Día Internacional del Niño

El 20 de noviembre se celebra el Día Internacional del Niño, con el que Naciones Unidas, además de celebrar los avances conseguidos desde su implantación, pretende llamar la atención sobre la situación de los niños y las niñas más desfavorecidos. También constituye una oportunidad para dar a conocer los derechos de la infancia y concienciar sobre la importancia de trabajar día a día por su bienestar y desarrollo para lograr cambios reales en sus vidas. Desde Gadis, queremos unirnos a esta conmemoración y llamar la atención sobre el hecho de que los niños y las niñas conforman el colectivo más vulnerable frente a las crisis y los problemas del planeta. Nuestro compromiso con la sostenibilidad surge también de la voluntad de reimaginar un mundo mejor para futuras generaciones, que, sin duda, tiene que empezar por el cuidado de la infancia. ¿Qué te parece si pensamos en su futuro mejorando su presente? ¡Sigue leyendo!

¿Por qué se celebra el Día Internacional del Niño el 20 de noviembre?

Las Naciones Unidas eligieron el 20 de noviembre para celebrar el Día Universal del Niño porque coincide con la fecha en la que la Asamblea General aprobó la Declaración de los Derechos del Niño en 1959. Si bien es cierto que esta Declaración no tenía carácter vinculante y, por tanto, no era suficiente para proteger los derechos de la infancia, fue la semilla para la consecución de los logros posteriores.

Cuarenta años más tarde y tras más de una década de negociaciones, se firmó el texto final de la Convención sobre los Derechos del Niño el 20 de noviembre de 1989, cuyo cumplimiento es obligatorio para los 195 países que la han ratificado hasta ahora (entre los que no se encuentra Estados Unidos). La Convención se convirtió en ley en 1990 y, en sus 54 artículos, se recogen los derechos económicos, sociales, culturales, civiles y políticos de todos los niños y niñas. En ella, también se definen las obligaciones y responsabilidades de otros agentes involucrados en su cuidado y protección como padres, profesores, profesionales de la salud, investigadores y los propios niños y niñas.

Los retos de la infancia

Dependiendo del país en el que se encuentren, las condiciones de vida y los derechos de los niños y niñas varían. Pese a que la Convención establece un conjunto de derechos de obligado cumplimiento para los Estados firmantes relacionados con la vida, la salud, la educación, el derecho a jugar, a la vida familiar, a estar protegidos de la violencia, a no ser discriminados y a que se escuchen sus opiniones, existen muchas regiones del mundo en las que no se respetan.
Si bien es cierto que se han producido grandes avances en el último medio siglo, todavía hay muchos retos que afrontar con respecto a la infancia. 2.200 millones de niños y niñas de todo el mundo viven en situación de pobreza (de los cuales, 385 millones se encuentra en situación de pobreza extrema), más de 2.000 millones no reciben una atención médica básica, 264 millones no están escolarizados y 5,6 millones de niños y niñas menores de cinco años murieron el año pasado por causas que podían haberse prevenido. Además, 1,2 millones son víctimas de situaciones de abuso (explotación laboral, sexual, mendicidad, tráfico de droga y de órganos, etc.).
Por otra parte, la crisis provocada por la pandemia agravó la situación de desigualdad de muchos niños y niñas, poniendo en peligro no solo los derechos relacionados con la salud, sino también con otros ámbitos como la educación. Es necesario abordar estas demandas extraordinarias y buscar soluciones para evitar la vulneración de derechos fundamentales de la infancia en todos los países del mundo:
Derecho a la salud. El Informe Mundial de Nutrición presentado en 2020 señala la desnutrición como uno de los mayores desafíos para la salud de los niños y las niñas.
Derecho a la educación. Millones de niños y niñas en todo el mundo no están escolarizados o no tienen acceso a los recursos necesarios, socavándose sus oportunidades de formarse para un futuro.
Derecho a una nacionalidad. De acuerdo con la información proporcionada por ACNUR, algunos países como Birmania, Costa de Marfil o Tailandia no reconocen la procedencia de los menores y esto los convierte en invisibles, sin tener opción a disfrutar de algunos derechos civiles básicos.
Derecho a una vivienda digna. Hay muchos niños y niñas que no cuentan con un hogar con un mínimo de condiciones que les permita desarrollarse de manera adecuada.

Reimaginar un mundo mejor para las nuevas generaciones

La vulneración de los derechos de la infancia no es un problema que se limita a los países en vías de desarrollo. En España también ocurre. Por eso, en Gadis, con motivo de esta celebración, nos gustaría invitarte a reimaginar un mundo mejor para las nuevas generaciones al que se pueda contribuir con pequeños gestos individuales. En nuestro caso, mantenemos un compromiso firme con la sostenibilidad y el desarrollo local. Como firmantes del Pacto Mundial de la ONU, a través de sus 10 principios, promovemos una mejor gestión empresarial en lo que respecta al medio ambiente, las condiciones laborales, la defensa de los derechos humanos y la lucha contra la corrupción para generar un impacto positivo en la sociedad.
Este compromiso se materializa también en el desarrollo de distintas actuaciones que se alinean con diversos ODS y están relacionadas con la infancia como, por ejemplo, la colaboración con Bancos de Alimentos y distintas ONGs, el apoyo al deporte base e inclusivo, la continuación del programa escolar ALIMENTES DIGITAL, la colaboración con instituciones educativas, el fomento de la conciliación o el uso responsable de los recursos.

Todos tenemos mucho que aportar para construir un mundo mejor para los niños y niñas, ¿no crees?