Propiedades, beneficios y calorías del aceite de oliva

El aceite de oliva es un producto muy común en la cocina y que se obtiene presionando las aceitunas enteras. Uno de los elementos que resultan más saludables para la salud del organismo. Pero, ¿cuáles son, precisamente, las propiedades, beneficios y calorías del aceite de oliva?

El aceite de oliva se compone fundamentalmente de ácido oleico y ácidos grasos como el ácido linoleico y el ácido palmítico. Un producto indispensable en la cocina mediterránea y que se emplea para diferentes aplicaciones. De hecho, se puede consumir directamente o como aderezo para ensaladas, para saltear alimentos, etc.

Calorías del aceite de oliva

Por regla general, se estima que en cada 100 gramos de aceite de oliva hay 884 calorías. Otra estimación que se tiene en cuenta es el número de calorías que hay en una cucharada de aceite de oliva, que en este caso son 130 calorías aproximadamente. Una cantidad que resulta perfecta para poder incluir este alimento dentro de cualquier tipo de dieta saludable.

El aceite de oliva cuenta con una alta composición en grasas saludables o insaturadas. No obstante, la composición de estas grasas va a depender de la variedad de aceituna con la que esté elaborado el aceite de oliva.

Propiedades del aceite de oliva

El aceite de oliva tiene una serie de propiedades más que interesantes y beneficiosas para el organismo. Por algo es un alimento que posee un protagonismo considerable dentro de la dieta mediterránea.

Beneficios del aceite de oliva

Propiedades antibacterianas

Los ácidos oleanólicos y maslínicos presentes en las aceitunas poseen propiedades antimicrobianas. Diversas investigaciones vienen probando en la actualidad los efectos del aceite de oliva frente a diversas bacterias que afectan al cuerpo humano.

Una de las bacterias contra las que actúa el aceite de oliva es la Heliobacter pylori. Esta bacteria es responsable de la mayoría de las úlceras y cáncer gástrico. Los compuestos fenólicos y los flavonoides que existen en el aceite de oliva son muy beneficiosos frente a este tipo de bacterias.

Propiedades antioxidantes

Los ácidos grasos monoinsaturados (ácido linoleico, vitamina E y polifenoles) que contiene el aceite de oliva poseen un elevado grado de antioxidantes naturales. Estos compuestos químicos son fundamentales para eliminar todas aquellas sustancias que sean perjudiciales para la salud del organismo.

Al eliminar y reducir estas sustancias, las propiedades antioxidantes del aceite de oliva van a disminuir los riesgos de padecer alguna enfermedad cardiovascular. Además, reducirán las posibilidades de contraer diabetes y el nivel de colesterol en la sangre. Sin olvidarnos de que los antioxidantes naturales ralentizan el envejecimiento general del organismo.

Beneficios del aceite de oliva

Además de hablar de las propiedades del aceite de oliva, tenemos que mencionar los múltiples beneficios que posee este alimento. Incluirlo en tu dieta es de vital importancia si quieres disfrutar de una serie de cuidados fundamentales.

Propiedades del aceite de oliva

Reduce el colesterol y protege la salud cardiovascular

El consumo de aceite de oliva reduce los niveles de colesterol malo (LDL) en la sangre gracias a su alto contenido en polifenoles. Pero, además, el aceite de oliva contiene fitoesteroles, que se encargan de incrementar el nivel de colesterol bueno (HDL). Esta disminución del colesterol a partir de las grasas monoinsaturadas del aceite de oliva va a prevenir la posible aparición de enfermedades cardiovasculares.

Asimismo, el aceite de oliva reduce la inflamación, mejora la función del revestimiento de los vasos sanguíneos y ayuda a prevenir la coagulación no deseada de la sangre. Por otro lado, es un alimento que facilita el control de la glucosa y de la tensión arterial. De hecho, el aceite de oliva es el encargado de transportar el colesterol que sobre en las arterias hasta el hígado para que este órgano lo elimine.

Mejora la salud intestinal y los sistemas inmunológico y cognitivo

Los polifenoles que contiene el aceite de oliva son muy beneficiosos para la flora intestinal y el microbiota que se halla en el interior. Estos polifenoles actúan alimentando las bacterias intestinales que amortiguan la inflamación y ayudan a que el intestino tenga una vida mucho más saludable.

Por otro lado, hay que destacar que los antioxidantes naturales del aceite de oliva mejoran el sistema inmunológico del organismo. De hecho, hay diversos estudios que han probado que el consumo de aceite de oliva incrementa el número de células que se encargan del sistema defensivo del cuerpo.

Hay que destacar, por último, que estos mismos polifenoles presentes en el aceite de oliva potencian el nacimiento de nuevas neuronas. Gracias a esto se obtiene mejor memoria y un sistema cognitivo más desarrollado. Además, las grasas monoinsaturadas favorecen la formación de membrana celulares y el tejido cerebral.