Día das Letras Galegas 2020

En esta primavera extraña, no podremos festejar en las calles el Día das Letras Galegas. La situación actual ha obligado a la Real Academia Galega a aplazar su celebración hasta el próximo 31 de octubre. Será entonces cuando se rendirá tributo con actos a la labor de Ricardo Carvalho Calero que logró la canonización de la historia de la literatura gallega. Con la nueva fecha, la institución ha querido hacer un guiño al nacimiento del intelectual ferrolano, quien hubiera cumplido 110 años el día anterior. Sin embargo, a pesar de estos cambios, tanto desde la RAG como desde la Xunta de Galicia, se han puesto en marcha distintas iniciativas para lograr que el 17 de mayo se convierta en una celebración virtual colectiva que permita homenajear su figura. Parece, pues, que el 2020 nos brindará la posibilidad de conmemorar dos veces la importancia de la creación literaria en gallego y recordar la importancia de proteger esta lengua. Gadis siempre ha mantenido un vínculo especial con las Letras Galegas y no encontramos mejor manera para celebrar este día que la lectura. Por eso, hoy te recomendamos algunas obras contemporáneas con las que poder disfrutar de la literatura gallega el próximo domingo.

Cinco lecturas para celebrar el Día das Letras Galegas

Desde finales del siglo XX, el sector literario gallego se ha ido ampliando de tal manera que, en la actualidad, no es difícil encontrar obras de cualquier género literario. Con esta selección, hemos apostado por propuestas contemporáneas que seguro harán que quieras leer más literatura gallega.

1. Código Morse de Xavier Alcalá

Ambientada en una aldea gallega, la novela de Xavier Alcalá arranca en la guerra civil y la posguerra, con su secuela de guerrillas y huidos, hasta llegar a nuestros días. Código morse recrea la vida de un pazo, en la que su protagonista, siendo un niño, descubre la existencia de un secreto celosamente guardado por las sucesivas generaciones de su familia desde la época de los corsarios. Él, un hombre de ciencias, cartesiano, educado en la idea de que solo existe aquello que se puede formular, es el narrador de una historia de misterio salpicada por elementos pasionales como la codicia, el amor y el odio. El autor sumerge al lector en un relato en el que los mensajes codificados, los espejos y el transmundo configuran un universo que no solo refleja la vida de la casa familiar, sino también los cambios sociales que revolucionan un ambiente en apariencia tranquilo, encontrando de manera inesperada una ayuda para resolver el enigma.

2. Vidas post-it de Iolanda Zuñiga

Iolanda Zuñiga escribió su opera prima, que tuvo una gran acogida entre los lectores, en los post-it del restaurante de comida rápida en el que trabajaba. El libro reúne un compendio de microrrelatos concisos y veloces, que conforman una suerte de recetario de fracasos. Narran el día a día de personajes urbanos asfixiados por las exigencias de un mundo que los oprime, que les exige historias de éxito tanto en su vida personal como profesional, mostrando su cara más cruda. Trata temas universales como la incomunicación, la soledad, el desamor o la violencia y otro tipo de miserias que se convierten en el elemento opresor de los protagonistas. Quizá la forma en la que fue concebida la obra se refleja en el estilo de su prosa, directo y rotundo, que confiere la sensación de encontrarnos ante tráilers de películas que muestran la parte más oscura de vidas marcadas por un naufragio personal o colectivo.

3. Un tipo listo de Xosé Monteagudo

Galardonada con el Premio García Barros 2009, la novela comienza con la muerte de un director de una sucursal bancaria de Vigo. El descubrimiento de su cadáver revela un desfalco sin precedentes, que hace recaer las sospechas sobre los hijos del fallecido. Una compleja trama financiera y sus repercusiones legales son quizá el menor de los problemas a los que se enfrentan, ya que la oscura personalidad del padre les sitúa ante un inquietante legado. Una especie de crónica familiar y social que plantea una reflexión sobre las relaciones paterno-filiales y las consecuencias familiares de una herencia, así como el precio que se ha de pagar para lograr una trayectoria exitosa. La trama mantiene en tensión al lector dosificando la información, al tiempo que lo introduce en una historia de secretos y medias verdades con mucho suspense.

4. Herba moura de Teresa Moure

Esta novela, ganadora del Premio Xerais 2005, fantasea sobre la vida y las pasiones de Descartes a través de la perspectiva de tres mujeres: Einés Andrade, una estudiante que está elaborando su tesis sobre el pensador, la reina Cristina de Suecia y Hélne Jans, una bruja residente en Amsterdam que es su amante. A través de una miscelánea de textos (cartas, poemas, recetarios, herbarios) y de recursos estilísticos, la autora construye una novela que pretende resaltar el papel de la mujer en la historia. Asimismo, puede considerarse también una oda a los distintos tipos de pasión que va presentando: el amor, el conocimiento, la amistad, la maternidad, la lectura y la palabra.

5. O último barco de Domingo Villar

El inspector Leo Caldas vuelve a ser el protagonista de la última novela de Domingo Villar. Ambientada en el área de Vigo como las dos entregas anteriores, esta vez todo sucede en torno a la desaparición de Mónica Andrade, una mujer que no se presentó a una comida familiar ni a las clases que debía impartir al día siguiente. El autor vuelve a tejer una historia dentro de ese mundo particular que ha construido en el género de la novela negra. Con un tiempo y espacio determinados, crea laberintos de misterios, en los que se entremezclan historias personales, y muestra que, como en el mar, la más apacible de las superficies puede ocultar un fondo oscuro de devastadoras corrientes. Diez años después, el detective vigués vuelve a enganchar a los lectores como ya lo hiciera en Ollos de auga y A praia dos afogados.

¿Tienes alguna recomendación para celebrar esta conmemoración? Esperamos que disfrutes de la celebración, seguro que amenizada por las palabras de alguno de los autores que han contribuido a forjarla. ¡Feliz Día das Letras Galegas!

Deja un comentario