¿Qué es el batch cooking?

Comer sano no tiene por qué estar reñido con lograr cumplir con tus responsabilidades. Desde hace tiempo, ha entrado con fuerza una nueva tendencia que se llama batch cooking o meal prep. Se trata de reservar unas horas del fin de semana para cocinar y poder tener comida preparada para toda la semana. ¿Te gusta la idea? En este post te proporcionamos toda la información para que puedas poner en práctica el batch cooking.

¿En qué consiste el batch cooking?

Con el ritmo de vida actual, las prisas y las carreras están a la orden del día y una de las grandes damnificadas es la alimentación. Seguramente, cuando estás buscado de dónde sacar el tiempo para llegar a todas las tareas de tu lista, la cocina es la que suele regalarte esos minutos extra que te salvan del aprieto. Sin embargo, es un regalo envenenado. Las consecuencias se notan sobre todo en tu dieta, invadida por productos procesados.

La clave para conseguir comer sano y saludable a diario es la organización. El método batch cooking te permite optimizar tu tiempo. Como su propio nombre indica, se trata de ‘cocinar por lotes’, reservando dos o tres horas a la semana para hacerlo. Si lo deseas, no tendrás que dedicar ni un minuto a la preparación de los menús diarios durante la semana y comerás comida casera todos los días. Si trabajas el fin de semana, puedes organizarlo todo para cocinar unas horas en uno de tus días de descanso. Incluso podrás dejar organizados con antelación los recipientes si te llevas la comida al trabajo.

El objetivo del batch cooking es contribuir a la adquisición de hábitos saludables, facilitando la posibilidad de comer alimentos naturales y de temporada. Sus claves: planificar los menús semanales y cocinarlos en un solo día. Así, podrás tener una alimentación equilibrada y saludable y ahorrarás tiempo. Además, es una propuesta más sostenible, ya que comprarás únicamente lo que tienes previsto cocinar, desperdiciando muchos menos alimentos. ¿Qué necesitas para empezar? Simplemente, planificar el menú semanal, hacer la compra y cocinarlo.

¿Qué debes de tener en cuenta para organizar un menú batch cooking?

A la hora de organizar un menú batch cooking, hay una serie de aspectos que has de tener en cuenta:

• Tienes que prever la conservación. Puedes incluir en el menú comidas que duren al menos cinco días refrigeradas o recurrir a la conservación al vacío. Las preparaciones no pierden valor nutricional y pueden guardarse en la nevera para aguantar toda la semana.
• Diseña un menú saludable y variado, teniendo en cuenta el tiempo de conservación de cada preparación y el día que se consumirá.
• Es recomendable que busques ingredientes o preparaciones que puedas usar en más de un plato de los que componen el menú semanal. Por ejemplo, verduras al horno que podrás combinar con muchos platos.
• Prepara la lista de la compra y ve a hacerla el día que vas a cocinar o el día anterior para que los productos estén frescos.
• Debes tener envases adecuados para guardar las preparaciones. Por favor, evita el plástico y opta por materiales sostenibles como los botes de cristal o las bolsas de silicona con cierre.
• Ten en cuenta el número de comensales para calcular las porciones y guardar la comida.
• Incluye platos que puedas dejar casi listos el día del batch cooking.
• Elige alimentos de temporada. Es una práctica sostenible y, además, estarán a mejor precio y en su momento óptimo de consumo.

Diseño de un menú batch cooking

Tal vez estés pensando en cómo puedes cocinar un menú semanal completo en dos o tres horas. ¡No te preocupes! Te damos algunos trucos para ponértelo un poco más fácil. Por ejemplo, puedes crear cuatro o cinco plantillas semanales para ir alternando y evitar repetir platos durante todo un mes. Esto no solo facilitará la planificación, sino también la lista de la compra.

Para el diseño del menú, ten en cuenta los distintos grupos de alimentos, convirtiendo los vegetales en la base principal. Además, busca la reutilización de un mismo ingrediente en distintos platos y planifícalos en función de la conservación para que estén en perfecto estado y resulten apetecibles a la hora de tomarlos.

Las sopas y cremas de verdura son una opción perfecta como primer plato y se conservan fácilmente. Puedes preparar el caldo y tomarlo como consomé o añadir pasta o cualquier otro ingrediente para hacer la sopa al calentarlo. El gazpacho y el salmorejo no son solo para el verano y lo único que tendrás que hacer es sacarlos de la nevera. En cuanto a la crema de verduras, no añadas patata si vas a congelarla. Afectará a la textura y al sabor.

Deja preparadas guarniciones comodín para distintos platos: quinoa, garbanzos, arroz integral, pisto, verduras asadas… Todos aguantan bien en refrigeración de tres a cinco días. Si guardas la patata con la piel, alargarás su vida útil. Para aprovechar el tiempo, cocina simultaneando el horno y los fogones. Los guisos, las lasañas y canelones, así como los estofados aguantan varios días y puedes prepararlos mientras asas un pollo o un pescado.

El menú ha de responder a los gustos y preferencias de los comensales. Haz una tormenta de ideas, prepara la lista de la compra y ven a Gadis para comenzar. Una vez preparadas las elaboraciones, organiza su conservación para decidir si necesitas congelar. Recuerda que alimentos como las salsas, la lechuga, la cebolla, los huevos cocidos, las patatas o el arroz no soportan la congelación.

El método batch cooking te permitirá ganar tiempo sin renunciar a comer bien. Te ayudará a reducir el estrés y a comprar mejor, evitando desperdiciar alimentos. Anímate a probarlo y cuéntanos si mejora tu salud y tu bienestar.

Deja un comentario