Arte reciclado con lo que tenemos en casa

Seguro que, durante las últimas semanas, la imaginación y la creatividad se han convertido en tus grandes aliados. Quizá buscabas propuestas de entretenimiento para los más pequeños de la casa o tal vez necesitabas dar rienda suelta a tu vena más artística… Sea como sea, es una opción perfecta para poner en práctica la sostenibilidad mientras realizas una actividad estimulante, a la vez que la dotas de un componente educativo si la realizas en familia. Firmes en nuestra apuesta por las 7Rs, en Gadis tratamos de seguir aportando ideas para dar una segunda vida a esos materiales que tienes en casa y que, de otra forma, acabarían en el cubo de los desperdicios. Hoy queremos que encuentres la manera de convertir botellas de cristal, tapones, bombillas, bolsas de plástico y cualquier otro residuo en piezas de arte reciclado. ¿Ya has oído hablar de esta corriente?

‘Upcycled’ art o arte reciclado

El upcycled art o arte reciclado es un movimiento artístico que surge con un mensaje crítico sobre la cantidad de residuos que genera la sociedad actual. Con la creación de piezas a partir del reciclaje y la reutilización de materiales, esta corriente pretende llamar la atención sobre la necesidad de combatir la contaminación ambiental y adoptar hábitos de consumo responsable. No solo se trata de transformar residuos y darles una nueva utilidad (suprarreciclaje), sino que, mediante este proceso, los materiales empleados adquieren un nuevo valor económico, cultural y social.

 

Si bien es cierto que algunos artistas en el siglo XX ya habían reutilizado materiales para plasmar su arte, el objetivo en aquel momento no iba más allá de la propia creación de la obra. Sin embargo, el arte reciclado nace como una denuncia de la degradación del planeta e introduce el concepto de sostenibilidad en todas las disciplinas de la creación artística, desde la pintura y la escultura hasta la alta costura. En ocasiones, la obra trasciende los límites del arte y del cuidado del medio ambiente y se convierte también en una acción social. Tal es el caso, por ejemplo, del proyecto Social Plastics del artista Gerhard Bär, quien comparte las técnicas que ha desarrollado para el reaprovechamiento del plástico en su Alemania natal con comunidades en vía de desarrollo de otros países.

¿Te apuntas al arte reciclado?

Sin duda alguna, una de las principales ventajas del arte reciclado es el aprovechamiento y la extensión de la vida útil de los materiales, contribuyendo a la reducción de residuos. Por eso, hoy queremos invitarte a que dejes volar tu imaginación para que surja algo creativo a partir de lo que tengas en casa y consigas, así, un nuevo objeto que tenga más valor para ti. No se trata de que te enfrentes a los mismos retos que los artistas, sino de que encuentres la manera de dar utilidad a aquellos objetos que, de no hacerlo, acabarían en el contenedor. Si en la ecuación entran, además, los niños y las niñas, puede convertirse en una herramienta educativa muy interesante para hablarles de las consecuencias de nuestros actos en el entorno y de la importancia de las 7 Rs.

¿Cómo empezar? Lo primero que tienes que hacer es buscar en casa aquellos residuos (periódicos, botellas de cristal o de plástico, latas, bombillas…) que tengan cierto potencial para poder ser reutilizados. Si te gusta investigar, siempre puedes dedicar tiempo a explorar y experimentar con los materiales y sus posibilidades. De lo contrario, decídete por aquello que tengas claro cómo manipular. Aquí te dejamos algunas ideas para inspirarte. Tu imaginación hará el resto 😉

Maceteros con bombillas

¿Has visto lo bonitas que quedan las bombillas de filamentos cuando se usan como maceteros? ¿No te parece una buena manera de dar uso a aquellas que se van fundiendo en casa y que vas sustituyendo por opciones más ecológicas? Con las bombillas, unos alicates y tal vez un poco de silicona caliente o un cordón de algodón podrás conseguirlos:

  • Retira el casquillo de la bombilla con los alicates. Quita la pieza central de color negro que está situada en la parte superior del casquillo y da golpecitos con el alicate para romper la pequeña pieza de cristal que sujeta los filamentos. Has de hacerlo con mucho cuidado para no romper el resto de la bombilla.
  • Una vez rota esa pieza, elimina todo el perímetro del círculo para quitar los posibles picos que hayan podido quedar.
  • Como la pieza se romperá hacia dentro, tienes que sacar todos los restos del interior de la bombilla. Lo mejor es ponerla boca abajo. Cuando ya no quede nada, limpia el cristal de la bombilla por dentro y por fuera con un algodón mojado en alcohol.
  • Puedes hacer un macetero colgante o apoyarlo sobre alguna superficie. Para que quede en pie, tendrás que colocar tres gotitas de silicona caliente en la parte superior de la bombilla. Si no tienes pistola de silicona, puedes recurrir a las lágrimas de silicona autoadhesivas. Si quieres colgarla, basta con que enrolles un cordón de algodón alrededor del casquillo.

Una nueva vida para las cajas de frutas

Ha sido época de fresas y probablemente hayas comprado más de una caja, ¿no es así? Las cajas recicladas se han puesto de moda como elementos decorativos y también pueden usarse para transportar cosas. Por ejemplo, la vajilla para llevar a la mesa. ¿Sabes que es muy sencillo hacer una a tu gusto? Solo tienes que limpiarla bien procurando no humedecerla demasiado. Déjala secar bien. Puedes pintarla y decorarla a tu gusto o forrarla por dentro con algún papel, por ejemplo. Si vas a usar papel, has de lijar la superficie para facilitar que se adhiriera. Puedes usar pegamento en spray para pegar el papel. ¿Qué te parece usar revistas o periódicos para decorarla? No olvides utilizar algún producto fijador para proteger la superficie y evitar que se dañe.

Un soporte para el móvil con el cartón del papel higiénico

Esta propuesta es muy sencilla para realizar con niños. Reúne unos cuantos cartones de papel higiénico (al menos uno por móvil), washi tape y cuatro chinchetas alargadas por cada cartón. Realiza un corte en el cartón de forma que el móvil pueda encajar en él antes de forrarlo con las cintas adhesivas. Una vez forrado, coloca las chinchetas para que actúen como patas del soporte y ¡listo!

¿Te animas a iniciarte en el arte reciclado o ya eres upcycler? Lograrás darle una nueva vida a muchos de los objetos que hay en tu casa con resultados sorprendentes.