¿Qué son los alimentos ecológicos?

Los productos de agricultura ecológica son aquellos que se producen de la manera más natural posible. Sin químicos de síntesis.
Los alimentos ecológicos siguen un sistema de cultivo que respeta el medio ambiente y que conserva la fertilidad de la tierra mediante la optimización de los recursos naturales. Están certificados y sometidos a estrictos controles, que aseguran toda la cadena del origen al fin.

Alimentos como los de antes

Cuando hablamos de agricultura ecológica lo hacemos desde la innovación, pero con la vista puesta en el pasado. Es decir, muchas personas podrían pensar que esto es una novedad. Sin embargo, seguramente fuera la forma en la que nuestros y nuestras abuelas produjesen alimentos. La producción ecológica parte de las formas de producción tradicionales, pero incorporando los conocimientos y controles científicos más recientes.
¿Nostalgia del sabor de una lechuga de aldea? ¿Una zanahoria recién sacada de la tierra? ¿Un cocido “de los de antes”? Los alimentos ecológicos pueden ser la respuesta. Veamos por qué.

¿Saben mejor los alimentos ecológicos?

Los alimentos ecológicos los podemos encontrar tanto frescos como procesados. En el caso de los procesados, no podemos asegurar que el sabor es mejor, ya que se basa en percepciones subjetivas de cada persona.
En cuanto a los frescos, sí podríamos afirmar que es más fácil que nos encontremos con un sabor más “de verdad”. Esta forma de producción respeta los ciclos tradicionales de la tierra tanto a nivel local como de temporada. Esto se traduce en alimentos que crecen acordes a su naturaleza con todo el sabor propio.

¿Son más sanos los alimentos ecológicos?

Podemos afirmar que los alimentos ecológicos son más sanos que los de producción masiva. Sobre todo, si entendemos la salud como concepto más amplio e incluimos la salud del planeta.
Algunos impactos en el medioambiente son:

  • Reducen la contaminación del aire, los suelos y el agua.
  • Optimizan la salud y la productividad de plantas, animales y personas.
  • Para evitar recurrir de forma intensiva a los fertilizantes y pesticidas, los cultivos ecológicos cuentan con medidas diversas. Por un lado, está la rotación de cultivos para evitar la incidencia de enfermedades. Por otro lado, el uso de variedades vegetales más resistentes, adaptadas al medio local y con mayor variabilidad genética.
  • Promueven la biodiversidad y evitan la disminución de especies silvestres y auxiliares como las abejas, claves para la polinización.

Organizaciones internacionales como la FAO o la Unión Europea defienden el impacto en la salud humana de los productos ecológicos. Aunque los estudios realizados presentan porcentajes variables, y, a falta de estudios a largo plazo, existen algunas conclusiones comunes.  En general, muestran un menor contenido de nitratos y menor presencia de residuos pesticidas. En la mayoría se han encontrado niveles más altos de vitamina C y compuestos fenólicos.
Si comparamos los productos ecológicos con otros, notaremos una diferencia considerable en el precio. He aquí algunas las razones:

  • Desarrollo del mercado. En España, líder europeo en producción de alimentos ecológicos, su consumo está poco extendido. En otros países con un mayor consumo de productos ecológicos como Alemania o Dinamarca, la diferencia de precio se encuentra tan solo en torno a un 10 %.
  • Costes ocultos. Los sistemas de cultivo ecológico permiten evitar costes ambientales como la contaminación de acuíferos o la erosión de suelos, que están asociados a los cultivos convencionales. Estos costes no figuran en el precio final de los productos de producción masiva.
  • Costes de personal. La necesidad de más personal para el desarrollo de la agroecología, también influyen en el coste final del producto.
  • Menor volumen productivo. Las producciones ecológicas, al respetar al máximo el ciclo natural y no estar modificadas para aumentar rendimientos, dan lugar a cosechas más reducidas.

No obstante, si consideramos darle más valor a la alimentación dentro de nuestras compras, por su relevancia para nuestra salud y la del planeta, los productos ecológicos son una buena opción. No tenemos por qué cambiarnos al 100% de un día para otro. Podemos ir incorporando paulatinamente estos alimentos.
 
Para más información:

 

Deja un comentario