta receta, puedes comprar un pulpo fresco, congelado o una pieza envasada ya cocinada, que te permitirá ahorrar tiempo.

Ingredientes (4 personas)
– 1 pieza de pulpo
– 1 cebolleta
– ½ pimiento verde
– ½ pimiento rojo
– 1 diente de ajo
– Perejil
– Pimentón
– Aceite de oliva virgen extra
– Vinagre
– Sal

Preparación
– Si has optado por cocinar el pulpo, primero tendrás que cocerlo. Una vez listo, deja enfriar antes de cortar con una tijera.
– Pica el ajo, la cebolleta y los pimientos en trozos pequeños.
– En una ensaladera grande, coloca los trozos de pulpo, el diente de ajo, la cebolleta y los pimientos.
– Mezcla todo y añade el aceite de oliva virgen extra, el vinagre, el perejil picado y el pimentón. Sala la mezcla y déjala en reposo en el frigorífico durante media hora antes de servir.
– Puedes acompañar de una tostada de pan integral si aún no has consumido la cantidad recomendada.

¿Te animas a preparar alguna cena ALIMENTES? No dejes de contárnoslo si lo haces.