COCINAR EN FAMILIA

¿Quién ha dicho que los peques deban mantenerse alejados de los fogones? ¡De eso nada! Simplemente hay que tomar las precauciones adecuadas y disfrutar de tiempo de calidad en familia ?

Peques en la cocina

La cocina puede ser un lugar de aprendizaje con infinitos recursos. Podemos aprender sobre biología, anatomía, sociedad, cultura, geografía, matemáticas… y, además, podemos potenciar competencias clave como la creatividad, resolución de problemas, manejo del estrés, igualdad de género… ¿qué más se puede pedir?
La verdad es que visto así apetece empezar ya mismo. Sin embargo, no debemos olvidar que la cocina es un lugar que también está lleno de peligros. Es importante que tomemos unas precauciones adecuadas e incidamos mucho en la seguridad, salud e higiene.

7 consejos para cocinar con peques

1- Empieza cuanto antes
No te cortes, tu pequeño ayudante puede empezar tan pronto como consiga estar sentado. Desde su sillita puede ir mezclando con las manos algunos alimentos. Ubicándolos por colores en diferentes recipientes o desmigar un pan, pelar unos plátanos…
2- Recetas sencillas
Aquí hay que encontrar un equilibrio entre recetas sencillas, saludables y que le apetezcan hacer. Hay que entusiasmarlos con la receta que vamos a realizar, pero si no cuela, es mejor que puedan elegir ellos que lo hagan a desgana. Es muy importante que no le cojan manía ni a cocinar ni a algunos alimentos.
3- Crea un protocolo de seguridad
No hace falta que sea un manual de seguridad y salud laboral en el hogar. Pero sí tener ciertas reglas que sean siempre iguales y que les permitan recordar los peligros. Por ejemplo, cuchillos solo cuando están acompañados. No poder acercarse al horno y mantener las manos pegadas al cuerpo para evitar que se quemen las manos. Subirse a sillas o escaleras cuando están acompañados.  En función de como sea tu cocina, seguro que se te ocurren más.
4- Adapta el espacio y el tamaño.
Los niños viven en un mundo gigante para ellos. Nada está adaptado a su tamaño y esto puede resultar muy frustrante. Hay que ayudarles para que se sientan cómodos e invitados en la cocina. Unas escaleras bien firmes de uno o dos escalones puede que sea suficiente para que lleguen con facilidad y puedan desempeñar todas las tareas necesarias. Si encontramos instrumentos de cocina adaptados para niños también puede ser una gran idea.
5- Deja que innoven
¿Recuerdas la mezcla de refrescos de cola, naranja y limón con patatas fritas propias de los cumples? Pues eso es una parte imprescindible del aprendizaje. ¿Qué quieren mezclar chocolate con salmón? Bueno, ya se darán cuenta de que no casa muy bien, o sí, quién sabe ? Dejarlos innovar les ayuda a entender que no siempre se puede mezclar todo, que las cantidades tienen que ser las exactas en algunas ocasiones (repostería, masas…) y en otras, se puede improvisar más. ¡Como la vida misma!
6- Involucrarlos desde la compra
Esto es un punto muy muy clave. Desde la lista de la compra que hagamos en casa, la hacemos en conjunto. Si saben escribir puede hacerlo y si no puede mirar en la nevera y despensa qué cosas faltan e ir dictando. Este ejercicio es un gran regalo que podemos hacerles ya que están aprendiendo a responsabilizarse, ganar en autonomía y entender cómo llega la comida hasta la mesa. Una vez en el súper, nada como mandarlos a seleccionar los alimentos, comparar precios, leer etiquetas…
7- Limpieza en la cocina
Cocinar es divertido, pero ¿y fregar? ¿qué pasa cuando el relleno de una tarta se desparrama por la encimera y los cajones? Pues que tienen que aprender a limpiarlo también. No podemos caer en la trampa de que lo harán mal así que mejor ya lo hacemos nosotros. Deben aprender a cocinar, lavar y recoger. Puede que necesiten ayuda, en cuyo caso se la ofrecemos. Puede que nos toque volver después y darle un repaso. Pero os aseguramos que valdrá la pena.

Ideas de recetas de Navidad para niños y niñas

Os dejamos este enlace a la web de sapos y princesas que cuentan con 5 recetas para chuparse los dedos. Mencionamos dos de las que más nos han gustado por su sencillez.
Abetos de queso y tomates cherry
Esta idea no tiene nada de complicación. Lo único que necesitamos es cortar lonchas de queso con forma de abetos. Después los decoramos con bolas de medio cherry y pimientos de colores. La estrella la podemos hacer con pimiento amarillo o podemos usar otro queso más amarillo (tipo San Simón o Gouda) para hacerla. Les encantará ayudarnos con los preparativos y mostrarán con mucho orgullo su gran creación en los aperitivos.
Muñeco de nieve de puré de patata
Un delicioso puré de patata casero es una receta ganadora para acompañar carnes y pescados en navidad. Si encima, lo convertimos en un muñeco de nieve, tenemos en el bote tanto a los pequeños cocineros como a los comensales. Ya te imaginas. Hacemos el puré como normalmente (más bien denso) y tienen que hacer dos bolas, una más grande que otra. Después lo podemos decorar con la punta de una zanahoria en la nariz, aceituna en los ojos y botones de verduras. ¡Monísimos!

Fuente: Wing it vegan

¿Cocináis con los peques? ¿Qué trucos usáis? ¿Se os ocurren recetas navideñas? ¡Deseando conocerlas!

Deja un comentario