3 manualidades sobre carnavales europeos

El carnaval es una fiesta de las más divertidas que encontramos en infinidad de países. Una oportunidad única para explorar con nuestros peques la diversidad de diferentes culturas 😉

¿De dónde vienen los carnavales?

Sus orígenes no están del todo claros, pero todo apunta que lleva con nosotros más de 5.000 años. Podéis echarle un ojo al post de la semana pasada para saber más del origen cristiano.
Sin embargo, egipcios, griegos, romanos, celtas, andinos y diversas culturas africanas ya los celebraban. Solían estar relacionadas con las épocas de finalización de los cultivos y preparación para los nuevos ciclos agrícolas. De manera que sus fechas varían entre el solsticio de invierno y el equinoccio de primavera.
Hemos seleccionado 3 de los más peculiares de Europa para tratar en el aula o en casa con los más pequeños. Sencillas manualidades desde los 4 hasta los 7 años.  
 

1. Carnaval veneciano.

 
El más famosos de Italia y uno de los referentes europeos. Se remonta al S.XI, aunque su época de mayor apogeo la vive en el s.XVIII.
Durante los primeros siglos, Venecia vivía casi medio año de carnaval. Se comenzaban oficialmente el 26 de diciembre y duraba hasta el miércoles de ceniza. Por si fuera poco, algunas licencias eran concedidas para comenzar el 1 octubre y/o alargarse hasta junio. No cabe duda por qué cogió tanta fama el carnaval de esta bella ciudad italiana.
Las máscaras venecianas son mundialmente conocidas. ¿Qué tal si nos sumamos a esta moda?
Primero os proponemos ver un rápido vídeo para empaparnos de Venecia y sus máscaras.
Ya estamos listos para fabricar nuestra máscara. Solamente necesitamos un cartón de huevos y seguir los siguientes pasos:

  1. Cortamos una sección de la huevera que contenga dos agujeros enteros para huevos y otros dos a la mitad. De esta forma tendremos un pico salido hacia fuera y dos hundidos hacia dentro.
  2. Recortamos los sobrantes para quedarnos tan solo con lo que serán los ojos y la nariz.
  3. Cortamos el interior de las partes hundidas para poder ver a través de ellas. Mejor si lo hacemos con forma de rombo.
  4. Pintamos con los colores que más nos gusten.
  5. Ya tan solo queda colocar las gomas o las cintas para poder sujetarlas a la cabeza. ¡A jugar!

Puedes consultar el blog Picklebums, que fue la inspiración para nuestra máscara.
 

2. Carnaval Kukeri

Esta tradición viene del este de Europa y tienen su principal representación en Bulgaria. Es considerado uno de los más antiguos del mundo. Se remonta a tribus Tracias de hace 4.000 años.
Esta es una celebración propia del solsticio de invierno. Su festejo solía coincidir con las primeras nevadas. El objetivo, ahuyentar a los espíritus del invierno para que éste durase lo menos posible. Para ello, se ataviaban con máscaras monstruosas y cencerros que sonaban al unísono.
Hoy en día es una divertida celebración que se mantiene en diferentes zonas de Bulgaria. Su mayor presentación es en la ciudad de Pernik y se celebra a finales de enero. Es conocido como Surva. Seguro que encontramos similitudes con nuestros Peliquieros gallegos 😊
He aquí un vídeo para conocer a los temidos Kukeri.
Para hacer las terroríficas máscaras, nada mejor que cajas de cartón pequeñas y tubos de cartón. Lo único que debemos hacer son agujeros para los ojos y boca y desplegar nuestra imaginación. Como veréis en el vídeo y otras imágenes, cada Kukeri es diferente. Podemos pintar y recortar elementos y después pegárselos para simular pelo, cejas, dientes y/o cuernos.
En la web de Krokotak tenéis algunas ideas más.

 3. Carnaval Chocalheiro

Nuestros vecinos los portugueses también tienen una tradición propia muy arraigada. Los “Caretos de Podence”. Sus orígenes se remontan a épocas romanas, pero se celebran acorde al calendario cristiano. Son propios del norte de Portugal, de la zona de Tras-os-montes.
Ataviados con vistosos colores también portan cencerros combinados con máscaras (caretos) demoníacas.
Aquí os dejamos un vídeo.
Para hacernos con una máscara de Podence en clase o en casa, necesitaremos básicamente cartón. La máscara es de lo más sencilla.

  1. Cortamos el cartón con forma ovalada del tamaño de nuestra cara.
  2. En otro trozo de cartón, recortamos un triángulo equilátero. Doblamos a la mitad el triángulo y medio centímetro de los extremos. Ese medio centímetro nos servirá como pestaña para pegarlo al óvalo de la cara.
  3. Recortamos el espacio para los ojos y boca. Pintamos de rojo. Con rotulador podemos añadir perilla, las cejas y/o bigote.
  4. Podemos recortar un cartón que rodee toda la cabeza y pintarle las franjas de colores. También podemos hacer los cartones por tiras finas acabadas en flecos y pintados de distintos colores.

¿Qué te han parecido estas tradiciones? ¿Las conocías? ¡Estamos deseando ver el resultado!

Si quieres saber más sobre estas y otras tradiciones:

Deja un comentario