La importancia de la educación ambiental

Es necesario concienciar y sensibilizar sobre el efecto que nuestros hábitos y rutinas generan en el entorno que nos rodea, ¿no te parece? En este sentido, la importancia de la educación ambiental es innegable y, desde Gadis, queremos compartir contigo las claves para animar a las personas a cuidar y proteger el medio ambiente con pequeños gestos como, por ejemplo, la separación de residuos, el uso de medios de transporte de emisión cero o apagar una luz cuando no se necesita. ¡Todo suma a la hora de proteger el planeta!

Quizá te sorprenda saber que la pandemia no fue la responsable de la primera emergencia declarada este año en España. En enero ya se declaró la emergencia climática y ambiental en nuestro país. El impacto del cambio climático, sobre el que la comunidad científica y algunos sectores civiles llevan tiempo alertando, obligaba a tomar una decisión, declarar la emergencia climática y ambiental. Esta tiene como objetivo lograr un desarrollo sostenible, situando a las personas y al planeta en el centro de la acción y estableciendo el camino hacia la transición ecológica. Sin duda, la colaboración ciudadana es crucial en el éxito de esta iniciativa y la educación ambiental es un instrumento fundamental. ¿Quieres saber de qué hablamos cuando decimos educación ambiental? ¡Sigue leyendo!

¿Qué es la educación ambiental?

En 1975, se celebró en Belgrado el Seminario Internacional de Educación Ambiental, en el que se establecieron los principios de la educación ambiental en el marco de los programas de las Naciones Unidas. Como resultado, se publicó la Carta de Belgrado, en la que se recogen sus objetivos y funciones. De acuerdo con este documento, la educación ambiental pretende formar a una población mundial consciente y preocupada por el medio ambiente y los problemas que le afectan. Consiste en informar y concienciar sobre la importancia de proteger y cuidar el entorno natural, con el fin de generar hábitos y conductas que contribuyan a mitigar los desafíos actuales e incorporar herramientas para prevenirlos y resolverlos. Además de enseñar y sensibilizar, la educación ambiental busca también transmitir valores y actitudes que promuevan el uso racional de los recursos naturales, haciendo tomar conciencia a la población de la realidad global del planeta y de las consecuencias de sus acciones sobre la naturaleza y sobre sus conciudadanos y conciudadanas.

En definitiva, la educación ambiental aumenta la concienciación y el conocimiento sobre la protección del entorno y mejora las habilidades para tomar decisiones y resolver problemas al respecto, fomentando los siguientes aspectos:

  • Conocimiento del entorno y de la situación actual del planeta.
  • Conciencia y sensibilidad sobre el cuidado del entorno y los desafíos ambientales.
  • Actitudes de preocupación por el entorno y de interés por mejorar la situación actual.
  • Habilidades para identificar y contribuir a resolver los desafíos ambientales.
  • Participación en actividades que contribuyan a resolver los desafíos ambientales.

La importancia de la educación ambiental

La educación ambiental está dirigida a la población en general y se realiza bien a través de la educación formal, con la inclusión de contenidos curriculares en la educación reglada, bien de una manera no formal, ya que su objetivo principal es aumentar la concienciación y el conocimiento de los ciudadanos y las ciudadanas sobre temáticas o problemas ambientales. Se trata de un proceso permanente, a lo largo de la vida de todas las personas, por el cual la población y las comunidades adquieren conciencia de su medio, así como conocimientos, valores, destrezas y experiencia suficientes para actuar, individual y colectivamente, en la resolución de los desafíos ambientales presentes y futuros.

En una crisis climática como la que asola nuestro planeta, parece obvia la importancia de la educación ambiental. Es necesario que seamos conscientes de la situación de emergencia a la que nos enfrentamos para contribuir en la implementación de medidas adecuadas, tanto a nivel global como en el ámbito individual y personal, adoptando hábitos respetuosos con el medio ambiente. Solo así, se podrá frenar el declive del planeta. Si bien es cierto que, en los últimos dos años, se ha despertado una creciente preocupación por los desafíos ambientales, sobre todo entre los más jóvenes, todavía queda un largo camino por recorrer para alcanzar los objetivos que garantizarían un desarrollo sostenible.

La educación ambiental es la responsable de dar a conocer las causas que alteran el entorno para lograr reducir su impacto. Desde las etapas más tempranas hasta las más veteranas. ¡No hay edad para aprender a cuidar del planeta!

Como dato curioso os decimos que en España han transcurrido más de 20 años desde que se publicó el Libro Blanco de la Educación Ambiental en España. En la actualidad la educación para la sostenibilidad es el formato que sustituye y complementa a la educación ambiental. ¡Y aquí desde Gadis tenemos mucho que contar!

Alimentes es nuestro programa de educación para la sostenibilidad que llevamos más de 15 años impulsando en colegios de toda Galicia y Castilla y León. Está centrado en cuatro ejes temáticos: consumo responsable, desperdicio alimentario, alimentación saludable y vida activa. Hemos elaborado unidades didácticas para el personal docente y fichas de ejercicios, adaptadas al nivel evolutivo de las niñas y niños; así como material de apoyo para las familias. Tienes toda la información en Gadis Saludable.

Cinco tips para que cuides el medio ambiente en tu vida cotidiana

Tus hábitos también pueden contribuir al cuidado del medio ambiente y, con ellos, puedes participar en la educación ambiental de quienes te rodean 😉.

  • Apaga la luz cuando no sea necesaria. En tu casa, en tu lugar de trabajo o cuando visites a la familia… Es un pequeño gesto con el que fomentarás el uso racional de los recursos. Y ya no solo la luz, también todos los aparatos electrónicos que puedas. Desenchufa los cargadores de los móviles, apaga el ordenador y no lo dejes en stanby, etc.
  • Evita los plásticos. Lleva tus bolsas reutilizables a la compra y trata de evitar los recipientes de un solo uso. Si es indispensable, procura reciclarlos correctamente para evitar que acaben en un sitio inadecuado.
  • Recicla tus residuos. Separa envases ligeros, papel, cartón, vidrio, etc. y deposítalos en el contenedor adecuado. ¡No olvides acercar al punto limpio todos aquellos objetos que no tengan cabida en los contenedores habituales!
  • Reduce tus desplazamientos en coche. Si no es posible llegar andando, en bicicleta o cualquier otro medio de emisión cero a tu destino, recurre al transporte público o comparte coche con personas que van al mismo sitio o a alguna zona cercana. ¡Apuesta por la responsabilidad en tu movilidad!
  • ¡Apúntate al plogging! O si no te atrae el running, simplemente aprovecha alguno de tus paseos para limpiar la zona que recorres.

¿Eras consciente de la importancia de la educación ambiental? ¿Crees que se pueden hacer más cosas para tratar de combatir la emergencia climática? ¡Cuéntanos! Estamos deseando escucharte.

Deja un comentario