Meriendas de verano para playa o montaña

La merienda es la mejor manera de reponer energía para que, al llegar la cena, no tengamos un apetito desmesurado y evitemos comer en exceso antes de acostarnos. En el caso de los más pequeños, es incluso más necesaria para mantener el ritmo de su actividad, sobre todo en las tardes de verano en las que no hay descanso. ¿No has oído que la playa y la montaña dan hambre? El agua, la arena, la naturaleza… Todo invita a estar en movimiento y no parar. Por eso, es importante pensar en propuestas saludables para merendar que resulten atractivas y sabrosas, ¿no crees?

En Gadis siempre insistimos en la importancia de diseñar menús con productos de temporada, locales o de proximidad, no solo para que tu dieta sea sostenible, sino también para que disfrutes de esos alimentos en su punto óptimo. Este año, además, hemos puesto a tu disposición una nueva herramienta para la adquisición de hábitos saludables y responsables: el plato ALIMENTES. El menú saludable. Esta guía visual sirve de ayuda para que planifiques las comidas principales del día con las proporciones adecuadas de cada grupo de alimentos. Siguiendo esas recomendaciones, hoy vamos a compartir contigo algunas ideas de meriendas de verano para la playa o la montaña con sugerencias que puedas llevar fácilmente a cualquier destino. ¿Te apuntas a las meriendas saludables este verano?

Tips para una merienda saludable

Una merienda saludable no implica renuncias, sino elegir los ingredientes adecuados. Aquí tienes algunos tips para lograrlo:
– Los bocadillos son un comodín para cualquier excursión porque se transportan fácilmente y no requieren nada especial para su conservación. ¿Cómo lograr que sean saludables? En primer lugar, respeta las recomendaciones sobre las cantidades diarias, es decir, no hagas macrobocadillos. Sabemos que resultan muy apetitosos, pero hay que dejar sitio para el resto de grupos de alimentos 😉. Utiliza pan integral y elige entre las múltiples opciones que tienes para rellenarlo: alguna conserva de pescado como melva, atún o caballa, algún paté vegetal tipo hummus, alguna carne blanca como pavo, vegetales como aguacate, tomate, lechuga, espinacas, etc. Se pueden preparar al gusto de cada uno.
– La fruta siempre es una opción refrescante y una fuente de hidratación por su contenido en agua. Aprovecha las de temporada, que estarán muy sabrosas: sandía, melón, cerezas, melocotón, nectarinas, paraguayos, higos, ciruelas… La opción más cómoda es llevarlas ya cortadas en algún recipiente que las conserve frescas. También puedes preparar brochetas, algún batido o granizado u optar por fruta deshidratada. Los helados son difíciles de conservar cuando se va a estar fuera varias horas.

– Los frutos secos son muy nutritivos y una importante fuente de energía. Tienes mucha variedad donde elegir porque aquí no hay temporada 😉. Solo procura que sean al natural o tostados, evitando los fritos. Si te gustan las pipas, mejor sin sal y sentimos decirte que los kikos o maicitos no se consideran frutos secos.
– Si te apetece algo dulce, prepara algún postre casero sin añadir azúcar. Recuerda que puedes endulzar con plátano, pasas o dátiles, por ejemplo.
– Con la bebida no has de complicarte la vida. El agua es la que más quita la sed y la mejor opción, sobre todo en los meses de más calor. Recurre a botellas reutilizables que mantienen la temperatura para tenerla siempre fresca.

Meriendas de verano para la playa y la montaña

Crudités con guacamole

Las crudités son una opción ideal para las meriendas estivales en la playa o la montaña porque son fáciles de preparar y transportar. En esta ocasión, te proponemos acompañarlas con guacamole porque es muy refrescante, pero puedes llevar hummus de cualquier legumbre o vegetal si te gusta más.

Para las verduras, elige las que más te gusten: zanahoria, pepino, pimiento, calabacín, tomates cherry… Córtalas en forma de bastoncillo para que sea más fácil coger el guacamole. Aquí te dejamos la receta.

Ingredientes
– 2 aguacates
– 1 tomate maduro
– Media cebolla
– 1 diente de ajo
– Sal
– Pimienta
– Zumo de media lima

Preparación
– Corta el aguacate, quítale el hueso y la piel con una cuchara.
– Lava y corta el tomate en daditos.
– Pela la cebolla y el diente de ajo y córtalo en trozos grandes.
– Exprime la lima.
– Añade todos los ingredientes al vaso de la batidora y tritura hasta obtener la textura deseada. Guárdalo en un recipiente en la nevera hasta que vayáis a salir.

Galletas de avena y plátano

Ingredientes
– 2 plátanos maduros
– 60 g de avena
– Canela
– Pasas, chocolate negro o dátiles (para endulzar)

Preparación
– Chafa con un tenedor dos plátanos bien maduros. Aportarán dulzor a las galletas, así que quizá no necesites añadir nada más para edulcorar.
– Mezcla los plátanos con la avena.
– Añade la canela y, si quieres, unas pasas, chocolate negro o dátiles. Decide en función de los comensales 😉.
– Ve haciendo bolitas con la masa y aplánalas un poco. Puedes usar dos cucharas para que sea más fácil. También puedes usar un molde de galletas. Colócalas en una bandeja para el horno.
– Precalienta el horno a 180º y, cuando tengas todas las bolitas, hornea durante unos 20 minutos.
– Deja enfriar y guárdalas en una lata para que se conserven más frescas.

Batido de frambuesa y melocotón

Ingredientes
– Frambuesas
– 1 melocotón
– Medio vaso de leche de almendra
– Un chorrito de zumo de limón
– Zumo de una naranja

Pon en un vaso o recipiente las frambuesas, el melocotón cortado y la leche de almendra para batir. Si lo prefieres, puedes usar otro tipo de bebida vegetal, la que más te guste. Añade un chorrito de zumo de limón y el zumo de naranja y vuelve a batir. Guárdalo en una botella isotérmica y mételo en la nevera hasta que vayas a marcharte. Tendrás un batido refrescante y delicioso para la merienda.

¿Qué te parecen estas sugerencias para tus salidas a la playa o a la montaña? ¿Vas a probarlas?