Día Mundial del Corazón

El corazón ha sido tema central de la medicina, las artes, la filosofía o de la lingüística desde los tiempos más remotos. Hoy en día, sigue siendo uno de los emoticonos más utilizados. Es la parte más apasionada. La más leal. La más dulce. Es el centro de todo. 

Día mundial del corazón.

El, 29 de setiembre, celebramos el Día mundial del corazón. A pesar de ser el símbolo universal del amor, las enfermedades cardiovasculares (ECV) son la principal causa de muerte a nivel mundial.  La buena noticia es que la mayoría de las ECVs puede prevenirse gracias a unos hábitos saludables de vida. Por eso, la Federación Mundial del Corazón con el apoyo de la OMS y la UNESCO, ha designado este día para dar a conocer las enfermedades asociadas y su prevención.  

¿Qué son las enfermedades cardiovasculares?

Las enfermedades cardiovasculares son un grupo de desórdenes del corazón y vasos sanguíneos que pueden llegar a provocar ataques al corazón y accidentes vasculares y cerebrales. La principal causa es la acumulación de depósitos de grasa en los vasos sanguíneos que acaba entorpeciendo la circulación de la sangre hacia el cerebro o el corazón.
 

Factores de riesgo.

Una dieta insana, inactividad física y consumo de tabaco y alcohol, son las principales causas. Todos estos hábitos conducen a afecciones tales como la hipertensión, la diabetes, la hipercolesterolemia, el sobrepeso y/o la obesidad. Este tipo de enfermedades no transmisibles, se convierten en los principales factores de riesgo para sufrir ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, insuficiencia cardíaca y otras complicaciones.
 

Algunos datos:

  • En España, en el 2015, se dieron más de 220.000 ataques al corazón, anginas de pecho e infartos cerebrales según los últimos datos del Estudio RECALCAR (2017).
  • El 50,5% de la población adulta española (23 millones de personas), tiene hipercolesterolemia, según datos del Estudio de Nutrición y Riesgo Cardiovascular de España (ENRICA, 2011)
  • Según este mismo estudio (ENRICA, 2011), Galicia, Canarias, Extremadura y Región de Murcia son las comunidades con los niveles de colesterol más altos.
  • Uno de cada tres españoles muere anualmente por enfermedad cardiovascular, siendo la primera causa de mortalidad. (Menús con corazón, 2016)
  • Se estima que el 80% de las muertes por enfermedad cardiovascular se podrían evitar con unos hábitos de vida saludables. (Menús con corazón, 2016).

 

Hábitos de vida cardiosaludables:

  • Nada de tabaco. Dejar de fumar es uno de los mayores regalos que podemos hacerle a nuestra salud.
  • Reducir el consumo de alcohol. Un consumo moderado de alcohol no es perjudicial pero sí su abuso.
  • Llevar una dieta rica y variada, alta en frutas, verduras y productos frescos y baja en grasas, sal, azúcares y productos procesados. Los frutos secos naturales, en especial, las nueces son grandes aliadas del corazón.
  • Actividad física regular y adaptada a nuestras capacidades. Paseos habituales a un ritmo moderado son la mayor recomendación.
  • Bajos niveles de estrés y ansiedad. Aprender a gestionar las emociones y situaciones para evitar perder la calma y la tranquilidad, debe ser una prioridad en nuestro día a día.
  • Sueño reparador y placentero. El descanso proporciona el equilibrio necesario para que nuestro cuerpo y mente funcionen correctamente.

6 ideas cardiosaludables:

Recuerda que para llevar unos hábitos de vida saludable no es necesario realizar grandes ni drásticos cambios.

  • Planificar nuestros menús para asegurarnos de incluir las 5 raciones de fruta y verdura, frutos secos, pescado azul, cereales integrales y legumbres.
  • ¿Te gustan los perros? Si la respuesta es sí, no encontrarás un aliado mejor para tu corazón y el suyo. Disfruta de largos paseos a su lado. Si no lo tienes recuerda que las protectoras de animales tienen a ese compañero tan cardiosaludable que andas buscando 😉 Y si no te gustan, ¡no es excusa! Siempre se puede convencer a una amiga o amigo para que te acompañe en tus caminatas.
  • Reduce la sal y el azúcar poco a poco. Una pizca menos cada día. Así nos iremos acostumbrando al sabor natural de los alimentos casi sin darnos cuenta.
  • Experimentar con nuevas recetas nos ayudará a comprar más productos frescos y menos procesados. Nada como la comida hecha en casa.
  • Aprende a practicar mindfulness. Es una técnica milenaria perfeccionada por la más moderna neurociencia y psicología actual. Nos permite aprender a concentrarnos en el momento presente y reducir el estrés y la ansiedad.
  • Tómate en serio tus horas de sueño. Al igual que tenemos rutinas de entrenamiento o trabajo, debemos tenerlas de sueño. Dormir unas 7-8 horas diarias es clave. Mantener unos horarios constantes y no usar el móvil en la hora anterior, ayuda a conciliar mejor el sueño.

 
Fuentes para consultar:

Deja un comentario