Desayunos para los días de vacaciones de Navidad

Entramos en una época en la que nuestros menús suelen tender al exceso porque solemos cocinar en grandes cantidades estos días y hay muchas tentaciones rondándonos. Es importante tener cuidado y prestar atención a los desayunos, que marcan la rutina del día. Las cenas copiosas, por ejemplo, pueden mitigar el apetito por la mañana al levantarse, pero, si nos saltamos el desayuno, corremos el peligro de picar algo menos saludable a media mañana, ¿no crees? Los niños y las niñas se quedan en casa durante un par de semanas y los horarios se desajustan, afectando también a las comidas. Por eso, nos hemos propuesto ayudarte a organizar los desayunos para los días de vacaciones de Navidad con un doble objetivo: que sean saludables y divertidos, pero también que ayuden a reducir el desperdicio alimentario de estas fechas. Para ello, nos valdremos de nuestra herramienta estrella del año: el plato ALIMENTES. El menú saludable. A estas alturas, nuestra guía visual para lograr el equilibrio en las comidas del día debería haberse convertido en un must 😉. ¿Quieres un plan para tus desayunos de estas fiestas? ¡Sigue leyendo!

Desayunos para los días de vacaciones de Navidad

No son fechas para ser inflexibles y seguro que habrá alguna concesión durante las próximas dos semanas, pero nos gustaría ayudarte a mantener algún hábito que garantice una dieta “más o menos” saludable entre tanta celebración. Ya sabes que la planificación es el arma secreta para lograrlo y te vamos a dar algunos tips para que puedas organizar tus desayunos antes de presentarte nuestras sugerencias:
– El desayuno debería representar el 20% de tu ingesta diaria y tiene que incluir al menos una pieza de fruta. Decimos pieza porque no debería sustituirse por zumo.
– Puede ser el momento del día para incluir un lácteo, que correspondería al apartado de proteínas del plato (25%). También podrías optar por huevos o alguna carne blanca como el pavo o el pollo, por ejemplo.
– Los granos integrales o patatas no pueden representar más de un 25% del plato. En el caso de que te gusten los desayunos “al uso”, puedes incluir pan integral, avena, granola, etc. Evita los cereales industriales con azúcares añadidos. Si quieres un capricho navideño, apuesta por algún dulce casero con “control” de ingredientes 😉.
– Apuesta por frutas y verduras de temporada. Estarán más sabrosas y tu desayuno será mucho más sostenible.
– Hay muchas grasas saludables a las que puedes recurrir para aportar color y sabor a tus desayunos: frutos secos, aguacate, salmón… ¡Al gusto del comensal!
– Como te decimos siempre, el equilibrio entre los distintos grupos de alimentos no tiene que lograrse en todas las comidas de manera individual, sino en conjunto a lo largo del día.

Cinco desayunos navideños

Ya sabes que nos gusta apostar por la creatividad para lograr menús variados y divertidos, y en estas fechas ¡no iba a ser menos! Sin duda, se convertirá en tu mejor aliada para reaprovechar algunas de las sobras de las celebraciones e incorporar una nueva variable sostenible a tus propuestas.

 

Bocadillo de pavo/pollo, queso fresco, tomate y lechuga

Si has preparado pollo o pavo para la cena de Nochebuena o la comida de Navidad, podrás utilizar las sobras para preparar el desayuno del día 26. Pan integral (tostado o sin tostar), el pollo o pavo desmenuzado, una rodajita de queso fresco, tres o cuatro rodajas de tomate y unas hojas de lechuga o espinaca para restarle sequedad. Puedes aliñar con un poquito de aceite de oliva virgen extra y tendrás un desayuno que podrás llevar de paseo si os apetece moveros después de tanta comilona. Es una opción que te permite múltiples combinaciones con los ingredientes que más te gusten. El único requisito: que sean saludables. Y quien dice pollo, también puede decir bacalao o cualquier otro pescado que hayas cocinado estas fiestas.

Yogur con frutos navideños

Seguro que también habrán sobrado dátiles, uvas pasas, higos y cualquier otro fruto de los que se suele incluir en las bandejas de dulces navideños. Elige los que más os gusten a cada uno, trocéalos y añádelos a un yogur. Si quieres darle un toque crujiente, puedes usar nueces, avellanas o almendras. El punto dulce ya lo ponen los frutos navideños. En vez de yogur, puedes utilizar pudding de chía o porridge y añadir así los cereales integrales al plato. ¡Tú eliges!

Granola casera con uvas

Normalmente, nos pasamos comprando uvas en estas fechas. Al final, en Nochevieja, solo comemos 12 cada uno y el resto se quedan rondando por la cocina varios días. ¿Qué te parece continuar la tradición de la suerte que brinda este alimento incluyéndolas en uno de los primeros desayunos del 2022? Prepara una granola casera o busca una comercial que sea lo más natural posible y añade las uvas troceadas. Aportará frescor al desayuno y una sensación de ligereza.

Tostada de aguacate y tomate

Si algo sobra en todas las fiestas es pan y muchas veces no sabemos qué hacer con él. Puedes congelarlo e ir aprovechándolo para las tostadas de los desayunos de estos días. Aquí te proponemos una versión sencilla, saludable y deliciosa. Puedes utilizar el aguacate en rodajas o preparar una crema con aceite de oliva, albahaca y semillas variadas. Decidas lo que decidas, lo colocas directamente sobre el pan integral tostado para sostener las rodajas de tomate y aliñas con un poco de sal y aceite de oliva.

Crema de verduras

Es probable que también haya sobrado parte de la guarnición. Con esas patatas y verduras, puedes preparar una crema que sería un desayuno depurativo perfecto después de los excesos, ¿no te parece? Quizá la sorpresa de la propuesta convenza a los más pequeños de la casa por encontrarla extravagante. Si no es así, siempre se puede dejar alguna verdura sin triturar para aportar un toque divertido al plato y lograr que les entre por la vista.

 

¿Te gustan estos desayunos navideños? ¿Crees que podrás reutilizar las sobras de tus menús navideños? ¡Felices fiestas!