¿El calabacín se puede comer crudo?

Publicado el Categorías Sin categoría
Existe una corriente creciente que apuesta por comer alimentos crudos. Lo cierto es que, como con todo, no se pueden hacer extremismos. Simplemente, hay comidas que puedes ingerir de esa manera y hay otras que sí debes cocinar. Pero en el caso de nuestro protagonista de hoy, ¿existen contraindicaciones del calabacín crudo? ¿Es tóxico o sano? ¿Y su piel?

Antes de nada, vamos a ver los motivos por los que debes comer calabacín. Para empezar, es una de las verduras más bajas en calorías, aportando solo 17 por cada 100 gramos consumidos. No tiene ni grasas saturadas ni colesterol, pero sí es una gran fuente de fibra.

Los calabacines tienen un alto valor antioxidante y algunas de sus variedades contienen flavonoides como carotenos, luteína y zeaxantina. Estos compuestos ayudan a eliminar del cuerpo los radicales libres nocivos. También son una excelente fuente de potasio, un electrolito amigable para el corazón que ayuda a reducir la presión arterial y la frecuencia cardíaca.

comer platanos en ayunas

Contraindicaciones del calabacín crudo


Entrando en detalle sobre si se puede comer calabacín crudo, generalmente sí. Aunque, como explicaremos más abajo, tienen un cierto riesgo tóxico. Otra posible contraindicación es la hinchazón, que podría resultar de nutrientes como la celulosa, un componente que se encuentra en las paredes celulares del calabacín.

El último riesgo está relacionado con posibles bacterias. Este se elimina de la misma manera que cuando comemos cualquier otra verdura o fruta fresca, limpiando bien el alimento antes de consumirlo.

¿Es el calabacín tóxico o venenoso?


Como hemos visto, el calabacín crudo generalmente es seguro para comer, pero en algunos casos, puede ser extremadamente amargo. Esto indica que tiene un alto contenido de cucurbitacinas, que son compuestos con potencial tóxico. Sin embargo, el envenenamiento por cucurbitacina es muy improbable en las variedades que puedes encontrar en los supermercados como Gadis.

Dicho esto, si muerdes un calabacín y este tiene un sabor extremadamente desagradable y amargo, es mejor no ingerirlo y desecharlo.

¿Se puede comer la piel del calabacín?


La piel de calabacín es nutritiva y tiene mucha fibra saludable. De hecho, la mayoría de la que aporta esta verdura se concentra en su piel. Así que sí, se puede comer la piel del calabacín sin ningún problema.

De nuevo, de lo único que debes asegurarte bien es de lavarla abundantemente antes de ingerirla. Así eliminarás cualquier posible resto de pesticida o contaminación bacteriana.