Voluntariado ambiental, un planazo para verano.

Ya casi podemos celebrar el solsticio de verano. El 21 de junio, cuando los rayos solares caigan verticalmente sobre el trópico de Cáncer, podremos decir que estamos en verano en el hemisferio norte¡😊 Vacaciones, sol, playa, buenos ratos con nuestras amistades, ocio y tiempo libre. Pero hay veces que no sabemos muy bien qué hacer con él, sobre todo entre los más jóvenes. Por eso una opción muy recomendable es participar en alguna actividad de voluntariado ambiental. ¿No sabes lo qué es? Aquí te lo contamos.

¿Qué es el voluntariado?

Existen diferentes formas de definir el voluntariado. Una de las que más nos gusta es la que considera que es una manera de demostrar solidaridad organizada, una intervención de la comunidad en la resolución de sus problemas. Es una forma voluntaria de ayuda social que se basa en ofrecer de una forma altruista un trabajo que sea necesario para una causa o una organización en concreto. El voluntariado es una llamada expresa a la responsabilidad e implicación de la ciudadanía en el desarrollo comunitario; o lo que es lo mismo, una herramienta que nos facilita el poder participar de forma activa en transformar la realidad que nos rodea.

Existen diferentes dimensiones del voluntariado, entre ellas:

Voluntariado local: en muchos pueblos y ciudades los ayuntamientos organizan actividades de voluntariado para cooperar en actuaciones programadas de desarrollo local. También existen pequeñas asociaciones o entidades locales como, por ejemplo, los bancos de alimentos en donde siempre es bien recibida la ayuda de una mano amiga.
Voluntariado internacional: es el caso de los programas puestos en marcha por ONGs para colaborar en países en vías en desarrollo. Aunque en algunas ocasiones este tipo de programas busca un perfil determinado de personas, no dudes en consultar las diferentes alternativas existentes en entidades como Cruz Roja, ACNUR, Intermón-Oxfam, etc. También puedes buscar organizaciones locales en los países que te interesen.
Voluntariado corporativo: es aquel en donde la actividad voluntaria es impulsada por las empresas. Parece algo realmente nuevo pero un estudio del Observatorio de Voluntariado Corporativo afirma que refleja que el 57% de las empresas españolas con más de 500 empleados llevan a cabo voluntariado corporativo, y más del 60% de las empresas tiene interés en incorporarlo en los próximos años.
Voluntariado puntual: en muchas ocasiones las organizaciones necesitan apoyo para actividades concretas como puede ser unas jornadas de descanso para familias cuidadoras. ¡Si eres socio de alguna entidad de iniciativa social no dudes en preguntar por este tipo de voluntariado!

El voluntariado ambiental

El voluntariado ambiental es aquel que realiza actividades dirigidas a la conservación de la naturaleza. Actividades como la limpieza de ríos y playas, plantaciones forestales, conservación del entorno, estudio de la biodiversidad, son algunas de las diferentes opciones que existen.
El voluntariado ambiental se puede realizar a través de organizaciones privadas como SEO BirdLife con sus programas de cuidado de aves, WWF España en proyectos de conservación, Greenpeace España, o de organismos públicos. Entidades como la Fundación Biodiversidad o el Organismo Autónomo de Parques Nacionales tienen en marcha proyectos de voluntariado:

Programa de voluntariado ambiental en playas y ríos. Fundación Biodiversidad.
Programa de voluntariado juvenil en espacios naturales. Xunta de Galicia
Programa de voluntariado ambiental en espacios naturales de Castilla y León. Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León

En Galicia entidades como Amigos da Terra, ADEGA, Grupo Naturalista Hábitat o la Asociación Gallega por la Custodia del Territorio tienen en marcha diferentes opciones para realizar voluntariado ambiental con ellos.

 

5 consejos para empezar tu aventura como voluntaria/o

1. Sé consciente de todo lo que realmente puedes ofrecer y cuáles son las necesidades reales de las entidades. Lo ideal es que exista un equilibrio entre lo que puedes aportar y lo que la entidad necesita, para que sea una relación ganar-ganar. También es necesario tener claro de cuánto tiempo dispones y cuál va a ser tu nivel de implicación para no sentirse sobrepasado por la situación.
2. Ten mente abierta. Dependiendo de la realidad a la que te enfrentes es posible que sea totalmente distinta a lo ya conocido. Nada mejor que apagar tus juicios y disfrutar de la experiencia de inmersión sin barreras.
3. Haz una lista de tareas. Haz un poco de investigación y aprende algo más sobre el entorno sobre el cual vais a intervenir, los métodos de trabajos, las razones que motivan esas operaciones…
4. Mantén la proactividad. En muchos casos estas organizaciones no tienen personal suficiente como para realizar una gestión inmediata de las necesidades de las personas voluntarias. Así que no te desesperes si tardan unos días en contestar a tu email, no te devuelven la llamada pendiente, no desesperes, sé paciente, pero demuestra que tu interés es verdadero.
5. ¡Disfruta, relájate y aprende a tope! El voluntariado es una de las mejores escuelas informales de la vida. Desarrollas multitud de capacidades que te servirán para el resto de tu vida. Además, es un lugar idóneo para conocer personas afines con las que compartir la experiencia y ¡hacer amigas y amigos de por vida!

¿Te hemos convencido? Esperamos noticias tuyas para contándonos todo sobre tu voluntariado ambiental. ¡No te olvides en dejárnoslas en los comentarios!

Bibliografía

Diputación Foral de Bizkaia (2006). Voluntariado: echar una mano.

Deja un comentario