Carnes limpias de nervios para niños

Publicado el Categorías Carnicerías en A Coruña, Mejor Supermercado en FerrolEtiquetas , , ,
 

A la hora de cocinar, las carnes limpias de nervios para niños son idóneas ya que al ser carnes magras y tiernas son perfectas para el paladar más exquisito de cualquier rey o reina de la casa. La ingesta de carnes es fundamental en la dieta de un niño, ya que esta le aporta proteínas, vitaminas y minerales esenciales para su pleno desarrollo.

Muchas veces, a los niños les cuesta comer de todo, sus pequeños paladares aún se están desarrollando y hay sabores o texturas que no acaban de convencerles. Pero eso no los convierte en malos comedores. Por lo general los platos que más suele costarles comer son las verduras y el pescado, pero también puede haber problemas a la hora de comer carne. Que si está muy dura, que si no sabe a nada, que si no se puede masticar…

Muchas y variadas son las posibles excusas que nuestros hijos pueden poner para no comer si el alimento que tienen enfrente no les acaba de convencer.

carnes limpias de nervios

Las carnes limpias de nervios para niños son perfectas para que no dejen nada en el plato.


Pero evitar este tipo de hábitos y comportamientos en tus hijos es posible, solo hay que pensar que los paladares de un niño y los de un adulto no son iguales, por lo tanto lo que a nosotros nos parece un plato de carne sin más, a ellos puede parecerles algo imposible de comer. En estos casos y para hacer que nuestros pequeños coman tenemos que, simplemente, saber elegir la carne perfecta para los más pequeños de la casa.

Primero tenemos que saber qué carnes les estamos dando, el primer paso que debemos dar es elegir entre carnes rojas o blancas. La diferencia entre estas dos carnes es debido principalmente al color, las carnes rojas pertenecen a las de vacuno (ternera, vaca) buey, de caza o las vísceras. Mientras que la carne blanca pertenece a la de pollo, pavo y conejo.

Ahora estaréis pensando que me he olvidado del cerdo y del cordero, pues bien, es que la carne de estos animales puede ser roja o blanca, dependiendo de la edad (carne blanca los animales jóvenes y roja los adultos). Cada una de estas carnes aporta valores, nutricionales diferentes, pero a grandes rasgos todas son válidas para la alimentación de tus hijos. La carne blanca por lo general suele gustarle más debido a que es una carne limpia, casi exenta de nervios, por lo que será muy blandita y jugosa para cualquier paladar.

Si eliges carnes limpias de nervios para ellos, verás como los problemas a la hora de la comida desaparecen.


 

Si por el contrario eliges darles carne roja, tendrás que tener especial cuidado a la hora de elegir el animal y, sobre todo, el corte de la carne, ya que según qué partes pueden estar llenas de nervios y eso conseguirá que tus hijos no se la coman. Las carnes más limpias suelen ser las de ternera y las de cerdo, esto es debido a que el tamaño del animal facilita el corte de la misma. Esto hace que se puedan conseguir cortes de carnes verdaderamente magras y sin ningún tipo de nervio.

Si te has decidido por la ternera, te recomendamos que evites las zonas del pescuezo, el costillar, la falda o el rabo ya que todas estas son carnes secas, con demasiados nervios y muy gelatinosas. En cambio la elección más idónea sería la carne de espalda, llana, solomillo o redondo. Conseguirás una carne magra, sin grasas, ni nervios, perfecta para que tus hijos la coman sin rechistar.

 

Todas las carnes limpias de nervios para niños son perfectas para cualquier tipo de elaboración.


Piensa que aunque la elección del tipo de carne sea parte importante, después hay que cocinarla. El tipo de elaboración también influye mucho, no es lo mismo comer un buen guiso donde la carne ha estado horas haciéndose que un filete a la plancha. Existen miles de recetas que pueden engañar a cualquier paladar, pero si eliges carnes limpias y sin nervios ya habrás ganado mucho terreno.

En todos los supermercados Gadis encontrarás siempre carne de la más alta calidad, tanto carnes blancas como rojas, y de todo tipo de cortes. Otro truco que puedes hacer para que tus peques coman bien es darles la carne picada, al picarla cualquier nervio o grasa por mínima que sea acaba desecha pero la carne conservará todas sus propiedades y se potenciará su sabor, consiguiendo así que tus hijos no tengan la mínima queja a la hora de sentarse a la mesa.