Ecología en la oficina. ¡Es posible!

El próximo 23 de septiembre, la ONU celebra en Nueva York la Cumbre sobre la Acción Climática para tratar de impulsar una serie de medidas que pongan freno al mayor desafío de nuestro tiempo: el cambio climático. Nos encontramos ante un momento decisivo y es necesario que todos aunemos esfuerzos para combatir la situación. La sociedad civil también puede poner su granito de arena para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible adoptados en 2015. ¿Quieres ser parte activa del cambio? Seguramente, el reciclaje y el ahorro energético son prácticas de ecología cotidianas en tu hogar, pero ¿y en la oficina?

Ser ecológico en la oficina es posible

Ahora, que te estás reincorporando a la rutina laboral tras las vacaciones, es un buen momento para tratar de introducir ciertos hábitos también en el ámbito laboral. Es evidente que no todo está en tus manos, pero cada vez hay más empresas que se unen al movimiento ecológico para reducir su impacto medioambiental. Independientemente de que la tuya pertenezca a ese grupo, hay pequeños gestos que puedes realizar de manera individual y, sobre todo, puedes tratar de concienciar al resto de la plantilla para que participen en la transformación. ¡¿Qué mejor manera de hacerlo que con tu ejemplo?! En Gadis queremos ayudarte a dar el paso.

La oficina es uno de los lugares en los que puedes llevar a cabo más acciones para ser ecológico. Si lo piensas, pasas un tercio del día en tu puesto de trabajo, así que es una de tus principales fuentes de generación de residuos y de consumo energético. Por eso, es necesario mantener las mismas actitudes respetuosas con el medio ambiente que ya practicas en tu casa. No hablamos de nada excepcional. Simplemente, tienes que integrar pequeños hábitos que no requieren esfuerzo alguno y que, de extenderse en toda la oficina, podrían tener un efecto muy positivo en el entorno.

¿Qué puedes hacer de manera individual?

Tal vez no te lo hayas planteado nunca, pero hay varios aspectos que puedes modificar para minimizar tu impacto sobre el medio ambiente cuando trabajas:

  • 1. Si es posible, ve andando o en bicicleta a la oficina. Si no es viable, trata de usar el transporte público u organízate con otros compañeros para ir juntos a trabajar. Una parte importante de las emisiones de dióxido de carbono generadas por una empresa están relacionadas con el traslado de sus trabajadores a la oficina. Estos residuos pueden reducirse con el uso de medios de transporte de emisión cero, por ejemplo.
  • 2. Evita el uso del ascensor, salvo que sea imprescindible, y opta por subir las escaleras. Además estarás incorporando un hábito de vida saludable.
  • 3. Si tu oficina tiene buenas ventanas, trata de sacar el máximo provecho a la luz natural. Apaga las luces cuando no sean necesarias. Es una práctica que puede reducir notablemente el consumo de energía. Si no es tu caso, trata de usar bombillas de bajo consumo. No solo ahorrarás energía, sino que reducirás residuos porque duran más tiempo.
  • 4. Prescinde de materiales desechables en el almuerzo y a la hora del café. Lleva una taza, un vaso o lo que creas que vayas a necesitar. Ten siempre a mano una bolsa de tela para evitar usar bolsas de plástico. Siempre que puedas, trata de beber agua del grifo. Así previenes los residuos que genera el agua embotellada.
  • 5. Reduce el consumo de papel. Hoy en día, la tecnología nos facilita poner en práctica esta medida con discos duros externos, memorias USB y sistemas de comunicación inmediata. Es recomendable también que uses papel reciclado y que evites el papel blanqueado con cloro porque es nocivo para el medio ambiente.
  • 6. Separa tus residuos (papel, tóner, plástico…) para poder reciclarlos de manera adecuada. Esto también incluye los dispositivos y utensilios que quizás tengas que llevar al punto limpio.
  • 7. Imprime lo indispensable y, a ser posible, a dos caras. Disminuirás el consumo de papel, de cartuchos o de tóner y de electricidad.
  • 8. Apaga tu ordenador (incluido el monitor) cuando termines tu jornada. Con ese gesto, ahorrarás energía, prolongarás su vida útil y evitarás que la oficina se recargue con el calor que desprende su maquinaria. Si no vas a usarlo durante un rato, apaga, el monitor. Es un consumo inútil de energía.
  • 9. Apaga todos los dispositivos electrónicos antes de irte a casa. ¿Sabías que entre el 30% y el 40% del consumo energético de una impresora se produce en el periodo en el que está en stand by?
  • 10. Usa los sistemas de calefacción y refrigeración con moderación. No es necesario estar en manga corta en invierno ni ponerse una chaqueta en verano dentro de la oficina.
  • 11. Presta atención a los pequeños detalles. A veces, la comodidad nos lleva a consumir recursos. Por ejemplo, no recurras a un buscador si conoces ya la dirección de la web a la que quieres acceder. Ahorrarás tiempo y energía.

Estos son solo algunos consejos para que puedas incorporar nuevos hábitos de ecología a tu rutina en la oficina. Es una forma sencilla de contribuir al cuidado del medio ambiente y de iniciar una transformación en tu empresa. ¿Te animas a demostrar que es posible una oficina ecológica?

Deja un comentario