Patatas Nemesia

Entrante
El nombre que hemos dado a este plato proviene del nombre de la cocinera que servía en el Pazo de la Peregrina, morada del escritor Manuel Linares Rivas y que llegó a hacerse muy popular entre su círculo de amistades.
 : Fácil
 : 2 horas
 : Seis personas
 : Primavera

 

  • 2 Patatas medianas por persona
  • 100 gramos de jamón
  • Leche
  • 75 gramos de mantequilla
  • Unas hojas de perejil
  • Sal y pimienta blanca

 

  1. Lavamos las patatas, las secamos y las ponemos a asar sin pelarlas durante hora y media a fuego lento. 
  2. Cuando comienzan a estar blandas, cortamos la parte de arriba y las vaciamos con la ayuda de una cucharilla. 
  3. El relleno extraído se pasa por un pasapurés, junto con mantequilla, leche y un golpe de pimienta blanca, procurando que quede un puré muy cremoso. También le añadimos el jamón, del que se reserva un poco para poner encima de las patatas. 
  4. Finalmente, rellenamos las patatas con el puré y las metemos al horno para calentar. Las servimos adornadas por encima con un poco de jamón y perejil muy picado.

 

Freír el jamón en un poco de aceite realza el sabor de este plato. De todas formas, recomendamos no exagerar con los trocitos de jamón, ya que restaría protagonismo a la patata.

 

La patata y la tierra gallega van íntimamente vinculadas, por lo que no dudamos en combinarlas con un vino blanco D.O. Valdeorras con uva 100 por cien godello, tal como el blanco joven de Viña Somoza, seco, sabroso y equilibrado.


Budín de verdura

Entrante
Si por falta de tiempo no hay posibilidad de elaborar la salsa, el budín admite también una buena salsa de tomate.
 : Media
 : 90 minutos
 : Ocho personas
 : Verano

 

  • 2 Lechugas
  • Un repollo blanco
  • 4 Zanahorias grandes
  • 200 Gramos de guisantes
  • 300 Gramos de judías verdes
  • 5 Huevos para las verduras
  • 250 Gramos de tocino entreverado
  • 100 Gramos de jamón picado
  • Sal
  • Pan rallado
  • Para la salsa: Una cebolla grande, Harina, 3 Cucharadas de aceite, Vino blanco, agua y sal. 

 

  1. Cocemos las verduras, las escurrimos bien y las picamos. Después, las echamos en un bol y les incorporamos el huevo y el tocino que previamente también se ha picado.
  2. Preparamos todo en un molde redondo, untado de aceite y pan rallado, en el que depositamos las verduras, añadiendo la sal.
  3. Después, lo introducimos en el horno, ya calentado, al baño de María durante tres cuartos de hora.
  4. Finalmente, desmoldamos las verduras en una fuente redonda, las cubrimos con un poco de la salsa y las adornamos con unos pocos guisantes, zanahorias y jamón frito. El resto de la salsa las servimos en una salsera aparte, muy caliente.
Cómo hacer la salsa española: Picamos la cebolla y la doramos en aceite. Después, le echamos la harina y rehogamos hasta que la harina esté un poco tostada. Es entonces cuando añadimos el vino blanco, el agua y la sal. Dejamos  cocer hasta que esté un poco espesa y, finalmente, la pasamos por un colador.

 

En flaneras pequeñas se pueden preparar pequeños búdines individuales. Esta receta admite perfectamente el congelado. Si por falta de tiempo no hay posibilidad de elaborar la salsa, el budín admite también una buena salsa de tomate.

 

El Gran Feudo rosado, D.O. Navarra, con un excelente nivel calidad/precio y que ofrece muy buen maridaje, tanto con verduras como con pastas.


Ensalada de gulas

Entrante
Como en todas las ensaladas que están integradas por diferentes componentes, estos pueden variar.
 : Fácil
 : 15 minutos
 : Cuatro personas
 : Verano

 

  • Dos paquetes de gulas
  • Un diente de ajo y una guindilla para las gulas
  • 200 Gramos de tomatitos cherry
  • Un sobre de berros
  • 200 Gramos de queso fresco
  • Aceto de Módena
  • Aceite de oliva extra virgen
  • Sal

 

  1. En una cazuela de barro ponemos una pequeña cantidad de aceite y freímos ahí un diente de ajo cortado en láminas, al que le añadimos la guindilla y, finalmente, rehogamos las gulas durante un momento para que adquieran sabor (ajo y guindilla se pueden retirar después).
  2. Lavamos los berros, los escurrimos bien y los colocamos en una ensaladera.
  3. A continuación, les incorporamos los tomates cherry cortados por la mitad, el queso cortado en cuadraditos y finalmente las gulas.
  4. Antes de servir, salamos el plato con sal fina y le añadimos un chorro de aceite y unas gotas de aceto de Módena. 

 

Como en todas las ensaladas que están integradas por diferentes componentes, estos pueden variar. Por ejemplo, si no se encuentran berros, podemos sustituirlos por escarola, o bien, por hojas de verduras variadas.

 

A un plato alegre, un vino alegre; de las bodegas Hidalgo de Sanlúcar de Barrameda hemos seleccionado su premiada manzanilla La Gitana, un auténtico clásico.


Huevos sobre escalivada

Plato
Este popular plato catalán, cuyo significado es asar al calor del “caliú” (rescoldo de fuego de leña), presenta ahora una nueva variante a la que se le ha añadido un huevo frito. Todo un manjar que casa a la perfección con las verduras asadas.
 : Fácil
 : 90 minutos
 : Seis personas
 : Verano

 

  • 6 Huevos
  • 4 Pimientos rojos
  • 4 Berenjenas
  • Un manojo de cebolletas tiernas
  • 2 Ajos (opcional)
  • Aceite de oliva y sal
  • 6 Rebanadas

 

  1.  En primer lugar, envolvemos los pimientos, las berenjenas y las cebolletas en papel de aluminio y los metemos en horno, ya precalentado, a 180º. Los mantendremos durante hora y cuarto aproximadamente, dándoles vuelta de vez en cuando para que se hagan bien por todas partes.
  2. Una vez sacados del horno, pelamos los pimientos y les quitamos las semillas. Entonces, los cortamos en tiras regulares de forma longitudinal, igual que las berenjenas (estas pueden servirse con piel) y finalmente las cebolletas. 
  3.  Todo esto lo rociamos con aceite de oliva y sal y, si queremos, con un poco de ajo picado. Reservamos todas las verduras.
  4. Freímos de la forma acostumbrada las seis rebanadas de pan payés y los seis huevos.
  5. Colocamos el pan frito en una fuente. Encima, repartimos un poco de escalivada y, por último, coronamos el plato con el huevo frito.

 

La escalivada admite también unos buenos tomates. Estos se pondrán al horno a última hora y también se pelarán y limpiarán de pepitas.

 

Excusamos decir que con este plato el perfecto maridaje se produce, claro está, con un vino catalán de la D.O. Penedés. De la conocida bodega de Miguel Torres hemos seleccionado uno de sus caldos más interesantes, el magnífico Atrium, un vino que no defrauda.


Rissotto alla milanesa

Plato
Siempre suele sobrar en la fuente una cierta cantidad de arroz con su correspondiente acompañamiento.
 : Media
 : 1 hora
 : Seis personas
 : verano

 

  • 600 Gramos de arroz
  • 2 Pechugas de pollo
  • 100 Gramos de guisantes
  • Una bandeja de champiñones
  • 100 Gramos de jamón serrano
  • 100 Gramos de queso rallado
  • Sal

 

  1. Ponemos a hervir en una olla con abundante agua todas las verduras para hacer un caldo. Cuando esté hirviendo, se echa el pollo entero. Se sala.
  2. Aparte, en una cazuela, se fríe el jamón ya picado. Cuando está dorado se echa el arroz (100 gramos por persona), se rehoga bien y se añade el caldo anterior colado (el doble de arroz 600 gramos de arroz 1.200 de líquido), hasta que esté cocido.
  3. A continuación, freímos los champiñones previamente laminados. Se echan en un cazo los champiñones, los guisantes y la carne del pollo desmenuzada y limpia, con un poco de caldo y se calienta.
Para montar el plato: Sobre una bandeja, que previamente se haya calentado para evitar que se enfríe, se pone una capa de arroz, otra del pollo, guisantes, champiñones y queso rallado. A continuación, otra capa de arroz. Se termina coronando el arroz con el jamoncito picado y el queso rallado.

Como en todos los platos de arroz, el comensal siempre debe esperar por el plato a fin de que esté caliente y en su punto.

 

Siempre suele sobrar en la fuente una cierta cantidad de arroz con su correspondiente acompañamiento. Calentándolo de nuevo y acompañado de huevos fritos, constituye una buena cena.

 

Aconsejamos, de las conocidas bodegas de Juan Alcorta, un Azpilicueta crianza de D.O. La Rioja, vino intenso y de largo gusto que casa a la perfección con el arroz y los entrantes. 


Escalopines con nata

Plato
Receta sencilla y muy rápida. Perfecta para los días con poco tiempo.
 : Fácil
 : 30 minutos
 : Seis personas
 : Verano

 

  • 18 Filetes pequeños de ternera
  • Una bandeja de champiñones
  • Nata liquida
  • Harina
  • Sal y pimienta

 

  1. En primer lugar, cortamos los filetes en piezas de tamaño pequeño, los salamos y los pasamos por la harina.
  2. Después, los freímos vuelta y vuelta.
  3. En el aceite de freír echamos una cucharada de harina, rehogamos, añadimos un vasito de vino blanco y agua. Dejamos hervir y colamos.
  4. A continuación, echamos esta mezcla por encima de los filetes, que se han colocado en una olla, y lo dejamos cocer todo durante 15 minutos.
  5. Al final, incorporamos la nata líquida y los champiñones fileteados.
  6. Se calienta todo y se sirve.

 

Es importante, como en todos los platos de carne, y sobre todo en los que se puede aprovechar “los finales” de la pieza, limpiarla bien de pellejos y cortar los filetes uniformemente para que presenten un buen aspecto.

 

Para esta receta aconsejamos vino tinto D.O. Ribera del Duero, Señorío de Nava, que combina bien con pastas y carnes a la plancha, por lo que resulta un buen compañero de este plato.


Natillas con puré de frambuesa

Postre
Las clásicas natillas, a través de esta fórmula tan sencilla, se ven realzadas, constituyendo un postre original y apetitoso.
 : Media
 : 30 minutos
 : Seis personas
 : Verano

 

  • 100 Gramos de frambuesas
  • 6 Yemas de huevo
  • ½ Litro de leche
  • 150 Gramos de azúcar
  • Monda de limón
  • 1 Palo de canela

 

  1. Ponemos a hervir medio litro de leche junto a una monda del limón y el palito de canela, dejándose cocer durante un momento.
  2. En un cazo, mejor que no sea de aluminio, batimos bien las yemas y el azúcar, cuidando de revolver con una cuchara de madera. Cuando ya están bien batidas, se les va añadiendo poco a poco la leche. 
  3. Una vez que tenemos todo bien mezclado, lo acercamos al fuego, revolviendo sin parar con la cuchara para evitar que se corte. Antes de comenzar a hervir, cuando desaparece de la superficie la espuma y la cuchara sale empañada de una capa delgada, se retira del fuego. 
  4. Mientras se enfrían las natillas vamos triturando las frambuesas, procurando seleccionar las que están más maduras, añadiéndoles un poco de azúcar y unas gotas de zumo de limón. Se pasan entonces por el chino, a fin de que queden en un puré muy suave.
  5. Por último, servimos todo en un recipiente individual que no sea demasiado hondo, poniendo un poco de natilla y, en el centro, tres cucharaditas del puré de frambuesa.

 

Para evitar que las natillas se corten tan fácilmente, se les puede poner una cucharadita de maizena. Por otro lado, en el caso de no encontrar frambuesas, se puede hacer un puré de fresas siguiendo los mismos pasos.

 

Un vino de Moscatel o un Pedro Ximénez combinan bien con este singular postre que mezcla la amargura de la fruta con el dulzor de la natilla.


Pastel de chocolate

Postre
Antes de comenzar con esta original receta, una interesante variante de los pasteles de chocolate, queremos advertir que el molde donde se vaya a preparar, ya sea grande o en pastelitos individuales, no debe ser demasiado alto, ya que el chocolate debe quedar muy jugoso por dentro. Aunque la receta es sencilla, es importante “cogerle el punto”.
 : Fácil
 : 40 minutos
 : Ocho personas
 : Verano

 

  • 300 Gramos de chocolate
  • 5 Huevos
  • 100 Gramos de mantequilla
  • 2 Cucharadas de leche entera
  • 1 Cucharada de harina

 

  1. Ponemos a fundir el chocolate con la mantequilla y la leche a baño de María.
  2. Una vez fundido, lo retiramos del fuego y le añadimos una cucharada de harina, revolviéndolo a conciencia con una espátula.
  3. Una vez fría la mezcla, incorporamos las claras batidas a punto de nieve.
  4. Lo vertimos todo en un molde que previamente hemos untado de mantequilla y enharinado y lo ponemos al horno durante 20 minutos a temperatura media.

 

Este postre se puede acompañar de nata agria. Otro acompañamiento que liga perfectamente son las populares natillas, con lo que podemos aprovechar las yemas de los huevos que hemos usado.

 

Para este plato no dudamos en aconsejar un Pedro Ximénez Reserva Familia, caldo intenso que logra un perfecto maridaje con el chocolate.


Caldo de primavera

Plato
Las patatas nuevas, los guisantes tiernos, las judías crujientes: todas estas exquisiteces anuncian cada año la llegada de la primavera. Pecado sería no buscar una preparación con la que podamos saborear estos productos.
 : Fácil
 : 1 hora
 : Seis personas
 : Primavera

 

  • 3 Patatas grandes
  • 3 Lechugas
  • 100 Gramos de guisantes
  • 50 Gramos de judías verdes
  • 4 Zanahorias
  • 6 Cucharadas de tapioca
  • Un trozo o hueso de jamón
  • Tocino
  • Pimentón dulce
  • Sal

 

  1. Limpiamos y troceamos las lechugas, las judías y las zanahorias.
  2. En abundante agua, cocemos un buen hueso de jamón junto con los guisantes, las lechugas, las judías y las zanahorias, debidamente preparadas.  
  3. Salamos el caldo.  
  4. Cuando la verdura comienza a estar cocida, añadimos las patatas cortadas en cuadrados pequeños.
  5. Cuando el caldo está casi hecho se añade una cucharada de tapioca por comensal, se prueba y se rectifica si es necesario. 
  6. Finalmente incorporamos unos trocitos de tocino que previamente hemos picado y pasado ligeramente por la sartén, adobándolos con una pizca de pimentón. 

 

Este caldo admite toda clase de verduras, procurando que no sean de un sabor muy marcado. Las espinacas, las flores de coliflor troceadas o el nabo ayudan a aumentar la sustancia de este caldo.

 

En caso de caldos o sopas que preceden a un plato principal, podemos servir el vino que se va a continuar bebiendo durante el resto de la comida.


Lubina al horno

Plato
El delicioso sabor a mar de este apreciado pescado se realza con esta receta por el peculiar aroma “a tierra” de los champiñones, logrando un maridaje difícil de superar.
 : Fácil
 : 30 minutos
 : Seis personas
 : Primavera

 


  • Una lubina de un kilo
  • Una bandeja de champiñones o un puñado de setas
  • Un vaso de vino blanco
  • Un limón
  • Dos cucharadas de caldo
  • Una cucharada de aceite
  • Pan rallado
  • Perejil picado
  • 50 gramos de mantequilla
  • Sal
  • Pimienta blanca
  • Limón

 

  1. Esta preparación es muy sencilla. En primer lugar, retiramos con cuidado la espina del pescado abriéndolo en dos y rociándolo con limón y sal.
  2. En una fuente de horno colocamos la lubina, abierta en abanico. Encima de ésta colocamos unas nueces de mantequilla, una cucharada de aceite, el vino, dos cucharadas de caldo y un puñado de setas bien picadas (o enteras), dándoles un golpe de pimienta.
  3. Espolvoreamos el plato con perejil y pan rallado. 
  4. Lo introducimos en el horno, ya precalentado, y esperamos hasta que esté todo cocido y ligeramente dorado. Para una lubina de un kilo se puede calcular un tiempo aproximado de 15 minutos de preparación. 

 

Esta receta se puede aplicar a cualquier tipo de pescado blanco. Como acompañamiento, se pueden preparar unas patatas redondeadas y cocidas, a las que se puede añadir unas nueces de mantequilla y un poco de perejil picado.

 

Sin duda, un vino blanco de la D.O. Rias Baixas, con aroma afrutado y sabor fresco, hará un maridaje perfecto con este sabroso pescado. El Albariño Fillaboa, por ejemplo, reúne todas estas cualidades. 


Spaghetti al ajillo

Entrante
Los spaghetti gozan de la suficiente personalidad y del peculiar sabor que los hace incomparables a cualquier otro alimento. Esta combinación, es una buena prueba de ello.
 : Fácil
 : 30 minutos
 : Seis personas
 : Primavera

 

  • 600 Gramos de spaghetti
  • 3 Dientes de ajo
  • Una guindilla
  • Unas hojas de perejil y de salvia (opcional)
  • Aceite
  • Sal

 

  1. Cocemos los spaghetti en abundante agua salada, añadiendo un chorrito de aceite para procurar que no se peguen durante la cocción.
  2. Mientras tanto, en la cazuela de barro donde vamos a servir el plato, freímos en un fondo de aceite los dientes de ajo, que previamente se han laminado, así como la guindilla entera.
  3. Cuando la pasta está lista, la escurrimos y lo mezclamos en la cazuela con los ajos a fin de que se impregnen bien con el aceite. 
  4. Antes de servir, espolvoreamos nuestro plato con un poco de perejil y hojas de salvia picada.

 

Para pelar los ajos más fácilmente es conveniente sumergirlos en agua fría durante 15 minutos. Se retiran del agua y se guardan, sin tapar, durante toda la noche en frigorífico.

 

Una D.O. Rioja Alta como el Viña Alberdi, sabroso y equilibrado, combinará a la perfección con el picante de la guindilla, que dota de personalidad a este plato.


Jamón al Oporto

Plato
Un plato fácil, moderadamente económico y muy a gusto de todo el mundo. No obstante, esta preparación exige que el jamón sea de óptima calidad.
 : Fácil
 : 40 minutos
 : Cuatro personas
 : Primavera

 


  • 4 Lonchas de jamón de York de 100 gramos cada una
  • 40 Gramos de mantequilla
  • Una copa de vino de Oporto dulce
  • 8 Cucharadas de zumo de naranja
  • Una cucharada de Maizena
  • Pimienta

 

  1. En primer lugar, derretimos la mantequilla.
  2. Después, colocamos las lonchas de jamón de York en una fuente donde posteriormente se podrán servir. Las regamos con la mantequilla derretida, dándoles un golpe de pimienta blanca.
  3. En un pequeño cazo diluimos la Maizena con el zumo de naranja. Luego le incorporamos la copa de vino de Oporto. Derramamos el líquido sobre el jamón.
  4. Colocamos la fuente al horno suave durante 20 minutos, moviéndola de vez en cuando hasta que se vaya reduciendo la salsa.
  5. Este plato se puede acompañar de puré de manzana, arroz en blanco o puré de patata.

 

Si gusta del sabor amargo de la corteza de naranja, podemos añadir a la salsa un poco de su corteza cortada en juliana muy fina, dándole antes de servirla un hervor en un poco de salsa que se haya reservado.

 

Pleno de matices afrutados, con un postgusto largo y elegante, el Protos Roble de la D.O. Ribera del Duero va a la perfección con la reducción de vino de Oporto que acompaña a este plato.


Torrijas

Postre
Las torrijas es uno de los postres más tradicionales de la repostería española. Son reflejo de una escasez pasada en la que había que apañarse con los restos de comida de los días anteriores. Llegaron a confeccionarse con agua, sustituyendo la leche cuando ésta escaseaba, o incluso con vino.
 : Fácil
 : 90 minutos
 : Seis personas
 : Primavera

 

  • 1 litro de leche
  • Una barra de pan (mejor de uno o dos días anteriores)
  • 50 gramos de azúcar
  • Un palo de canela
  • Un huevo
  • Piel de limón

 

  1. Cortamos la barra de pan de uno (o dos) día/s anterior/es en lonchas de entre uno y dos centímetros de grosor. 
  2. Ponemos a hervir un litro de leche con la peladura de un limón, un palo de canela y el azúcar.
  3. Cuando ya ha hervido, lo retiramos y lo dejamos enfriar hasta que la leche esté tibia. 
  4. En un plato hondo colocamos las rebanadas de pan y, por encima, les echamos la leche, dejándolas un buen rato hasta que se empapen bien.
  5. Después, las rebozamos en huevo batido y, con la ayuda de una espumadera, las vamos friendo en aceite caliente, cuidando de que no se quemen hasta que queden con un bonito aspecto dorado.
  6. Finalmente, a la hora de servirlas, las espolvoreamos con azúcar glass.

 

Preparar un almíbar ligero, con agua y azúcar y, una vez fritas las torrijas, echarlo por encima en abundancia. También recomendamos añadir unas gotas de vodka a las torrijas.

 

Cualquier vino dulce casa bien con las torrijas pero, en este caso, no dudamos en recomendar acompañarlas de un buen licor. Por ello, aconsejamos una copa del Anís de la Asturiana, semidulce, una bebida tan tradicional como este postre.


Ensalada de pollo

Entrante
Esta ensalada es fantástica cuando vienen familiares o amigos a casa. Sencilla y deliciosa.
 : Fácil
 : 30 minutos
 : seis personas
 : Primavera

 

-3 Pechugas de pollo
-Una escarola
-Unas hojas de espinaca
-Una piña
-Bacon en lonchas
-Picatostes
-Aceite, vinagre, mostaza y sal para el aliño

 

  1.  Cocemos el pollo, o bien podemos aprovechar las sobras de un pollo asado. 
  2. Aparte, freímos hasta que queden crocantes las lonchas de bacon. Después, las secamos con papel de cocina, las cortamos en pequeñas tiras y las reservamos. 
  3. Cortamos el pan, al ser posible de la víspera en pequeños cuadraditos y los freímos en aceite procurando que quede dorado. Reservamos. 
  4. Limpiamos, escurrimos y cortamos con la mano la escarola. Además, lavamos y secamos las hojas de la espinaca. Troceamos la piña.
  5. En una fuente mezclamos todos los ingredientes, procurando destacar en la parte superior los picatostes y las hojas de espinaca.
  6. En un pequeño bol mezclamos unas gotas de vinagre, aceite de oliva virgen, media cucharadita de mostaza, y un poco de sal. Se emulsiona y lo mezclamos  con la ensalada en el momento de servir. 

 

Los cambios y sustituciones en las ensaladas siempre se dejan a la imaginación de quien la prepara. Si ha sobrado pavo, es siempre un buen sustituto del pollo. También se puede cambiar la manzana por la piña, aunque sin cargar la ensalada de demasiados componentes.

 

Un blanco de D.O. Rueda, sin duda, siempre casa bien con cualquier tipo de ensaladas. De la Cooperativa Agrícola Castellana hemos seleccionado el muy apropiado Cuatro Rayas Verdejo, un caldo fresco, intenso y con una excelente acidez final.


Langostinos a la americana

Plato
La famosa receta de la langosta a la americana, un tanto olvidada debido a su precio y a su escasez en el mercado, es sustituida por el langostino, más económico y sencillo de encontrar.
 : Media
 : 1 hora
 : Seis personas
 : Primavera

 

-1 Kilo de langostinos
-250 Gramos de tomate
-225 Gramos de mantequilla
-30 Gramos de cebolla
-Una cabeza de ajo
-1 Vaso y medio de caldo de pescado
-1 Vaso de vino blanco
-1 Vasito de brandy
-3 Pimientos choriceros
-Unas gotas de jugo de carne concentrado
-1 Cucharada de aceite de oliva virgen
-Limón
-Especias: Perejil, perifollo, estragón, sal, pimienta y cayena

 

  1. Ponemos en una sartén el aceite y 75 gramos de mantequilla y rehogamos los langostinos hasta que se hayan rosado. Prendemos fuego al brandy y lo rociamos. 
  2. Inmediatamente después, agregamos el vino, el caldo de pescado, los tomates que previamente hemos mondado y despepitado, la cebolla y los ajos picados muy finos. Añadimos también la carne de los pimientos.
  3. Lo salamos. 
  4. Añadimos las especias, cayena y pimienta, manteniendo la mezcla en ebullición durante 10 minutos.
  5. Al cabo de ese tiempo, sacamos los langostinos, los reservamos y dejamos cocer la salsa hasta ponerla en buen punto.
  6. Cuando consideremos que la salsa está lista, se pasa por el chino y se reserva al calor, añadiéndole unas gotas de jugo de carne concentrado.
  7. Se rectifica de sal e incorporamos el perejil, perifollo y estragón picado muy fino, el resto de la mantequilla y unas gotas de limón.
  8. Pelamos los langostinos que hemos reservado y los colocamos en una fuente que previamente se ha calentado para evitar que el plato se enfríe, poniéndose la salsa por encima.
  9. Este plato lo podemos acompañar con una corona de arroz en blanco.

 

Este plato admite la preparación con cualquier crustáceo cómodo de pelar, tal como la langosta o el lubrigante. También se puede optar por otros más pequeños, como el langostino tigre o la cigala, que se presentan pelados para mayor comodidad.

 

Para contrastar con la fuerza de la salsa americana, escogemos el Albariño de Fefiñanes, de D.O. Rías Baixas, uno de los primeros y más apreciados de esta denominación.


Corona de lenguado

Plato
Con esta receta podemos optar entre varias salsas, desde una mayonesa aderezada con un poco de ketchup, hasta una salsa bechamel. 
 : Media
 : 45 minutos
 : Cuatro personas
 : Primavera

 

-4 Lenguados
-½ Kilo de merluza
-3 Huevos
-Miga de pan
-Leche
-Mantequilla
-Perejil
-Pimienta blanca
-Sal

 

  1. En primer lugar, sacamos filetes de los cuatro lenguados. 
  2. Preparamos un molde bien untado de mantequilla y los forramos con los filetes de lenguado atravesados, de manera que por los dos lados queden fuera las puntas de los filetes.
  3. Deshacemos la miga de pan en leche templada y la pasamos por un colador. Picamos muy bien el medio kilo de merluza y lo mezclamos con la miga. Añadimos tres huevos enteros. 
  4. Se sala y se condimenta con un poco de pimienta y finas hierbas. Mezclamos y lo echamos en el molde apretándolo bien, tapándolo con la punta de los lenguados.
  5. Rocíamos todo con mantequilla derretida y lo metemos en el horno al baño de María. 
  6. Cuando esté cocido, lo volcamos en la fuente que luego usaremos servir y lo cubrimos con la salsa que se haya confeccionado.

 

Con esta receta podemos optar entre varias salsas, desde una mayonesa aderezada con un poco de ketchup, hasta una salsa bechamel. Ambas van muy bien si se acompañan de unos langostinos o marisco similar, pudiéndose realzar su sabor con el jugo de las cabezas machacadas. También se pueden sustituir los lenguados por meigas grandes o lenguadinas.

 

De las Adegas Galegas del Grupo Galiciano, hemos seleccionado el excelente Don Pedro de Sotomaior Neve Carbónica, elaborado con uvas 100% Albariño, que casa a la perfección con la delicadeza de este plato.


Empanadilla de manzana

Postre
La comodidad de encontrar preparados la masa de pasta quebrada o, si preferimos, de hojaldre, hace que este delicioso postre sea muy cómodo de realizar.
 : Fácil
 : 30 minutos
 : Seis personas
 : Primavera

 

-Una bandeja de masa quebrada
-3 Manzanas
-Azúcar moreno
-Canela
-Unas gotas de limón

 

  1. Pelamos, limpiamos y ponemos a cocer las manzanas con el azúcar, la canela, un poco de agua y unas gotas de limón para hacer una compota. Después, lo dejamos enfriar. 
  2. Cortamos la masa en redondeles y colocamos en el centro una nuez de compota. Después, lo cerramos en forma de bolsa y, o bien las freímos o las hacemos en el horno.
  3. Si optamos por freírlas, las podemos decorar después espolvoreándolas por encima con azúcar glass. 

 

Si se preparan en el horno, que siempre quedan menos grasientas, aunque más secas, se pueden pintar con un poco de yema de huevo para que queden brillantes y más apetecibles.

 

De Adegas Moure S.A. no dudamos en aconsejar como acompañamiento de este postre su excepcional licor de hierbas Abadía da Cova.


Salmón papillote con verduritas

Plato
La ventaja que tiene “el papillot” sobre otras recetas es su limpieza y sobre todo, que evita ese molesto olor a pescado que se produce en la cocina durante su preparación y que acaba invadiendo todo el hogar. Por lo demás, es también una receta cómoda de elaborar y con una bonita presentación en mesa.
 : Fácil
 : 30 minutos
 : Seis personas
 : Invierno

 


-6 Rodajas de salmón
-150 Gramos de zanahoria
-75 Gramos de puerros
-100 Gramos de judías verdes
-Unas hojas de cebollino
-50 Gramos de mantequilla
-Un chorro de aceite de oliva
-Un chorrito de Oporto
-Un paquete pequeño de nata líquida
-3 Hojas de salvia
-Pimienta blanca 
-Sal

 

  1.  Cortar en juliana y rehogar en una sartén la zanahoria, el puerro y las judías con la mantequilla y el aceite.
  2. Añadir también las hojas de cebollino y salpimentar. Incorporar el Oporto, la nata y las hojas de salvia también cortadas muy finas y dejar cocer unos diez minutos. Reservar.
  3. Cortar seis trozos de papel de aluminio o, si se prefiere, papel de estraza para cocinar y disponer las rodajas de salmón que previamente hemos salado y limpiado de espinas, con la juliana de verduras y la salsa que hemos preparado. Cerrar muy bien formando unos paquetitos.
  4. Precalentar el horno muy fuerte e introducir los paquetes de salmón durante doce minutos.
  5. Se puede acompañar de salsa muselina y con pequeñas patatas cocidas redondeadas.

 

Este plato admite cualquier pescado, especialmente los grasos como el salmón y la trucha. Es aconsejable quitar bien las espinas, por lo que, como en el caso del salmón, se pueden utilizar para mayor comodidad a unas pequeñas pinzas para extraer las que tienen en la parte superior.

 

No tiene duda, aconsejar de la D.O. Rias Baixas uno de los mejores caldos de la zona, el Albariño As Laxas, equilibrado y muy fresco en boca que deja un final delicado de media intensidad.


Pastel de filloas y grelos

Plato
Para el relleno vas a necesitar:  un manojo de grelos, aceite, tomates, una cebolla.
 : Media
 : 1 hora
 : Seis personas
 : Invierno

 

Para las filloas: 
-200 Gramos de harina
-5 Huevos
-20 dl. de leche
-20 dl. de agua
-Un poco de tocino para untar
Para el relleno: Un manojo de grelos, aceite, tomates, una cebolla

 

Preparación:

  1. En primer lugar hacemos el amohado para las filloas. Para ello, batimos los huevos, a los que les añadimos una pizca de sal, el agua y la leche; mezclándolo  todo bien. 
  2. A continuación incorporamos la harina, disolviéndola bien para que no se formen grumos. Debe quedar con la consistencia de una crema muy ligera.
  3. Después, pinchamos en un tenedor un buen trozo de tocino y frotamos con éste el fondo de una sartén que previamente ya hemos calentado.
  4. Con un cucharón ponemos un poco del amohado sobre el fondo de la sartén, cubriéndola bien, pero procurando que quede muy fina. Para que derrame bien, se inclina la sartén ligeramente. A los pocos segundos, ayudados por un cuchillo, le damos la vuelta a la filloa, y así sucesivamente. Para este plato prepararemos 8 filloas.
  5. Por otro lado, cocemos en abundante agua salada los grelos que hemos partido en tres trozos con las manos. Les añadimos un poco de jamón y tocino entreverado para que adquieran sabor.
  6. Aparte, preparamos de la manera habitual una salsa de tomate con la cebolla y el tomate.
  7. Cuando están cocidos, picamos con la espátula bien los grelos y, sobre una fuente redonda, ponemos una filloa. Encima de esta filloa añadimos una fina capa de grelos, y así sucesivamente, hasta acabar con una filloa. 
  8. Por último, cubrimos el pastel con salsa de tomate y lo servimos muy caliente.

 

Para que resulte más cómodo, podemos comprar las filloas ya hechas, lo que ahorrara un precioso tiempo en la cocina.

 

Con dos elementos tan gallegos como las filloas y los grelos, no dudamos en elegir el excelente tinto Mencía Vía Romana de la D.O. Ribeira Sacra.


Lacón trufado

Plato
Como acompañamiento, proponemos preparar unos moldes de gelatina que cortaremos en cuadrados no demasiado pequeños. Otra opción puede ser el huevo hilado.
 : Media
 : 90 minutos
 : Ocho personas
 : Invierno

 


-Un lacón de unos 750 gramos
-400 Gramos de cerdo picado
-2 Huevos
-Una lata de trufa
-Nuez moscada
-Brandy
-Mantequilla
-Pan rallado
-Sal
-Pimienta

 

  1. Remojamos el lacón, lo secamos y lo picamos en trozos relativamente grandes, procurando eliminar los nervios y las durezas. Lo incorporamos a la carne de cerdo, que sí deberá estar más picada que la del lacón. 
  2. Le añadimos un poco de nuez moscada, un chorro de brandy, 2 huevos enteros, pimienta y la trufa igualmente picada. Se prueba de sal.
  3. Previamente se reserva la piel del lacón, que servirá para envolver el picadillo.
  4. Untamos un molde rectangular de mantequilla y pan rallado. Rellenamos la piel del lacón con el amasijo, intercalando tiras de la carne del lacón.
  5. Se mete al horno, previamente calentado al baño de María, durante una hora desde que empieza a hervir. 
  6. Se deja enfriar y se corta en finas lonchas.

 

Como acompañamiento, proponemos preparar unos moldes de gelatina que cortaremos en cuadrados no demasiado pequeños. Otra opción puede ser el huevo hilado.

 

Las bodegas Matarromera, de la D.O. Ribera del Duero han elaborado un interesante tinto crianza, que no dudamos en aconsejar para este excelente plato.


Pierna de cordero rellena

Plato
Es un plato exquisito, no apto para principiantes. 
 : Alta
 : 2 horas
 : Ocho personas
 : Especial Navidad

 

- Una pierna de cordero recental
- Una rama de apio
- 2 zanahorias
- Un puerro
- 2 manojos de espinacas
- 2 dientes de ajo
- Perejil
- Sal
- Manteca de cerdo
- Zumo de limón
- Pimienta blanca

 

1. Deshuesar la pierna con cuidado.
2. Cortar las verduras en juliana y envolverlas en las hojas de espinaca formando paquetitos.
3. Salpimentar la pierna de cordero y colocar a lo largo los paquetitos de verdura. 
4. Coser dándole una buena forma.
5. Machacar los ajos con la sal, la pimienta, la manteca y el zumo de limón. Con esta pasta engrasamos la pierna de cordero y la ponemos en una fuente de horno durante hora y media a 180º.
6. Con las verduras sobrantes preparamos un caldo, con el que iremos regando el cordero varias veces.
7. Pasada hora y media lo retiramos del horno y aprovechamos todo el jugo de la bandeja para preparar la salsa, con las verduras del caldo, dejando reducir y pasando por la batidora.

 

El bouquet garni es un ramito de hierbas aromáticas, que suele llevar de promedio 30 gramos de perejil, 2 gramos de tomillo y 2 gramos de laurel. En el centro se colocan el tomillo y el laurel, se dobla el perejil lavado de manera que envuelva bien y se sujeta todo con unas vueltas de hilo. Condimento ideal en muchos guisos.

 

Este plato merece un buen vino castellano de la nueva D.O. vinos de la tierra Castilla-León. Hemos elegido el Mauro cosecha, vino muy conjuntado en boca, cálido y con fuerza.


Salmón marinado

Entrante
Receta sencilla y apta para las fiestas navideñas.
 : Fácil
 : 3 días
 : 10 personas
 : Receta especial: nochebuena

 


- Un salmón de unos dos kilos
- 150 Gramos de sal
- 150 Gramos de azúcar
- Un bote de eneldo
- Pimienta blanca
- Aceite extra virgen

 

1. Se limpia el pescado de la espina central y las laterales y con una pinza de depilar se extraen las que tiene en la parte superior del lomo. 
2. Una vez limpio, lo untamos de aceite por todas partes.
3. En un bol se deposita el azúcar y la sal y se mezclan bien. Antes de añadir los otros ingredientes, frotamos con un poco de sal/azúcar el interior del pescado. Una vez realizada esta operación se añade el eneldo y un poco de pimienta blanca y se mezcla bien.
4. En una fuente alargada y sobre un paño de cocina se hace una cama con parte de la mezcla mencionada. Sobre ella se coloca el salmón y con el resto se frota la piel del lomo superior del salmón, que previamente se ha cerrado.
5. Se envuelve en el trapo de cocina y se deposita en la nevera durante tres días, no olvidando darle una vuelta todos los días. Hay que poner sobre el salmón abundante peso, para que vaya marinándose bien.
6. Cuando se vaya a servir, hay que limpiar el eneldo que se le haya introducido en la carne a fin de que no le mate el sabor. Se corta en lonchas muy finas.
Se puede conservar en congelador o bien dejarlo en nevera hasta ocho días.

 

Acompañar el salmón con aceite virgen, unas gotas de limón o bien preparar una salsa Romoulade (mayonesa con una pizca de mostaza y cebollitas, pepinillos y alcaparras picados).

 

Aconsejamos, sin dudar, un buen cava que sea fresco, airoso y sincero en boca, como el Codorníu GR Plus Ultra. Acertará con su elección.


Sopa de pescado

Entrante
Múltiples recetas de sopas de pescado salen de las cocinas vascas y sin duda ésta es una de las mejores. Es trabajosa, pero el resultado merece la pena.
 : Media
 : 2 horas
 : seis personas
 : Otoño

 


-Una Cabeza de merluza
-Una Kabrarroca (escacho)
-Una cabeza de rape
-6 langostinos tigre
-12 gambas
-2 Tomates
-4 Dientes de ajo
-1 Cebolla
-2 Puerros
-2 Zanahorias
-Un ramito de “bouquet garní”
-2 Decilitros de aceite
-2 Litros de fumet de pescado
-2 Copas de coñac
-Sal y pimienta negra
-2 Copas de brandy

 

1. En primer lugar, pelamos las zanahorias, los puerros y la cebolla y las cortamos en una juliana un poco más gruesa que lo usual, rehogándolos en aceite junto a las hierbas y a los dientes de ajo, que deberán estar sin pelar. 
2. Luego agregamos el escacho, las cabezas de merluza, el rape, los langostinos y las gambas, todo ello debidamente troceado. Lo salteamos y lo flambeamos con el brandy y, cuando están a medio flambear, se apaga cubriendo la cazuela con la tapadera. 
3. Se añade el fumet de pescado (o de verduras si no se tiene) y se deja hervir durante diez minutos.
4. Separamos el pescado y el marisco, reservamos las carnes limpias. Devolvemos las espinas y los caparazones del marisco a la cazuela, que se mantendrá sobre el fuego hasta que el caldo espese.
5. Entonces, se pasa todo por el chino y se le agregan las gambas, los carabineros y los trozos de pescado previamente desmenuzados. Se sazona convenientemente comprobándose el punto de sal.
6. Finalmente se le da un hervor.

 

Se puede acompañar esta sopa con unos picatostes. También admite la inclusión de una guindilla durante su preparación, o bien de unas gotas de salsa Tabasco a gusto de cada comensal.

 

De la D.O. Rías Baixas aconsejamos uno de sus grandes albariños, el Terras Gauda, uno de los vinos blancos más interesantes que se producen en Galicia.


Fondue de cangrejo

Entrante
Aconsejamos tener en la despensa “como fondo de armario” los ingredientes que conforman este riquísimo plato. Una reunión de amigos organizada sobre la marcha o una visita imprevista se verán siempre gratamente sorprendidas con esta delicia.
 : Fácil
 : 15 minutos
 : 20 personas
 : Otoño

 

-200 Gramos de queso Cheedar
-200 Gramos de crema de queso Philadelphia
-100 Gramos de cangrejo
-¼ de Litro de nata líquida
-Nachos o colines para acompañar

 

1. En una cacerola que pondremos al baño de María, derretimos los dos quesos a la vez, sin parar de revolver con una cuchara de madera. 
2. Se sala.
3. Poco a poco vamos añadiendo la nata líquida hasta que quede una crema suave.
4. Se le incorpora entonces el cangrejo deshecho y se mezcla bien durante unos minutos. 
5. Finalmente, lo decoramos con un poco de albahaca muy picada.
6. Este plato se sirve muy caliente en un cacharro de fondue o similar, acompañado de nachos o colines.

 

Se puede incentivar el sabor del queso si se le añade un chorrito de vino blanco en el momento que empiezan a mezclarse los quesos. También aconsejamos sustituir el cangrejo en lata por buey de Francia o, en plan más económico, palitos de Surimi.

 

Hemos seleccionado el cava Anna de Codorníu para preparar un sencillo y refrescante cocktail. En una copa de cava ponemos hielo picado, unas cortezas de naranja cortadas en juliana, el zumo de medio limón y, por último, la llenamos finalmente con el cava.


Corona de grelos

Plato
En Galicia, donde abundan los grelos y en muchos hogares son “el padrenuestro” de cada día, se ha creado diversas combinaciones para evitar la monotonía en la mesa. Así, podemos considerar esta receta como una de las más originales y sabrosas.
 : Media
 : 30 minutos
 : 6 personas
 : Otoño

 

-2 Kilos de grelos
-Un trozo de tocino blanco
-100 Gramos de jamón serrano
-Aceite 
-Sal
Salsa bechamel: Mantequilla, harina y leche

 

1. Lavamos los grelos en agua fría, los limpiamos y los cortamos con la mano. Los ponemos a cocer en abundante agua junto al trozo de tocino. Cuando está a media cocción, se añadirá un puñadito de sal.
2. Mientras, se prepara una salsa bechamel ligera. Tiene que ser abundante, pues se utilizará una parte para cubrir la corona y, la otra, para servir en salsera.
3. Aparte, cortamos en pequeños dados el jamón y lo freímos hasta que esté crocante.
4. Cuando están listos los grelos, los escurrimos bien y los colocamos en un molde en forma de corona. Por último, los desmoldamos, los cubrimos con la salsa de bechamel y lo decoramos por encima con el jamón frito.
5. Aparte, por si algún comensal desea más, servimos el resto de la bechamel en una salsera, procurando siempre que permanezca muy caliente.

 

En caso de no poder conseguir los deliciosos grelos, podemos confeccionar este plato con espinacas o acelgas, añadiendo la salsa bechamel y el jamón una vez que se hayan escurrido y moldeado.

 

El tinto joven Mencía de las Bodegas Luna Beberide, de excelente intensidad aromática, de acidez fresca y afrutado, es muy idóneo su maridaje con verduras un tanto agresivas como el grelo.


Champiñones a la crema

Plato
Es muy importante lavar bien los champiñones y eliminar toda la arena que llevan adherida. Esta operación debe efectuarse minutos antes de emplearlos, pues no es conveniente dejarlos a remojo.
 : Fácil
 : 30 minutos
 : Seis personas
 : Otoño

 


  • Champiñones
  • Mantequilla
  • ½ litro de nata líquida
  • Maicena
  • Sal
  • Pimienta blanca
  • Curry

 

1. Sacamos y lavamos las raíces de los champiñones.
2. Los fileteamos y rociamos con unas gotas de limón a fin de que no se ennegrezcan.
3. Entonces, les añadimos la mantequilla y los dejamos a fuego fuerte hasta que se reduzcan a la mitad.
4. Se reservan y, quitando un poco del líquido que tienen, se mezcla éste con una cucharadita de Maicena.
5. Un poco antes de servir se le añade la nata, la sal, la pimienta y una pizca de Curry. Los cocemos a fuego lento hasta observar que comienzan a estar cremosos.
6. Los servimos muy calientes rodeados por una corona de arroz blanco.

 

Es muy importante lavar bien los champiñones y eliminar toda la arena que llevan adherida. Esta operación debe efectuarse minutos antes de emplearlos, pues no es conveniente dejarlos a remojo.



 

El rosado D.O. Cigales, Calderona de Bodegas Frutos Villar, con su paladar alegre y equilibrado, servido con temperatura entre 10 y 12 grados, es un magnifico compañero para este agradable plato.


Huevos encapotados

Entrante
La falta de tiempo, y la pereza de ponerse a trabajar en la cocina, ha hecho que desaparezcan del menú diario algunos platos de antaño popularísimos en muchos hogares. Ahora, rescatamos del olvido esta deliciosa receta.
 : Fácil
 : 30 minutos
 : Seis personas
 : Otoño

 

-6 Huevos
-Pan rallado
-Un huevo para rebozar
-Sal
-Aceite
Salsa bechamel: Mantequilla, harina y leche

 

Preparación:

1. Preparamos una salsa bechamel que tenga la suficiente consistencia para poder encapotar los huevos. Tiene que quedar un punto cremosa.
2. Freímos los huevos en abundante aceite y los ponemos sobre papel absorbente para que pierdan la grasa.
3. Recortamos el borde de la clara de los huevos a fin de que no queden demasiado grandes y se encapotan totalmente con la bechamel.
4. Se pasan por huevo y pan rallado. Luego, los freímos de uno en uno, en abundante aceite.
5. Pueden servirse acompañados de patatas paja.

 

Para preparar las patatas pajas se procede de la siguiente manera: se corta la patata con la mandolina y se fríe en abundante aceite, procurando no echarlas todas de golpe, sino en pequeñas proporciones para evitar que se peguen. Cuando comienzan a coger color, se escurren y se colocan sobre un papel de cocina para que absorban bien el aceite.

 

Una de las bodegas pioneras de la D.O. Ribeira Sacra es Adegas Moure y de ella hemos seleccionado el interesante Mencía Abadía da Cova, elaborado seis meses en barrica, un buen exponente que hace adivinar un gran futuro en muy breve plazo de tiempo.


Conejo con castañas

Plato
Para cocer las castañas: Nébeda e hinojo 
 : Media
 : Dos horas
 : Seis personas
 : Otoño

 

-1 Conejo
-500 Gramos de castañas
-Una cebolla
-Un diente de ajo
-Una zanahoria
-Una copa de brandy
-Un vaso de vino blanco
-2 Hojas de laurel
-Unas hebras de azafrán
-Una taza de caldo limpio
-Una cucharadita de harina tostada
-Unas gotas de vinagre
-Aceite
-Sal
-Pimienta blanca
Para cocer las castañas: Nébeda e hinojo 

 

1. Pelamos las castañas y las cocemos con el hinojo y la nébeda en abundante agua con sal. 
2. Cuando aún están calientes, les quitamos la piel interior. Las reservamos. 
3. A continuación, limpiamos, salamos y troceamos el conejo. 
4. Después, lo ponemos en adobo durante unas horas, con el ajo picado, el vino, el laurel, la pimienta, el azafrán y un poco de aceite y vinagre.
5. Seguido, tomamos los trozos de conejo, los escurrimos y los doramos en un poco de aceite. Cuando ya han tomado color, se depositan en una cazuela de barro.
6. Se pica muy bien la cebolla y se fríe acompañada de la harina, la copa de brandy y la salsa del adobo.
7. Una vez que ha dado un hervor y la cebolla está transparente, se vierte todo el preparado en la cazuela donde está el conejo. Luego, se añade el caldo y se deja hervir nuevamente durante quince minutos.
8. Finalmente se incorporan las castañas. Así preparado, se introduce en horno moderado durante 20 minutos.

 

Si hay oportunidad, el conejo de monte es el elemento ideal para preparar este plato. En caso de que no sea posible encontrarlo, un ligerísimo toque de las hierbas utilizadas para cocer las castañas añadidas a la salsa del conejo, compensará su sabor.

 

La caza de pelo y más aún el conejo, necesita tintos de aromas limpios, frescos, bien cubiertos y con cuerpo, por tanto lo combinaremos con un caldo de la D.O. Bierzo, del que hemos seleccionado Solar de Sael de Viñedos de Arturo García, una de las bodegas más premiadas de la zona.


Mousse de nuez

Postre
Para que resulte menos empalagoso, se puede acompañar de unas natillas que estén un poco líquidas. Procurar mantener la mousse siempre bastante fría para evitar que se reblandezca la mantequilla. 
 : Fácil
 : 30 minutos
 : Ocho personas
 : Otoño

 


-250 Gramos de azúcar glasé
-250 Gramos de mantequilla
-250 Gramos de nueces peladas
-4 Huevos
-Un chorrito de brandy

 

1. Con ayuda de la batidora, mezclamos el azúcar con la mantequilla hasta que quede hecha una pomada. 
2. Se añaden entonces las yemas y se bate de nuevo, incorporándose al final las nueces molidas.
3. Se suben las claras a punto de nieve y se mezclan. Se unta un molde con mantequilla, se vuelca la mezcla y se introduce en el congelador. 
4. Una vez desmoldado, para mejorar la presentación, lo podemos servir adornado  por encima con nueces peladas.

Salsa de chocolate: Se hace un almíbar duro, dejando cocer 5 minutos y en él se deshace el chocolate y se deja enfriar. Se vuelca por encima de la mousse o se sirve aparte en salsera.

 

Para que resulte menos empalagoso, se puede acompañar de unas natillas que estén un poco líquidas. Procurar mantener la mousse siempre bastante fría para evitar que se reblandezca la mantequilla. 

 

Opinamos que el vino Beso de Ángel de las Bodegas Robles de la D.O. Montilla Moriles puede ser una de las elecciones más idóneas para este delicioso postre.


Hojaldre de manzana

Postre
Una jarrita con nata líquida muy fresca acompaña a la perfección a este delicioso postre. Y una advertencia: mucho cuidado con el primer bocado, el relleno guarda durante bastante tiempo el calor.
 : Media
 : 40 minutos
 : Seis personas
 : Otoño

 

-Una hoja de hojaldre
-4 Manzanas Golden
-100 gramos de pasas (sin pepitas)
-100 gramos de mantequilla
-Un huevo
-2 cucharadas de azúcar

 

1. Pelamos las manzanas, las cortamos en cuadraditos y las depositamos en una sartén con mantequilla hasta que empiecen a dorarse. Se le incorporan entonces las pasas y el azúcar. 
2. Extendemos la hoja de hojaldre y la rellenamos con el preparado. 
3. Después, se enrolla como si fuera un brazo de gitano, se pinta el hojaldre con huevo y se espolvorea con un poco de azúcar.
4. Finalmente, se pone al horno durante 20 minutos aproximadamente, hasta que se vea que el hojaldre está ya dorado. 

 

Una jarrita con nata líquida muy fresca acompaña a la perfección a este delicioso postre. Y una advertencia: mucho cuidado con el primer bocado, el relleno guarda durante bastante tiempo el calor.

 

De la Quinta de Ventozelo, hemos seleccionado el Oporto dulce Vinzelo Tawny, un vino altamente recomendable con toda clase de postres.


Flan de pan y pasas

Postre
Este tradicional postre, con el que se logra aprovechar las barras de pan sobrantes de días anteriores, es francamente delicioso y casi infalible de hacer.
 : media
 : 45 minutos
 : Seis personas
 : Otoño

 

-5 Huevos
-½ Litro de leche
-1 Barra de pan
-100 Gramos de pasas de Corinto
-6 Cucharadas de azúcar
-50 Gramos de mantequilla
-Una copa de brandy
-Agua y azúcar para el caramelo

 

1. Maceramos durante unas horas las pasas de Corinto en el brandy.
2. Calentamos la leche y le vamos introduciendo el pan desmigado. 
3. Mientras se empapa bien el pan, se baten en un bol los huevos y el azúcar.
4. Se derrite la mantequilla.
5. Incorporamos a la leche con el pan desmigado, las pasas con el jugo del brandy, la mantequilla derretida y los huevos batidos, mezclándolo todo bien.
6. Se baña un molde hondo con un poco de caramelo ligero y, cuando está frío, se rellena con todo el amasijo.
7. Lo ponemos al baño de María, en horno medio a 180º, durante 30 minutos aproximadamente.
8. Es importante verificar el punto, pinchando con una aguja en el centro para ver si está bien cuajado.
9. Este plato lo podemos acompañar, si queremos, con una natilla ligera.

 

Se puede conservar fácilmente en casa la cáscara de naranja fresca una vez que se hayan mondado. Se corta la piel en espiral a tiras de una sola pieza, se cuelgan en un lugar oscuro y con ambiente seco. En un par de días estarán listas, cortándose entonces finamente con una tijera. Se guardan en un bote de cristal, loza o plástico bien tapado. Sirven para decorar y animar platos como el del flan que aquí mencionamos.

 

Aunque en España existen magníficos vinos dulces, hemos seleccionado una bodega española, Quinta de Ventocelo, que elabora sus vinos en su finca portuguesa regada por el río Duero. De su selección de vinos de Oporto hemos seleccionado el Vintage Carácter, un vino sumamente grato al paladar, con excelente color y sabor.


Bacalao Dourado

Plato
Bacalao Dourado acompañado de picatostes en forma de triángulo y con un poco de perejil picado.
 : Media
 : 40 minutos
 : 6 personas
 : Verano

 

1 kilo y medio de bacalao 
Una cebolla grande 
4 huevos 
6 patatas grandes 
Perejil, sal y aceite de oliva

 

De víspera se desala el bacalao de la forma acostumbrada, procurando cambiar varias veces el agua. Se preparan las patatas en forma paja y se fríen en aceite muy caliente, echándolas poco a poco para evitar que se peguen. Aparte se pica muy bien la cebolla y se dora, procurando que quede transparente. Se da un hervor al bacalao, poniendo un poco de leche para que quede más blanco y se desmiga. A continuación se mezcla con la cebolla, con los huevos que previamente hemos batido y el perejil picado y se deja hacer en la sartén; cuando empiece a cuajarse se le añaden las patatas. Es importante que el huevo quede muy jugoso y las patatas crocantes. 

Se sirve acompañado de picatostes cortados en forma de triángulo y espolvoreado con un poco de perejil picado.

 

 Cuando el bacalao tiene el color amarillo es señal de que es de clase inferior o muy viejo. Ha de ser también muy flexible, pues si es tieso, es señal de vejez. 

 

La fuerte personalidad del bacalao hace casi obligado que sea acompañado de un D.O. Rias Baixas con su aroma intenso y amplio, ayuda a suavizar el fuerte sabor de este plato, llegando a crear una combinación perfecta entre ambos.


Sopa de zanahoria y patata

Plato
Delicioso plato que podríamos llamar "de emergencia", ya que es fácil de preparar, económico, con elementos que nunca faltan en una casa y que siempre nos hará quedar bien.
 : Fácil
 : 20 minutos
 : 6 personas
 : Invierno

 

- 1/2 kilo de zanahorias
- 1/2 kilo de patatas
- Caldo limpio
- Sal y pimienta negra

 

Pelamos, limpiamos y rallamos las zanahorias y las patatas.
Ponemos las zanahorias a hervir, o bien en caldo limpio, o en agua con una pastilla de caldo concentrado.
Cuando las zanahorias comienzan a estar tiernas, añadimos las patatas y dejamos cocer todo hasta que estas últimas estén hechas.
Finalmente, añadimos sal y pimienta y damos un último hervor hasta que se conjunte bien.
Lo servimos muy caliente.

 

Para pelar las zanahorias de manera rápida, no hay nada más sencillo que escaldarlas en agua hirviendo. Una vez escurridas, solo les tenemos que pasar un trapo para que queden perfectas.

 

No resulta sencillo recomendar un vino que sea adecuado a una sopa. Sin embargo no fallaremos si ofrecemos el mismo que vayamos a degustar durante la comida.


¿Desde qué comunidad nos visitas?

GALICIA
CASTILLA Y LEÓN

Enviando datos...

X

Recibe gratis diariamente las Oportunigadis en tu correo electrónico. Por ser suscriptor entrarás en el sorteo de un vale de compra de 50€ al mes.

Declaro haber leído el aviso legal

¿Desea ver el folleto o descargarlo?

Ver folleto
Descargar folleto