Descanso saludable

Dormir bien y suficiente es tan necesario como comer bien y ejercitarse

El sueño y la salud

¿Os habéis parado a pensar que cuando un niño pequeño llora sin razón aparente, decimos que tiene sueño? Lo decimos porque sabemos que el humor en los bebés es directamente proporcional al descanso que tengan. Sin embargo, a medida que crecemos nos olvidamos de esto y, acaso, ¿no deberíamos pensar lo mismo de los adultos?
El sueño influye tanto en la salud física como mental. El cuerpo y la mente necesitan recuperarse del estrés del día. Puede que a veces no seamos conscientes de cuánto necesitamos una buena siesta. Intentamos suplantar la necesidad de dormir con elevadas dosis de cafeína, que son perjudiciales para un sueño reparador a la noche.
Dormir más y mejor es un sencillo consejo que podemos aplicar ya mismo para una vida saludable. El descanso afecta a las hormonas de crecimiento y del estrés, al sistema inmunitario, al apetito, la respiración, la presión arterial y la salud mental y cardiovascular, entre otras funciones básicas. Para mantener a nuestro organismo funcionando correctamente, dormir es imprescindible
 

¿Para qué sirve dormir?
Podríamos pensar que dormir es una pérdida de tiempo. Nada más lejos de la realidad. Para tener una vida plena y disfrutarla al máximo, debemos descansar adecuadamente.
Después de una buena noche de descanso, nuestro humor mejora. Tenemos los reflejos más agudizados, nuestros niveles de energía son más altos y podemos rendir más tanto física como intelectualmente.
La falta de sueño se relaciona con el sobrepeso y la obesidad. Los niños que duermen menos horas de las recomendadas tienen más posibilidades de ser adultos con sobrepeso. Así mismo, el sobrepeso y la obesidad dificultan un sueño placentero. Lo cual se convierte en una espiral poco saludable.
También existe relación entre la falta de sueño y la enfermedad mental. Ansiedad, depresión, estrés…, e incluso otras afecciones pueden desencadenarse de no dormir bien. Al igual que comentábamos en el caso anterior, la enfermedad mental puede provocar trastornos del sueño que dificultan que este sea placentero y reparador.
Tomarnos en serio la cantidad y calidad del sueño, debe ser una prioridad en nuestras vidas.

¿Cuántas horas hay que dormir?

Pues en esto de las horas como en la mayoría de las veces, cada cuerpo es único. Hay personas que con 6 horas están frescas como una lechuga recién recogida. Otras necesitan al menos 9 para poder enfrentarse al día con energía.
Los bebés duermen en torno a las 16 horas al día. Los niños y niñas deben dormir alrededor de unas 10 horas. Los adultos, entre 6 y 9 en función de las necesidades de cada uno.
Como ya hemos comentado, además de la cantidad, es muy importante la calidad del sueño. Prestad atención a los próximos consejos 😉
 

¿Cómo podemos mejorar la calidad del sueño?

Podemos cuidar el entorno:

  • Temperatura media en el dormitorio, ni mucho frío ni mucho calor.
  • Espacio ventilado sin llegar a tener corriente.
  • Oscuridad y silencio.
  • Mejor dejar los aparatos electrónicos fuera de la habitación.
  • Reservar la cama para dormir. Se recomienda no realizar otras actividades como leer, ver la tele o escuchar la radio…

También podemos prepararnos a lo largo del día y antes de ir a dormir para mejorar la calidad del sueño:

  • Si dormimos siestas, mejor limitarlas a 30 minutos aproximadamente.
  • No consumir cafeína en exceso.
  • El consumo de alcohol y tabaco dificultan un sueño reparador.
  • Hacer ejercicio físico adecuado a nuestras necesidades.
  • Evitar el ejercicio intenso justo antes de acostarnos o la visión de imágenes impactantes o estresantes (películas, libros, programas de radio…).
  • Mantener una rutina de acostarse y levantarse a las mismas horas.
  • Cenar lo más alejado posible al momento de irte a la cama.
  • Practicar alguna técnica de relajación y/o respiración.
  • Tomar algo caliente y calmante (tipo camomila o tila) por las noches antes de ir a dormir.

 
No cabe duda de que el descanso forma parte de una vida saludable. Todas las áreas de nuestra vida están interconectadas y se afectan unas a otras. Dormir bien ayuda a sintetizar mejor los nutrientes y a regenerar nuestro organismo. Gracias a un descanso de calidad, nos será más sencillo mantener un peso saludable, mejorar nuestra salud mental y sentirnos con más motivación para practicar ejercicio.
 

¡Cuídate de la noche a la mañana!

Podes consultar máis información nos seguintes enlaces:

(2009) Harvard Medical School. Sleep and mental health. Once viewed only as symptoms, sleep problems may actually contribute to psychiatric disorders.

Deja un comentario