Consejos para teletrabajar mejor

El coronavirus ha dado paso a una nueva realidad laboral, en la que el teletrabajo se ha convertido en una pieza clave. Entre las medidas adoptadas para evitar la propagación del virus y minimizar el impacto del confinamiento sobre la actividad productiva y económica del país, se estableció el carácter prioritario del teletrabajo, siempre y cuando fuese posible. Asimismo, la batería de medidas aprobadas en el Real Decreto Ley 15/2020 de 21 de abril prorroga dos meses más su carácter prioritario, es decir, el teletrabajo se prolongará hasta tres meses más en nuestras vidas. No obstante, todo apunta a que la “nueva normalidad” a la que nos iremos incorporando paulatinamente en las próximas semanas afianzará el papel preferente del teletrabajo. Por eso, desde Gadis queremos compartir contigo algunos consejos para teletrabajar mejor.

Consejos para teletrabajar mejor

Antes de la crisis de la COVID19, en España, apenas un 4,3% de los trabajadores se conectaba a distancia para desempeñar su trabajo según las estadísticas de Eurostat. El estudio semestral de Adecco, presentado el pasado marzo, ofrece cifras un poco más elevadas, reflejando un continuo crecimiento de la proporción de personas que trabajan, al menos ocasionalmente, desde su hogar. Así, atribuye un porcentaje del 7,9% al total de trabajadores que teletrabajaron durante el cuarto trimestre de 2019, registrando un máximo histórico y un aumento interanual de cuatro décimas respecto al año anterior. Entre las regiones con mayor crecimiento de teletrabajo en ese periodo, se encuentra Galicia con un 10,3% y un incremento interanual del 1,3%.

Esta pandemia está acelerando una tendencia que ya estaba al alza en nuestro país. El teletrabajo se ha convertido en una ventaja competitiva y diferencial para hacer frente a la crisis que estamos viviendo. Asimismo, es una opción que permite ahorrar tiempo y facilita la conciliación de la vida personal y profesional, pero necesita unas pautas para ser implementada. Si el teletrabajo es una situación nueva para ti, seguramente ya te habrás dado cuenta de que es fácil caer en algunos hábitos que afectan a tu productividad. No siempre es fácil la conciliación en el hogar y, sin embargo, el trabajo no es menos exigente. Aquí te dejamos algunos consejos que esperamos que te ayuden:

1. Crea un espacio de trabajo cómodo adaptado a tus necesidades

Es importante que utilices un lugar exclusivo para trabajar. Evita el sofá, la cama, la cocina o cualquier otro espacio en el que puedas distraerte. El desorden o la asociación con otras obligaciones dificultan la concentración. Es conveniente, además, que puedas mantener cierta privacidad o que, al menos, puedas evitar interrupciones cada poco tiempo. No olvides cuestiones como la ergonomía, la ventilación y la luz natural. Influyen, notablemente, en tu rendimiento. Trata de aportar elementos que lo conviertan en un sitio agradable en el que te guste estar. A todos nos apetece trabajar en un sitio bonito y es la manera de garantizar una buena imagen cuando te conectas por videollamada 😉

2. Planifica tus horarios y mantén hábitos estrictos

Establece una rutina diaria con el mismo horario de trabajo. La planificación es fundamental. Despiértate con tiempo suficiente para ducharte y desayunar antes de empezar a trabajar. Sin duda, iniciarás la jornada con otra energía. Organízate para dedicar las horas más productivas al trabajo más duro y las menos productivas al más monótono. Así, evitarás jornadas interminables de trabajo, la gente sabrá cuando estás en tu horario laboral y aumentará tu productividad. Antes de comenzar, puedes marcarte los objetivos de la jornada para motivarte.

3. Mantén una comunicación continua y fluida con compañeros, superiores y clientela

Al trabajar desde casa, puedes tener cierta sensación de aislamiento. Por eso, es importante mantener un contacto fluido con tu equipo, con tus superiores y con tus clientes. Es una manera de mejorar tu productividad y de mantener tu motivación. Hoy en día, la tecnología nos ofrece múltiples herramientas para la comunicación en distintos ámbitos, desde la organización del trabajo en equipo hasta las reuniones virtuales.

4. Evita el sedentarismo

Márcate algún objetivo para hacer ejercicio y no descuides tu alimentación. Tampoco olvides levantarte de vez en cuando para realizar algunos estiramientos y evita las malas posturas. Las contracturas aparecen con facilidad si pasamos mucho tiempo en la misma posición.

5. Separa el ocio de las obligaciones laborales

Un riesgo del teletrabajo es no diferenciar bien el tiempo de ocio del laboral. Es importante establecer determinadas normas para evitar que uno interfiera en el otro. En los momentos de descanso, no consultes el correo de trabajo ni introduzcas ninguna tarea relacionada con él. Mientras estás trabajando, evita aquello que genere distracción: no consultes redes sociales, no respondas a llamadas de carácter personal, evita realizar tareas del hogar, etc.

6. Cuida tu imagen

Ropa cómoda sí, pero sin olvidar que estás trabajando y que quizá tengas que atender una videollamada en cualquier momento. ¡Nada de pijama! Porque, inevitablemente, estás mandando a tu cerebro la señal equivocada. Trabajar con la misma ropa con la que duermes puede generar una sensación de relajación y aletargo.

7. Música instrumental

La música es una buena compañera, pero es conveniente que cuides tu selección. Mejor sin letra y con un ritmo que invite a trabajar o, al menos, no distraiga. Has de evitar cualquier elemento que robe tu atención. La radio solo para aquellas actividades monótonas que no requieran mucha concentración.

8. Apaga el ordenador al finalizar la jornada

Este es un hábito importante que te ayudará a desconectar y evitar pensar constantemente en tu trabajo. Conviene que estés alerta a las señales que indican que tu trabajo invade tu tiempo de ocio y familiar para frenarlas. Si dejas el ordenador hibernando, es más fácil caer en la tentación de ir a rematar una tarea cuando ya has finalizado el horario establecido. Es necesario que tengas tiempo libre y que sea de calidad.

¿Te has iniciado en el teletrabajo debido a la emergencia sanitaria? ¿Qué te ha funcionado para lograr una mejor conciliación entre tu vida laboral y familiar?

Deja un comentario